Ántrax, botulismo, brucelosis, fiebre Q... el mortal catálogo biológico que Rusia podría utilizar en su ataque a Ucrania

Foto de archivo de un equipo de control de materiales peligrosos. (Foto: Shawn Thew / EFE)
Foto de archivo de un equipo de control de materiales peligrosos.
EFE/Shawn Thew

Ante un conflicto tan impredecible como es la invasión rusa de Ucrania todo escenario es posible; el nuclear, el químico y el biológico. De momento, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha amenazado al Kremlin ante la posibilidad de que recurra a las armas químicas sobre Ucrania.

Los aliados se han comprometido con los ucranianos a asistirlos en caso de ataques "biológicos, químicos y nucleares". Ahí está la amenaza nuclear (Rusia dispone de 1.588 ojivas desplegadas) y la denuncia ucraniana de que los rusos han empleado fósforo blanco en uno de sus ataques (aunque estrictamente ese compuesto químico no sería un arma química). ¿Y qué hay de las armas biológicas?

"Es la liberación intencional de virus, bacterias u otros gérmenes que pueden infectar o matar a las personas, al ganado o a los cultivos"

Se define como arma biológica a cualquier patógeno que se utiliza como arma de guerra. Esto incluye bacterias, virus, parásitos, hongos o cualquier otro microorganismo con capacidad para causar enfermedad. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU define un ataque biológico como "la liberación intencional de virus, bacterias u otros gérmenes que pueden infectar o matar a las personas, al ganados o a los cultivos".

En la antigüedad no tenían el conocimiento científico que hemos acumulado desde que en el siglo XIX Louis Pasteur sentara las bases de lo que llamamos microbiología. Y sin embargo, sí se sabía que una enfermedad podía ser usada (lanzada) como arma de guerra. En 1346, por ejemplo, los mongoles utilizaron los cadáveres de sus muertos por la peste como proyectiles para tomar la ciudad de Caffa (que hoy se llama Feodosia, precisamente en la Crimea ahora rusa, muy cerca de Mariúpol).

Los mongoles lanzaron los cadáveres de sus muertos por la peste como proyectiles para tomar la ciudad de Caffa, en Crimea... cerca de Mariúpol 

Las armas biológicas pueden ser usadas para matar al enemigo, pero también para incapacitarlo (un gran número de heridos puede resultar más costoso). Pero también pueden utilizarse para diezmar la economía del enemigo, acabando con sus reservas de alimentos o de animales productivos (como vacas, cerdos, gallinas, etc).

Virus o bacterias

Los virus requieren un organismo viviente para reproducirse y se pueden combatir con antivirales son eficaces. Qué decir de la dificultad de combatir un coronavirus como la Covid-19.

Las bacterias son fáciles de cultivar y se pueden tratar con antibióticos o no. Uno de los grandes males de nuestro futuro próximo son las llamadas superbacterias contra las que nada pueden los antibióticos).

Sean virus o bacterias, estos agentes biológicos son difíciles de mantener, pero fáciles de producir y dispersar. Esto último puede hacerse con aerosoles (usando bombas, misiles o aviones), a través de animales (insectos fundamentalmente) o contaminando el agua y los alimentos.

La OTAN habla de 31 organismos con capacidad real de ser usados para la guerra biológica

En el actual contexto bélico, la OTAN habla de hasta 31 organismos con capacidad real de ser usados para la guerra biológica. Entre ellos están el ántrax, el botulismo, la viruela, el tifus, la fiebre Q o el ébola.

Las armas biológicas más temibles

La terrible historia de las armas biológicas (y de las químicas) es casi tan antigua como la civilización humana. De siglos de invenciones, rescatamos las que pueden ser consideradas las más conocidas por temidas y peligrosas.

Ántrax

Es una enfermedad infecciosa aguda causada por una bacteria formadora de esporas llamada Bacillus anthracis. Afecta a los animales silvestres y en menor medida a animales domésticos. Puede llegar al ser humano si éste tiene contacto con animales enfermos o infectados. Se transmite por la piel, por inhalación y por vía gastrointestinal.

<p>Imágen de archivo de un inspector siendo desinfectado durante los ataques con ántrax en 2001 en los Estados Unidos.</p>
EE UU, 2001: un inspector es desinfectado durante los ataques con ántrax.
ARCHIVO

El ántrax o carbunco es fácil y barato de cultivar. Sus esporas son muy pequeñas y pueden ser liberadas en forma de aerosol. Por si fuera poco, estas esporas son muy resistentes al paso del tiempo (aguantan "vivas" décadas) y al medio ambiente.

Dice el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU que "el ántrax se ha utilizado como arma en todo el mundo durante casi un siglo". El caso más famoso, por cercano en el tiempo, fue el de 2001. Se enviaron cartas con ántrax a través del sistema postal norteamericano, causando la muerte de cinco personas.

Botulismo

Durante la ocupación japonesa de Manchuria, al inicio de la década de los 30 del siglo XX, el ejército de Japón infectó a los prisioneros de guerra chinos con toxinas botulínicas. Un solo gramo de esta toxina puede llegar a acabar con la vida de más de un millón de personas.

Clostridium botulinum, botulismo
Clostridium botulinum, botulismo
PICASA/THINKSTOCK

La enfermedad del botulismo la causa una toxina producida por la bacteria Clostridium botulinum. Se encuentra de forma natural en sedimentos de lagos o en suelo forestal, pero luego es fácil de producir. Es letal y para dispersarla se contaminan aguas y alimentos o se lanzan por aerosol.

Ébola

La enfermedad es causada por cualquiera de las cinco especies de virus ébola que han sido identificadas. Los síntomas comienzan con fiebre, dolor de garganta, muscular y de cabeza. Luego llegan fallo hepático y renal, y complicaciones hemorrágicas. Su tasa de mortalidad es alta: con una frecuencia de fallecimientos de entre el 50% y el 90% de los infectados por el virus.

Personal sanitario traslada el cuerpo de una víctima del ébola en Liberia en 2014.
Personal sanitario traslada el cuerpo de una víctima del ébola en Liberia en 2014.
EFE

Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética cultivó microbios como armas biológicas, entre ellos el ébola (ademas de la viruela, el ántrax o el botulismo). Supuestamente ocurrió entre 1986 y 1990. En Japón, la secta Aum Shinrikyo, conocida por esparcir gas sarín en el metro de Tokio en 1995, intentó hacerse con el virus del ébola sin llegar a conseguirlo.

Brucelosis

También llamada fiebre de Malta o fiebre mediterránea, es una enfermedad infecciosa producida por bacterias del género Brucella, que ataca a varias especies de mamíferos (como el ganado porcino, bovino, ovino o equino, de alta relevancia económica), incluido el ser humano.

vacas
La brucelosis ataca al ganado bovino y también al porcino, ovino y equino.
EUROPA PRESS

La brucelosis aguda puede causar dolor, fiebre, escalofríos, sudoración, fatiga, debilidad y pérdida de peso. "La gravedad de la enfermedad causada por Brucella, así como la falta de vacunas adecuadas para su prevención, propició su uso como agente útil al bioterrorismo". En 1954 militares estadounidenses la emplearon como arma biológica. Fue eliminada del arsenal norteamericano en 1971-72.

Viruela

El último caso de contagio natural de viruela se diagnosticó en octubre de 1977 y en 1980 la Organización Mundial de la Salud (OMS) certificó su erradicación en todo el planeta. Fue una enfermedad infecciosa grave, contagiosa y con un alta tasa de mortalidad (alrededor de un 30%).

Imagen al microscopio del virus de la viruela.
Imagen al microscopio del virus de la viruela.
WIKIPEDIA

Pero el Variola virus es, potencialmente, un arma biológica. Y lo es porque sigue existiendo: en un laboratorio de Atlanta (EE UU) y otro de Moscú (Rusia). Ambos países se comprometieron en 1993 a destruir las muestras, cosa que no ocurrió. En 2016, se constató la existencia de cepas del virus congeladas en momias siberianas de fallecidos por la enfermedad.

Fiebre Q

Descrita en 1937, la fiebre Q es una zoonosis causada por la bacteria Coxiella burnetii, uno de los organismos más infecciosos que se conocen. Se puede encontrar en el ganado y en otros mamíferos domésticos. La enfermedad se presenta principalmente en personas que manipulan cabras, ovejas, vacas o gatas parturientas.

Los humanos son muy susceptibles a la enfermedad, pero alrededor de la mitad de los afectados son asintomáticos y se trasmite muy raramente de persona a persona. Se transmite por la inhalación de polvo contaminado con esporas provenientes de contacto con placenta, heces, orina o leche secas, o de aerosoles en rastros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento