Calvo califica de "agresión" a la frontera la crisis de Ceuta y avisa de que va contra la "buena relación con Marruecos"

Militares del ejército español vigilan durante las devoluciones
Militares del ejército español vigilan durante las devoluciones
EP

La vicepresidenta Carmen Calvo ha calificado la crisis migratoria de Ceuta de "agresión" a las fronteras de España algo que, a su juicio, "no puede formar parte de las buenas relaciones con Marruecos". Calvo hizo estas declaraciones tras la primera reunión del comité de crisis creado de urgencia este martes por la oleada migratoria que afecta a la ciudad autónoma, y que se reunió en la Moncloa.

Mientras tanto, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, visitaron Ceuta y Melilla. Más de 8.000 migrantes han accedido de forma irregular a la primera de esas ciudades en las últimas horas, lo que ha provocado la activación de este comité. Según Interior, se ha devuelto a unos 4.000.

Del citado comité también forma parte la ministra de Exteriores, Arancha González Laya; la de Defensa, Margarita Robles; el ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta; la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra; y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

Asimismo, estuvieron presentes en la reunión, donde se analizó la crisis migratoria y la respuesta necesaria, la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban López, y el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez Ruiz, que asiste en lugar del ministro Marlaska.

Tras el encuentro de trabajo, Calvo insistió en que se mantendrán las relaciones con Marruecos porque "somos países vecinos y cercanos" y subrayó que el Gobierno trabaja "para que vuelvan" a suelo marroquí todos los migrantes que han alcanzado territorio español de forma irregular.

Este martes, después del Consejo de Ministros, el presidente Sánchez calificó de "grave" la actual crisis y prometió que el Ejecutivo será "firme". Además, subrayó que la relación de vecindad entre España y Marruecos debe basarse en "el respeto a las fronteras" y se marcó como objetivo la devolución inmediata de los migrantes llegados de forma irregular.

La tensión con Marruecos se ha incrementado notablemente en las últimas semanas, desde que España decidiera aceptar el ingreso, en un hospital de La Rioja, del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, sobre el que pesa una causa abierta de la Audiencia Nacional. El Ejecutivo alegó "razones humanitarias", mientras que el país vecino advirtió de las posibles "consecuencias" de esa decisión.

En las últimas horas, la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, reiteró que en las relaciones entre países hay actos que tienen consecuencias que "se tienen que asumir", en velada referencia a la acogida de Ghali.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento