Casado se viste de Churchill frente al coronavirus: "Ahora solo podemos ofrecer esfuerzo, sudor y lágrimas"

  • El presidente del PP parafrasea dos discursos del 'expremier' británico de 1940, durante la Segunda Guerra Mundial.
  • "Ahora solo podemos ofrecer esfuerzo, sudor y lágrimas", planteó Casado, que insistió en que "nunca nos rendiremos".
El líder del PP, Pablo Casado, este miércoles en el Congreso.
El líder del PP, Pablo Casado, este miércoles en el Congreso.
EFE

El mítico ex primer ministro británico Winston Churchill, el líder del Reino Unido durante casi toda la Segunda Guerra Mundial, estuvo en cierta manera presente este miércoles en el Congreso de los Diputados de España. Lo trajo a colación el presidente del PP, Pablo Casado, en su intervención para anunciar su apoyo a las medidas del Gobierno, en la que utilizó (sin citar a su autor) fragmentos de dos archiconocidos discursos de Churchill durante la guerra: el de Sangre, sudor y lágrimas y el conocido como Lucharemos en las playas.

El premier británico, tras años relegado al ostracismo político, ascendió al poder en 1940 para tomar las riendas de un país amenazado por la posible invasión de la Alemania nazi, que entonces combatía contra una Francia que tardaría poco tiempo en rendirse y cuya maquinaria de guerra parecía imparable.

Churchill llegó al puesto de primer ministro esgrimiendo una actitud radicalmente opuesta a la de su predecesor, Neville Chamberlain. Frente a la política de apaciguamiento que había defendido éste hasta el estallido de la guerra, Churchill siempre fue partidario de parar los pies a Adolf Hitler. Y, una vez en el poder, insistió en un mantra: Reino Unido nunca se rendiría y continuaría luchando, incluso desde sus colonias si Gran Bretaña era invadida.

Esa misma actitud épica quiso trasladar este miércoles Casado al dirigirse a un "parlamento vacío de una nación herida que libra una guerra sin sacos terreros pero con mascarillas". "Es la hora de la España eterna, compuesta por los que han sido, somos y serán", afirmó solemnemente el líder del PP, que hizo un ejercicio de exaltación nacional al afirmar que "superamos la crisis como un pueblo más unido, más consciente de la importancia de los lazos que nos unen". "Ahora solo podemos ofrecer esfuerzo, sudor y lágrimas. Pero volveremos a ponernos en pie, a ponernos de nuevo en marcha", señaló Casado.

Esa fue una de las dos referencias que hizo a los discursos de Churchill, en concreto a uno pronunciado en la Cámara de los Comunes el 13 de mayo de 1940, nada más haber tomado el premier posesión de su cargo. Allí, Churchill quiso hacer a los ciudadanos británicos conscientes de la gravedad de la guerra con Alemania con una cita muy similar: "No tengo nada que ofrecer sino sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor".

Casado, además, insistió en el mismo tono solemne en que "tenemos que luchar contra un enemigo común". "Lucharemos en hospitales, en las calles y plazas vacías, en los balcones, lucharemos desde cada centro de trabajo y cada hogar, y nunca nos rendiremos", planteó el líder de la oposición. Esa formulación es muy similar a la que empleó Churchill en otro de sus discursos más famosos, ofrecido en junio de 1940, poco antes de la rendición de una Francia acosada por la invasión alemana y en la que combatía un cuerpo expedicionario de soldados británicos.

En ese discurso, el primer ministro pronunció las siguientes palabras: "Llegaremos hasta el final, lucharemos en Francia, lucharemos en los mares y océanos, lucharemos con creciente confianza y creciente fuerza en el aire, defenderemos nuestra isla, cualquiera que sea el costo, lucharemos en las playas, lucharemos en las pistas de aterrizaje, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas, nunca nos rendiremos". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento