Las fuerzas de seguridad hallaron muerto este domingo al niño Gabriel Cruz, de 8 años, desaparecido el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas, en Níjar (Almería). La novia del padre del menor, Ana Julia Quezada, fue detenida cuando trasladaba en el maletero de su coche el cuerpo del pequeño, informaron fuentes de la investigación.

Testigos presenciales describieron que, tras interceptar el vehículo, de color gris, y "cortarle el paso" cuando estaba a punto de entrar en un garaje de la localidad de Vícar, la Guardia Civil "ha levantado el capó, ha levantado una capa y ha dicho 'afirmativo", tras lo que informaron a la mujer que "de que estaba detenida". "Los agentes se han abrazado llorando", agregaron.

Tras su arresto, Ana Julia fue trasladada a dependencias de la comandancia de la Guardia Civil de Almería, informaron en rueda de prensa el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, quien realizó un llamamiento para que no se difunda "ningún tipo de bulo" respecto al caso. "Estamos ante horas trascendentales de la investigación", añadió. Frente la comandancia se concentraron a lo largo de este domingo centenares de personas que gritaron "justicia", "asesina", o "que la saquen". Asimismo, los agentes creen que la mujer sería la única autora de los hechos, según informó El País.

Un vecino captó el momento de la detención de Ana Julia dentro de un amplio despliegue policial, donde se le escucha gritar: "No he sido yo, he cogido el coche esta mañana". Sin embargo, tras confirmarse que el cuerpo del pequeño estaba en el maletero, la mujer se derrumbó y dijo "lo siento, te quiero, he sido yo", según relataron testigos de los hechos a TVE.

La única pista concreta que se había conocido en torno al caso de la desaparición de Gabriel era la camiseta hallada junto a una depuradora el pasado fin de semana por la ahora detenida, que fue identificada en ese momento por el padre y posteriormente el ADN confirmó que pertenecía al pequeño.

Este hallazgo puso a Ana Julia en el foco de los investigadores y la convirtió en la principal sospechosa, aunque ya estaba siendo vigilada por sus continuas contradicciones y porque protagonizó dos momentos clave del caso: fue quien vistió al niño el día en que se le perdió la pista y quien encontró la camiseta del menor a tres kilómetros del lugar de la desaparición en una zona que ya había sido rastreada. Además, la prenda se encontraba completamente seca tras días de intensas lluvias. Sin embargo, no había sido detenida hasta ahora ante la posibilidad de que el niño se encontrase con vida.

El rastro del menor se esfumó el pasado 27 de febrero cuando salió hacia las 15.30 horas de la casa de su abuela paterna en la pedanía de Las Hortichuelas. Desde entonces han pasado casi dos semanas de angustiosa búsqueda en la que han participado, según la Delegación del Gobierno en Andalucía, más de 2.600 voluntarios y casi 1.500 profesionales.

El desenlace fatal de los hechos ha conmocionado a los vecinos de la pedanía de Las Hortichuelas, donde nadie pensó en que Ana Julia pudiese ser la responsable de la desaparición "hasta que pasó lo de la camiseta, fue muy raro que estuviese seca y la encontrase ella", aseguró uno de ellos. "Hemos venido a hacer la búsqueda por la zona de Las Negras y nos hemos encontrado con esto, que la hija de puta lo ha hecho, y ya está", manifestaba con rabia otra vecina.

El Palacio Provincial de la Diputación de Almería acogerá este lunes su capilla ardiente. La Institución Provincial, en coordinación con los familiares del pequeño, está organizando un velatorio público para que toda la sociedad pueda despedirse del pequeño. "La familia quiere compartir con los almerienses y el resto de ciudadanos del país su agradecimiento por las muestras de cariño recibidas. El Patio de Luces será el salón noble donde la provincia podrá arropar a un niño que ha llegado al corazón de todos los españoles", informó la Diputación de Almería en una nota.

Concentración en recuerdo de Gabriel

En paralelo, unas 12.000 personas, según datos de la Subdelegación del Gobierno, secundaron en la capital almeriense la concentración convocada por el Ayuntamiento de Almería en duelo por la muerte de Gabriel. Sobre las 19.00 horas de este domingo, en la Puerta de Purchena, la misma en la que hace dos días 8.000 personas reclamaban la pronta aparición del menor, se congregaron miles de asistentes con pancartas en las que se leían mensajes como "Mucha fuerza, Patricia", "Pececito, te han salido alas" o "Siempre te recordaremos".

Por megafonía se reclamó un "silencio respetuoso" durante cinco minutos y se insistió en que no era momento "de consignas" y en que "el silencio es el llanto de la ciudad de Almería". Al acto acudieron distintos representantes del Ayuntamiento y la Diputación de Almería, así como el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, quien instó, en declaraciones a los medios, a "dejar seguir trabajando a la investigación".

Por su parte, el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, hlamentó que se haya producido "el peor desenlace posible para la trágica desaparición de ese joven almeriense de 8 años, Gabriel". "La noticia que ninguno hubiéramos querido ver ni leer. Y del mismo modo que hace unos días miles de almerienses nos dimos cita en esta Puerta de Purchena para pedir que Gabriel volviera pronto a casa, hoy nos damos cita para expresar nuestro dolor con la familia, nuestra rabia porque Gabriel no tenía culpa de nada", sostuvo el regidor.

Consulta aquí más noticias de Almería.