Vicente Vallés  Periodista

El nuevo y tenso ciclo electoral

El PP ganaría las elecciones seguido del PSOE.
El PP ganaría las elecciones seguido del PSOE.
Henar de Pedro

Con la llegada de 2022, España ha entrado en un nuevo ciclo electoral que durará dos años y que sentará las bases políticas del país para los siguientes. En poco más de dos semanas se votará en Castilla y León. Es posible que después se convoquen las urnas en Andalucía. En la primavera de 2023 tendremos elecciones municipales y autonómicas (allí donde corresponda). Y a finales del próximo año terminará la legislatura nacional, salvo que el presidente del Gobierno decida adelantar ese final, cosa que podrá hacer en cualquier momento porque es de su exclusiva competencia. Así, todos los partidos tienen sus motores electorales en marcha y las tensiones políticas habituales tienden a ser más intensas, porque la cercanía de las urnas nunca ayuda a calmarlas.

La nueva encuesta de DYM para 20minutos muestra las posibilidades que PP y Vox tendrían de gobernar. Sumarían mayoría absoluta, en el supuesto de que se pusieran de acuerdo. Y no se puede dar tal cosa por segura. Si esa situación se produjera, Pablo Casado sufrirá pesadillas para alcanzar La Moncloa. Gestionar como socio a Vox será, al menos, tan complejo como le está resultando a Pedro Sánchez gestionar a Unidas Podemos. Y, sin embargo, las opciones del PP pasan por ese acuerdo con Santiago Abascal, porque será difícil que gobierne la derecha si Pedro Sánchez estuviera en condiciones aritméticas de reunir, otra vez, a los partidos que apoyaron la moción de censura en junio de 2018, y su investidura en enero de 2020. En definitiva, si hay escaños suficientes para conformar un Frankenstein 2, Pablo Casado no será presidente del Gobierno. Las opciones del líder popular pasan por alcanzar la mayoría absoluta con la suma de Vox. Ya se puede armar de paciencia.

El sondeo muestra, además, algo que va más allá de sumar y restar: la estabilidad de los dos partidos extremistas del espectro político español. A un lado, Vox se refuerza y, lejos de perder opciones, podría conseguir más escaños: ha pasado del 15,2% en las últimas elecciones, a una expectativa por encima el 17%. Unidas Podemos no tiene la fortaleza de Vox, según el sondeo, pero sí da signos de que su suelo electoral es sólido. Según la evolución de la encuesta de DYM en los últimos dos años, solo en sus peores momentos UP ha caído ligeramente por debajo del 10% en intención de voto. Y ahora, de hecho, tiende al alza, con el 11,6%, aunque en las elecciones de 2019 alcanzó el 13%.

Estos datos señalan algo determinante: se consolida el sistema de cuatro partidos (ante la casi desaparición de Ciudadanos) y los dos grandes –PSOE y PP– siguen teniendo dificultades para gobernar en solitario, salvo que sus posibles socios les regalen esa opción. Improbable.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento