El fiscal pide 31 años de cárcel al acusado de planear atropellos con coche bomba en el centro de Madrid

  • El Ministerio Público apunta que el inculpado tenía descargados los mapas de la zonas donde planeaba atentar.
acusados de yihadismo.
Mustaphá E.F., Mohsin H. y Anouar H.
EFE

El fiscal ha mantenido en el juicio su petición de 31 años de prisión para el ciudadano de origen marroquí nacionalizado español Mustaphá E.F. por planear supuestamente un atentado en el centro de Madrid en las Navidades de 2017 inmolándose con un coche bomba tras un atropellamiento masivo.

La Audiencia Nacional ha dejado este miércoles visto para sentencia el juicio en el que, según el fiscal, alentado por los atentados yihadistas del 18 de agosto de 2017 en Barcelona, propuso en días posteriores en conversaciones en el "messenger" de Facebook a un policía encubierto que contactó con él haciéndose pasar por una joven, un atropellamiento masivo e inmolarse en el centro de Madrid.

Tenía los mapas donde iba a atentar

El fiscal ha añadido que el acusado ya había descargado de Internet los mapas de la zonasen las que planeaba atentar, la puerta del Sol y calles adyacentes, los museos del Prado y Ferrocarril y Matadero, céntricas y muy concurridas, con el objetivo de causar la muerte de forma indiscriminada al mayor número de personas posibles.

Ha explicado que Mustaphá E.F. mantuvo conversaciones con el agente encubierto desde el 31 de julio hasta el 12 de octubre de 2017 periodo en el que además le envió vídeos con contenidos yihadistas "extremadamente crueles y violentos" como degollamientos y menores ejecutando a prisioneros.

No obstante ha indicado que en una conversación que mantuvo en Facebook con otra persona el 25 de octubre se refleja que seguía con sus planes ya que hablaba de matar a miembros de la Policía.

Mustaphá E.F., que residía en la localidad madrileña de Parla, fue detenido el 5 de diciembre de 2017. Para el fiscal procede imponerle dicha pena de cárcel como presunto autor de los delitos de proposición para el asesinato terrorista e integración en organización terrorista, en concreto Dáesh.

Para el caso de que el tribunal no aprecie esta integración y sí adoctrinamiento o enaltecimiento del terrorismo ha pedido para él penas de un total de entre 24 y 22 años de cárcel.

"No soy ni terrorista ni radical, soy un ciudadano normal"

En su turno de última palabra Mustaphá E.F., para quien su abogado ha pedido la absolución al estimar que no se ha probado que fuera él quién conversó en Facebook con el agente encubierto, ha señalado: "Yo no soy ni terrorista ni radical, soy un ciudadano normal y corriente y quiero volver con mis hijos y mi familia".

También se han sentado en el banquillo de los acusados los hermanos marroquíes Mohsin y Anouar H., para quienes el fiscal ha reclamado doce años de prisión por delito de integración en organización terrorista, con la alternativa de una pena de entre cinco y tres años de prisión si la Sala estima que incurrieron en adoctrinamiento o enaltecimiento del terrorismo.

El abogado de ambos hermanos, detenidos en su domicilio de Figueres (Girona) el mismo día que Mustaphá E.F., ha negado que alguno de ellos entablara conversación con el agente encubierto y ha indicado que el ordenador encontrado en su casa con contenidos yihadistas lo utilizaba Anouar, por lo que ha pedido la absolución de Mohsin.

Respecto a Anouar su letrado ha reconocido la posesión de determinado material justificativo de la actividad terrorista de Dáesh, pero ha alegado la afectación mental que padece, acreditada a en el informe del médico forense de la Audiencia Nacional, por lo que ha pedido su absolución con medidas de seguridad con aplicación de una circunstancia eximente o alternativamente un año de prisión.

Al término de la vista de los dos hermanos solo se ha acogido a su derecho a la última palabra Mohsin H., que se ha limitado a decir: "Soy inocente y pido la libertad para volver a mi trabajo y a mi vida normal". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento