La autopsia realizada al cadáver de Gabriel Cruz ha desvelado que el niño de ocho años murió estrangulado el mismo día de su desaparición, el pasado 27 de febrero, han indicado a Efe fuentes de la investigación.

La autopsia se ha realizado este lunes en el instituto anatómico forense de Almería después de que este domingo la Guardia Civil encontrara el cuerpo de Gabriel en el maletero del coche que conducía Ana Julia Quezada, la pareja de su padre, quien fue detenida con el cuerpo de Gabriel envuelto en una manta y embarrado tras sacarlo del pozo en el que lo mantenía oculto.

Según las primeras conclusiones de la autopsia, Gabriel murió el mismo día de su desaparición, el 27 de febrero. El cadáver presenta traumatismos lo que hace pensar que fue víctima de algún golpe, pero la causa de la muerte -según el examen de los forenses- fue el estrangulamiento.

Se trata de una de las pruebas clave para los investigadores, que, si bien no descartan ninguna hipótesis, aunque creen que la principal sospechosa actuó sola y no tiene cómplices.

También será fundamental la declaración que preste la detenida ante la Guardia Civil, así como la inspección que se está haciendo en la finca de Rodalquilar, en Níjar, en la que se encuentra el pozo en el que supuestamente Quezada ocultó el cuerpo de Gabriel hasta que ayer lo sacó y lo cargó en su maletero.

Las autoridades han dispuesto, por expreso deseo de los padres del pequeño, que la capilla ardiente se instale en la Diputación de Almería. El funeral está previsto que se celebre este martes a las 10.30 horas.

Celos o recompensa

Aunque la de la autoría en solitario es la hipótesis principal que barajan los agentes, todas las líneas de investigación permanecen abiertas y se barajan dos posibles móviles del crimen: los celos o la petición de un rescate.

Posibles cómplices: La abuela de Gabriel descarta la hipótesis principal de la Guardia Civil. La mujer asegura que el niño salió de la vivienda diez minutos antes de que lo hiciera Ana Julia, tiempo suficiente para llegar a casa de la tía Rosita. Por esta razón, la abuela sostiene que alguien más esperaba en el camino a su nieto y que estaría compinchado con la detenida. De ser así, podría coger cuerpo la hipótesis del rescate, que tampoco se descarta a priori.

De hecho, la arrestada había sugerido a los padres del pequeño que ofrecieran una recompensa de 10.000 euros por alguna pista fiable sobre el paradero del niño, que luego amplió hasta los 30.000 euros.

Celos: Otro de los móviles que están sobre la mesa como posible explicación de los hechos es la mala relación que la arrestada mantenía con el pequeño, todo debido a los celos. Gabriel era el nexo que mantenía unidos a Patricia y Ángel, los padres del niño. Es decir, Gabriel molestaba en la relación que desde hace un año y medio mantenía esta mujer dominicana con el padre del pequeño.

Los investigadores están verificando también los rumores sobre que Ana Julia tenía previsto regresar a República Dominicana y solo la oposición de Ángel, que no quería abandonar a Gabriel impedía el viaje de la pareja para establecerse definitivamente en el país natal de Ana Julia.

"Ojalá no vuelva": También ha trascendido en las últimas horas la mala relación que mantenían Gabriel y la novia de su padre. Es más, durante un viaje de Ana Julia  a su país, Gabriel llegó a reconocer a personas de su círculo que "ojalá no vuelva" y que "pasará, como las otras novias de papá".

Consulta aquí más noticias de Almería.