Vecinos de Vícar aseguran que Ana Julia Quezada se derrumbó en su detención y dijo: "Lo siento, te quiero, he sido yo"

Un grupo de personas permanece a la entrada del garaje donde se ha encontrado el cádaver del niño Gabriel Cruz.
Un grupo de personas permanece a la entrada del garaje donde se ha encontrado el cádaver del niño Gabriel Cruz.
EFE
Desde el primer día vimos a Ana acompañando a su pareja, al padre de Gabriel. Sin hablar, en la sombra, dando apoyo a su pareja, aunque a veces llamaba mucho la atención los momentos que elegía para mostrarle ese cariño, con cámaras delante.De Ana sabemos que es de República Dominicana, que llevaba poco más de un año con Ángel. Que llegó a Almería con su anterior pareja desde Burgos, que montaron un bar y al poco tiempo se separaron y entonces comenzó a salir con el padre de Gabriel. Desde el primer momento Ana estuvo en el foco de la investigación, por sus continuas contradicciones y porque ella protagonizó dos momentos clave del caso.Primero fue quien vistió al niño el día en que se le perdió la pista y después fue ella la que encontró la camiseta del menor a tres kilómetros del lugar de la desaparición. En una zona que ya había sido rastreada, y completamente seca tras días de intensas lluvias. Desde ese momento, los investigadores la vigilaban aún más y los medios de comunicación también seguían todos sus pasos. Aún este sábado ella se quejaba de ese control. Este domingo ha sido detenida trasladando en el maletero el cadáver del pequeño Gabriel.

"No he sido yo". Fueron las primeras palabras de Ana Julia Quezada, pareja del padre del niño Gabriel Cruz, tras verse acorralada este domingo por seis patrullas de la Guardia Civil cuando trasladaba el cuerpo del menor en el maletero de su coche.

La mujer se encontraba a punto de entrar en un garaje de un bloque de pisos en La Puebla de Vícar, a unos 80 kilómetros al oeste de las Hortichuelas; se habría desplazado en su utilitario hasta un pozo del que habría recuperado el cuerpo del pequeño.

Algunos vecinos de la localidad explicaron a TVE que, tras cortarle el paso los agentes, la sospechosa afirmó: "No he sido yo, he cogido el coche esta mañana". Justo después, al abrir el maletero, los investigadores hallaron el cadáver de Gabriel Cruz y ella fue detenida.

Los mismos vecinos añadieron, asimismo, que fue entonces cuando Quezada afirmó: "Lo siento, te quiero, he sido yo". Todo sucedió hacia las 13 horas. Varias personas se congregaron después a las puertas del garaje esperando acontecimientos.

Varios residentes de la pedanía de Las Hortichuelas confirmaban que la noticia caía como un "mazazo" y que en su día se mostraron sorprendidos por el hallazgo de la camiseta en la que luego se encontraron restos de ADN de la víctima, informa EP.

"No pareció una cosa rara, porque la encontró en un sitio que estaba bien batido por gente. Nos dijimos 'qué raro que ahora esté y seca', y nos sorprendió que la encontrara ella, pero nunca hay sospechas al cien por ciento", explicaron. Ana Julia Quezada Cruz era la principal sospechosa desde hace días.

Participó en batidas

Hasta su detención, Quezada había participado en las numerosas batidas para buscar a Gabriel; publicó en su perfil de redes sociales varios mensajes e incluso hizo declaraciones a los numerosos medios de comunicación que se desplazaron a la zona.

El 1 de marzo explicó, también a TVE, que habían enseñado al niño que gritara si se le acercaba un desconocido.

"Esa misma mañana estuvimos desayunando y salió la conversación. La abuela y yo. Le dijimos: 'Tú si ves un desconocido corre, eh, no te pares'. Y mira por donde, ese mismo día desapareció el niño", aseguró.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento