La Audiencia provincial de Lugo ha dictado una sentencia que ratifica la multa de más de 1.500 euros y la retirada del carné durante un año y tres días a un conductor que, en febrero de este año, abandonó su vehículo y corrió hacia su casa -en la que no logró entrar, aunque sí en el edificio, según la versión de los agentes- para tratar de sortear un control de alcoholemia.

Página 4 de 10