España e Italia se plantan ante la falta de ambición de la UE contra el coronavirus y bloquean la cumbre de jefes de Estado

Pedro Sánchez participa en el Consejo Europeo por videoconferencia
Pedro Sánchez participa en el Consejo Europeo por videoconferencia.
EUROPA PRESS
Pedro Sánchez participa en el Consejo Europeo por videoconferencia.
EUROPA PRESS

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, bloquearon la finalización de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea en busca de una estrategia económica de respuesta al coronavirus que sea más clara y ambiciosa, según confirmaron distintas fuentes comunitarias.

La actitud de Sánchez y Conte se dejó ver durante la reunión telemática que los socios comunitarios mantuvieron este jueves durante más de cinco horas, en la que apelaron a la necesidad de medidas de mayor calado. Ambos pidieron ahora a sus socios elaborar una respuesta conjunta en diez días y un nuevo texto que dé cabida a las demandas de Madrid y Roma.

Estos dos países y "muchos otros", señalan las fuentes, quieren dar un mandato "más claro y ambicioso" a los ministros de Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) para que sigan trabajando en la estrategia económica para contrarrestar el impacto de la pandemia.

Además, Madrid y Roma reclaman que se encargue un nuevo Informe de los cinco presidentes (de la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, el Consejo europeo, el BCE y el Eurogrupo) que sirva como hoja de ruta para la recuperación económica.

Esta circunstancia ha llevado a que el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, comience a elaborar un nuevo documento de compromiso que pueda recibir el visto bueno de los veintisiete líderes.

"En guerra"

El bloqueo de la cumbre va en línea con las reiteradas peticiones que tanto España como Italia llevan varios días pidiendo a Bruselas. Así, Pedro Sánchez ha apremiado a la Unión Europea a poner en marcha "la mayor movilización de recursos económicos y materiales de la historia", asegurando que Europa "está en guerra contra el coronavirus". "No hay excusa que valga", añadió.

El debate durante la cumbre giró en torno a la necesidad de movilizar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate europeo, o de emitir "coronabonos", un instrumento de deuda conjunta de la UE, para financiar la lucha contra la pandemia. Tanto España como Italia se cuentan entre los nueve países que reclaman la utilización de deuda mutualizada ante una crisis que afecta a todos por igual y ha sido provocada por causas externas.

Según según informó tras la videoconferencia Presidencia del Gobierno, Sánchez señaló al resto de líderes europeos que "si no proponemos ahora una respuesta unificada, potente y eficaz a esta crisis económica, no solo el impacto será más duro, sino que sus efectos duraran más tiempo y estaremos poniendo en peligro todo el proyecto europeo.

El presidente del Gobierno recordó la situación de emergencia que viven España y otros países y, con el apoyo de Italia y otros socios europeos, "ha exigido a la Unión Europea una respuesta clara y contundente de financiación a medio y largo plazo", para lo que el Consejo ha aprobado dar un plazo de dos semanas al Eurogrupo para presentar esta nueva propuesta.

"No se pueden cometer los mismos errores de la crisis financiera de 2008, que sembraron semillas de desafección y división con el proyecto europeo y provocaron el ascenso del populismo. Debemos aprender esa lección" concluyó Sánchez en su intervención.

Conte, por su parte, lleva pidiendo distintas medidas desde el boom de casos en el país transalpino. La respuesta, hasta ahora, ha sido insuficiente: "¿Qué diremos a nuestros ciudadanos si Europa no demuestra ser capaz de una reacción unitaria, fuerte y cohesiva ante un choque impredecible y simétrico de este impacto?", llegó a declarar en la cumbre el primer ministro italiano.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento