Sanz instalará un centenar de fuentes públicas al contar Sevilla con solo una por cada 4.150 vecinos

Una mujer rellena una botella en una fuente en Sevilla, en la primera ola de calor del verano de 2023
Una mujer rellena una botella en una fuente en Sevilla, en la primera ola de calor del verano de 2023
David Arjona / EFE
Una mujer rellena una botella en una fuente en Sevilla, en la primera ola de calor del verano de 2023

Con la llegada del verano, y con temperaturas que en más de una ocasión superan los 40 grados, las fuentes públicas para beber se convierten en un oasis de frescor en medio de la ciudad. Y no solo porque brinden agua a los viandantes, sino porque dar con uno de estos bebederos en las calles sevillanas viene a ser como encontrar una gota en el desierto, especialmente en algunos barrios, toda vez que la cifra de estas instalaciones es escasa y se reparte de manera muy desigual por los distritos. Un déficit en el que ya trabaja el Ayuntamiento de Sevilla, con previsión de instalar, al menos, un centenar más de fuentes.

La capital hispalense cuenta en la actualidad con 168 fuentes de agua potable, la mayoría de ellas (109) instaladas en la vía pública y el resto, en zonas verdes e intercomunidades de propietarios. Esto, en una ciudad de casi 700.000 habitantes, se traduce en una fuente por cada 4.150 vecinos, según los últimos datos del Ayuntamiento a los que ha tenido acceso 20minutos. Estas aproximadamente 200 fuentes que hay en Sevilla se antojan insuficientes si se comparan con otras grandes capitales españolas, a tenor de los datos publicados por los diferentes consistorios y consultados por este medio.

Así, Madrid, la ciudad más poblada del país, cuenta con un total de 2.149 fuentes, de las que casi el 16,5% están en la vía pública, es decir, 354, el triple que tiene Sevilla en su calles. Y, atendiendo al cómputo total, la ratio es de una fuente por cada 1.550 habitantes aproximadamente, lo que deja a la capital andaluza en peor posición que la capital de España.

También son mejores los datos de Barcelona, segunda urbe más poblada del país, que tiene 1.645 fuentes públicas, lo que equivale a una por cada 1.035 personas. Igualmente, Zaragoza, con una población ligeramente inferior a la de Sevilla, cuenta con casi el cuádruple de puntos de agua potable (697 en total), es decir, que hay 979 vecinos por unidad; y, Málaga, con unos cien mil habitantes menos que la capital hispalense, suma 324 bebederos, por lo que hay una por cada 1.809 personas.

Volviendo a la capital hispalense, todas las fuentes tienen contrato de suministro con Emasesa, que conserva y mantiene, con análisis periódicos para garantizar la calidad del agua, el mencionado centenar situado en la calle (del resto se encarga Parques y Jardines), cuya ubicación se puede geolocalizar en un mapa interactivo publicado en su web. Atendiendo al mencionado plano, consultado por este medio, llama la atención el reparto poco equitativo que hay entre unos barrios y otros en lo que a las fuentes de la vía pública se refiere.

Así, el Casco Antiguo, que es precisamente la zona más turística, es el distrito que cuenta con mayor número de fuentes, superando la treintena; frente a otros barrios donde, según el mapa de Emasesa, no hay ninguno de estos bebederos, como es el caso de Polígono Sur o Los Pajaritos, dos de los más desfavorecidos de España. Tampoco hay un solo punto de agua potable en Bami, Reina Mercedes o Tabladilla-La Estrella, en el entorno del Hospital Virgen del Rocío; ni en Bermejales o Heliópolis.

Igualmente, carecen de fuentes Polígono Norte, Padre Pío, Palmete o la Barzola; y en la zona más cercana al río, tampoco figura bebedero alguno desde Pagés del Corro a la calle Betis. Sí hay una en Marqués de Contadero, a la otra orilla del Guadalquivir. La misma poca cantidad que en la Isla de la Cartuja, donde se ubica el Parque Científico y Tecnológico, en el que hay un único punto de agua potable para una explanada de 200 hectáreas que alberga a más de 550 empresas y cuenta con más de 30.000 trabajadores.

Por distritos, después del centro, los que mayor número de bebederos públicos tienen son San Pablo-Santa Justa, que alberga una docena; y los distritos Nervión, Bellavista-La Palmera y Alcosa-Este-Torreblanca, que cuentan cada uno con casi una decena. Entre Los Remedios y Triana suman nueve, con siete y dos, respectivamente. Les siguen, a gran distancia, los distritos Norte y Sur, con seis fuentes en ambos; una más que en Macarena y Cerro-Amate, con cinco en sendos distritos.

Dos mujeres rellenan una botella de agua en una fuente del centro de Sevilla
Dos mujeres rellenan una botella de agua en una fuente del centro de Sevilla
R.M.T

La cifra total de fuentes públicas no ha variado mucho en los últimos años. En 2016 la ciudad solo contaba con 65 fuentes, sin incluir parques, y al año siguiente se sumaron otras quince. El último plan de ampliación data de 2018, cuando se incorporaron otras 21. Desde entonces, apenas se han incorporado nuevos puntos de agua potable a la ciudad. 

El alcalde, José Luis Sanz, ya anunció antes de llegar a la Plaza Nueva que intensificaría las medidas para paliar las altas temperaturas con la instalación de más bebederos, además de toldos, zonas de sombra y más árboles, iniciativas que serían una "prioridad en cualquier proyecto que ejecutase". Y, de hecho, "ya se está trabajando en ampliar las fuentes, con el objetivo de que haya más en todos los parques de Sevilla", han informado a 20minutos desde el Ayuntamiento, que afirma que se quiere "ampliar la cifra actual en, al menos, 100 unidades", empezando su instalación "a corto plazo".

Estas nuevas instalaciones se ubicarán "en todos parques de la ciudad de cada uno de los distritos", según fuentes municipales. El objetivo y "prioridad" de este equipo de gobierno es "mejorar los parques de la ciudad y dotarlos de las infraestructuras necesarias" como el incremento de las fuentes, han insistido desde el Consistorio hispalense, tras recordar que "ya se han llevado a cabo muchas mejoras" en las mencionadas zonas verdes. Igualmente, desde el Ejecutivo de José Luis Sanz  se han referido también a la "situación de abandono total" en los que se encontraban los parques esgrimiendo que "en un año no da tiempo a hacer todo lo que no se ha hecho en ocho años". 

A ello se une la falta de un nuevo Presupuesto -está prorrogado el de 2023- y el "bloqueo" a la ciudad que, según esgrimen desde el Gobierno municipal, provocan el resto de los grupos. Una situación que podría cambiar previsiblemente si se aprueban las Cuentas antes de que termine el verano. Lo que previsiblemente ocurrirá, toda vez que la oposición ya ha asegurado que no presentará una moción de censura, tras no prosperar la cuestión de confianza el pasado viernes. Ello permitirá al alcalde aprobar finalmente su proyecto presupuestario y poner en marcha sus proyectos, como el citado plan de ampliación de fuentes, entre otros.

Una medida que pretende dar respuesta a la demanda de los vecinos aquejados desde hace años de la escasez de fuentes públicas o del mal funcionamiento de algunas, como denuncian en las redes sociales. Un descontento generalizado entre residentes y turistas en un ciudad que cada verano enfrenta varias olas de calor, y en donde estas infraestructuras suponen un servicio básico muy necesario.

Imagen de una de las fuentes públicas situadas en el centro de Sevilla
Imagen de una de las fuentes públicas situadas en el centro de Sevilla
B.R.

Y, más aún, teniendo en cuenta que Sevilla ha salido ya de la alerta por sequía y ha vuelto a la normalidad tras más de dos años, quedando deshabilitadas las restricciones en esta materia. Entre otras, estaba prohibido el uso de agua potable en fuentes para consumo humano que "no dispusieran de elementos automáticos de cierre". Igualmente, estaba limitado su uso "exclusivamente para beber", quedando "restringidos los fines recreativos y cualquier otro uso", como recogen los bando municipales vigentes durante los periodos de emergencia y alerta. 

Redactora '20minutos'

Licenciada en Periodismo por la Universidad Hispalense de Sevilla y máster en Gestión de Marketing y Ventas por el Instituto de Estudios Cajasol. Me incorporé al equipo de 20minutos en abril de 2023, donde desarrollo tareas de redacción para las ediciones de papel y digital, ofreciendo información especializada en la actualidad local. Empecé en el mundo de la comunicación hace dos décadas, desarrollando la mayor parte de mi trayectoria profesional en gabinetes institucionales, aunque también he trabajado en radio, televisión, prensa escrita y creación de contenidos para redes sociales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento