Marcus Walz: "Tras el aplazamiento de los Juegos de Tokio estoy aprovechando el lado positivo de la cuarentena"

Marcus Walz no se aburre durante el confinamiento obligado por el coronavirus.
La lectura es uno de los pasatiempos de Marcus durante el confinamiento obligado.
MW

Marcus Cooper Walz (Oxford, 1994) es un palista de padre inglés y madre alemana que se ha criado en Mallorca y debutó en unos Juegos Olímpicos por la puerta grande: con solo 21 años firmó una remontada espectacular en la final de K1 1.000 metros que le llevó a lo más alto del podio

Desde entonces ha seguido sumando experiencias y éxitos y, ahora, centrado especialmente en el 'super' K4 español que forma junto a Saúl Craviotto, Carlos Arévalo y Rodrigo Germade, quiere volver a saborear una medalla olímpica en Tokio 2020... pese al frenazo que supone el estado de alerta declarado por la pandemia de coronavirus.

¿Ha vuelto a casa para cumplir la cuarentena?

Sí, estaba en Asturias entrenando y me vine a Mallorca para estar con mi madre.

¿Qué siente tras varios días de confinamiento?

Salvo por la cuestión de los entrenamientos y la intranquilidad sobre los Juegos, no lo llevo nada mal porque, tras el aplazamiento de los Juegos Olímpicos, estoy aprovechando el lado bueno de la cuarentena.

¿Cuál?

La vida del deportista no me deja estar casi nada de tiempo en casa. Entre los entrenamientos y las competiciones estamos siempre fuera y yo agradezco pasar más tiempo en casa. Aunque el rendimiento deportivo está bajando, el deporte no lo es todo en la vida, hay otras cosas y yo valoro mucho poder estar en casa con mi madre.

¿Es de los que se agobian sin poder salir de casa?

No, porque soy una persona tranquila. No necesito estar todo el día en la calle y casi no salgo, como no sea para ir al supermercado... que lo tengo cerca. Intento no salir y tampoco me agobio porque siempre encuentro cosas que hacer en casa.

¿A qué dedica el tiempo estos días?

Siempre hay algo que hacer: películas, series, libros, juegos de mesa... incluso un simple videojuego del móvil te entretiene. Además, me estoy sacando el carnet de moto así que con este panorama me voy a saber todas las leyes posibles (ríe).

¿Qué es lo que ha visto durante la cuarentena?

Un poco de todo. De películas he visto 'Paul', 'El Padrino', 'Un ciudadano ejemplar' o 'El truco final. De series, 'Vikingos', 'Suits' y 'Peaky Blinders' y, en cuanto a lecturas, 'El libro rojo de la publicidad', de Luis Bassat, 'Cómo ganar amigos e influir sobre las personas', de Dale Carnegie o 'Pensar rápido, pensar despacio', de Daniel Kahneman. Ah y por supuesto, el temario del permiso de motocicleta A1 (se parte de risa).

¿Se siente aliviado después de saber que los Juegos se aplazan?

Sí, porque lo que estaba matando a los deportistas era la incertidumbre, la intranquilidad de no saber qué iba a pasar. Para empezar, el comienzo de la cuarentena coincidió con el selectivo nacional que debía confirmar el K4 que iba a representar a España en los Juegos Olímpicos. También se suspendieron muchas otras competiciones, desde territoriales hasta Copas del Mundo, todas fundamentales para coger sensaciones. Si los Juegos se hubieran mantenido no habría habido tiempo de disputar todas las pruebas de clasificación... ni tampoco para recuperar la forma después de este parón.

¿Era difícil centrarse con los Juegos en el aire?

Al estar encerrado en casa y con esas dudas, el rendimiento deportivo va a peor cada día. Estábamos pendientes de conseguir un permiso para entrenar porque al final lo nuestro no es ocio, sino deporte profesional por cada día de cuarentena tus rivales te cogen ventaja.

Esa falta de igualdad ha sido uno de los motivos de la suspensión.

Es lógico. En el caso del piragüismo, llevamos tres años seguidos quedando segundos del mundo y siempre nos ganan los alemanes, el rival a batir. Ellos también entraron en cuarentena pero Alemania sí permitió que sus deportistas de élite siguieran entrenando, así que ya está... Si teníamos alguna esperanza de ganarles, con la situación en la que estábamos no lo íbamos a poder hacer.

Sin salir de casa, ¿no se puede, al menos, mantener la forma?

Como en la mayoría de deportes necesitas unos mínimos, empezando por tu zona de entrenamiento, que para mí sería una piragua y un pantano, además de un gimnasio en condiciones. En casa puedo hacer trabajo de core, abdominal, lumbar y tal... pero el trabajo en casa no vale para nada si no tienes el resto de la rutina. Tengo patio, terraza y garaje... pero lo que me hace falta es un pantano.

¿Qué comentaba con sus compañeros del K4?

Obviamente estábamos preocupados porque trabajamos como podemos y con mucha incertidumbre, sin saber nada de los JJ OO ni cuándo podremos volver a juntarnos. Hablamos a diario y comentamos mil cosas: analizamos la situación social y deportiva, comparándonos con otros países... Incluso hacíamos alguna apuesta de lo que iba a pasar.

¿Quién ha ganado?

Habrá que dejarlo en empate porque, cuando nos poníamos serios, todos pensábamos lo mismo y hemos acertado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento