El Gobierno pide "cuidar" la Constitución mientras la derecha le acusa de impulsar un "revisionismo suicida"

Meritxell Batet y Pedro Sánchez, en el acto institucional de la Constitución.
Meritxell Batet y Pedro Sánchez, en el acto institucional de la Constitución.
EFE
El Congreso de los Diputados ha celebrado el aniversario de la Constitución.
Europa Press

Durante la celebración de 43 aniversario de la Constitución española, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha intentado esquivar los debates sobre la reforma constitucional con un llamamiento a cuidar de la Carta Magna cumpliendo todos sus artículos, del primero al último. 

Mientras, la derecha parlamentaria ha aprovechado la efeméride para hacer al Gobierno de Sánchez responsable de los mayores atropellos a la Constitución en cuarenta años. El líder del PP, Pablo Casado ha acusado al Gobierno de impulsar un "revisionismo suicida" de la Carta Magna.

Por segundo año consecutivo, la pandemia del coronavirus ha obligado a trasladar el acto oficial del Día de la Constitución a las puertas del Congreso. En la escalinata de la Puerta de los Leones, y rodeada de autoridades, diputados y representantes de la sociedad civil, la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, ha exigido "lealtad" a la Carta Magna por su vigencia como norma, como referente de valores y como proyecto de futuro para el país.

Cuidar la Constitución

A su llegada al acto, el presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha reivindicado a las generaciones que hicieron posible la Constitución tras "un tiempo infame, una dictadura muy prolongada". Sánchez ha recordado que, precisamente por todo lo que costó, lo que toca ahora es "cuidar la Constitución", que para él significa "cumplir de pe a pa" todos sus artículos, "desde el primero al último. En referencia al respeto a la separación de poderes y, concretamente, la renovación del Poder Judicial. Un asunto atascado entre el PSOE y el PP.

El líder del PP, Pablo Casado, en el Congreso.

El líder del PP, Pablo Casado, también presente en la escalinata del Congreso, ha rechazado la reforma de la Constitución por falta de consenso y ha acusado al Gobierno de impulsar un "revisionismo suicida" de la misma.

El líder de los populares ha recalcado que la Constitución no es el problema, sino la "solución" para España y ha llamado a defender "todos juntos" la Carta Magna "con un proyecto en el que quepamos todos" y del que salgan los "radicales".

Al acto también ha acudido el recién elegido presidente del Tribunal Constitucional, Pedro José González-Trevijano, quien ha dicho que una posible reforma de la Constitución requiere de un contexto de "distensión política" y de asumir reformas "comunes" para "saber qué se elige, por qué se modifica y de acuerdo a qué criterio".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que se ha llevado todos los flashes en su saludo a Pablo Casado en medio de la batalla por el poder del PP en Madrid, ha afirmado que su Gobierno trabaja "por la paz y al servicio de España" antes de felicitarse por 43 años de "hermanamiento y unión".

El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha denunciado que hay partidos que gobiernan en España que "no quieren acatar la Constitución", mientras que el de Murcia, Fernando López Miras, ha alertado de que se "ataca" la Carta Magna "a veces por algunos que incluso forman parte" del Ejecutivo.

Por su parte, la portavoz adjunta del grupo parlamentario Vox, Macarena Olona ha criticado el "cinismo" del Gobierno y de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, por haber cometido "los mayores atropellos" contra la democracia durante el confinamiento y la pandemia.

La Constitución "como un traje viejo"

Al acto no han asistido los s parlamentarios soberanistas, de ERC, Junts, CUP, EH Bildu o BNG, quienes unas horas antes publicaban un comunicado conjunto en el que consideran que la Constitución "violenta" los derechos de sus pueblos.

Jaume Asens, en el Congreso.

Desde Unidas Podemos, partido de la coalición de Gobierno, también se ha aprovechado el aniversario para exigir cambios constitucionales de "fondo" que sirvan para blindar los derechos sociales y la sanidad y hacer una Constitución "verde y feminista". El presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, ha considerado la Constitución "ha quedado como un traje viejo".

En su posición de maestra de ceremonias, la presidenta de las Cortes, Meritxell Batet, ha recordado a todos los políticos que su responsabilidad es mayor en tiempos de crisis y les ha pedido lealtad a la Constitución aunque no les guste y ha reivindicado el debate y la voluntad de alcanzar acuerdos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento