Cajeros de súper, limpiadoras... esenciales para trabajar, pero no para vacunar: "Nos tienen olvidados"

Alicia Taboada, encargada en BM supermercados.
Alicia Taboada, encargada en BM supermercados.
BM

La temporada de verano está a la vuelta de la esquina y los sectores que dependen de ella piden ser priorizados en el plan de vacunación. No solo ellos, sin también muchos otros que, día a día, se exponen al riesgo de ser contagiados por la afluencia de gente que acude a su puesto de trabajo. Trabajadores de supermercados, camareras de piso, conductores de autobuses, comerciantes, azafatas… Todos ellos han ido viendo cómo Sanidad priorizaba a ciertos sectores en el plan de inmunización sin ser incluidos en él.

En cierta parte se sienten abandonados. Entienden que hay que vacunar a la población de mayor edad por el riesgo a sufrir una enfermedad grave por la Covid-19 y a los sanitarios, en primera línea frente al virus; pero muchos, como los trabajadores de supermercados, ven decepcionados cómo, aunque en los meses más duros de la pandemia se les calificó como un sector esencial, ahora se les ha despojado de esa consideración para ser inmunizados.

"Nos tienen olvidados", denuncia a 20minutos Alicia Taboada, encargada de un supermercado. La mujer de 30 años lamenta que, "al principio de la pandemia, éramos muy importantes y se destacó mucho la esencialidad de abastecer. Ahora parece que se les ha olvidado un poco. No queremos una medalla, sino el reconocimiento de que seguimos aquí, a pie de cañón e igual de expuestos (o más) que antes".

"Vamos todos los días a comprar. Deberían haber sido esenciales, igual que la Policía, los docentes, etc."

Taboada, que trabaja en un 'BM Supermercados' del municipio madrileño Collado Villalba, aúna la demanda de todo el sector y exige que se les inmunice cuanto antes por las características de sus puestos de trabajo, cara al público todos los días. "Al final, a pesar de todas las precauciones que tomamos, estamos muy expuestos. Porque nadie lleva una chapa que diga 'tengo Covid'. Puede venir una persona a hacer su compra normal siendo asintomática y sin saber que está infectada", afirma, reiterando que están "expuestos sobre todo a no saber dónde ni cuándo llega el riesgo".

Por ello, aprovecha para hacer un llamamiento a "que no se nos olvide que estamos un poco en el limbo" y que, al fin y al cabo, se les devuelva ese reconocimiento que sí se les concedió en los primeros meses de la pandemia.

Alicia Taboada, encargada en BM supermercados.
Alicia Taboada, encargada en BM supermercados.
BM

"Vamos todos los días a comprar. Estas personas deberían haber sido esenciales, igual que la Policía, la Guardia Civil, el Ejército, los docentes, etc. Son personas que han estado desde el minuto uno trabajando para que a los ciudadanos no nos faltase de nada. No se ha priorizado y se debería haber hecho", declara a 20minutos Fernanda Correia, Secretaria de Acción Sindical de USO.

Y es que incluso en la última actualización del ministerio de Sanidad constan como grupos a vacunar con la monodosis de Janssen colectivos concretos, como los marineros, temporeros o inmigrantes no regularizados. Pero ni rastro de los empleados en supermercados o las limpiadoras de hoteles, a pesar de que llevan exigiéndolo desde hace meses. De hecho, la propia ministra de Sanidad, Carolina Darias, alegó en su momento que entendía la petición, pero que la rechazaba por entender que "todos esos colectivos tienen derecho a vacunarse, pero el criterio por edad es lo más justo porque todos tienen legitimidad".

Sin opción de teletrabajo

Desde la asociación de fabricantes y distribuidores AECOC lamentan que la cadena de valor del gran consumo no haya sido reconocida todavía en el plan de vacunación del Gobierno. "Nos parece una contradicción, cuando se nos había reconocido como esencial", asevera la directora de comunicación Nuria de Pedraza. "El sector no se puede parar, ya se demostró en su momento", recuerda, señalando los días en los que toda la población permanecía en casa y ellos debían garantizar el abastecimiento de la ciudadanía, a pesar de todo. 

Además, destaca que se trata de un sector que, en la gran mayoría de los puestos, no existe la opción de teletrabajo. Pues que la gente no tiene opción de teletrabajo en la mayoría de los puestos. "Si hay bajas, ¿cómo cubren sus plantillas? Por eso es muy importante para nosotros que se considere esencial".

La asociación se ha dirigido en varias ocasiones al Gobierno, y en concreto al ministerio de Sanidad, para hacerle llegar una serie de propuestas que puedan solucionar esta situación. "Hemos trasladado un protocolo, un modelo de colaboración, siempre teniendo en cuenta que los criterios los tienen que marcar las autoridades sanitarias. No queremos imponer criterios, pero sí que vemos muy necesario que haya una cierta flexibilidad, dejándonos participar a las empresas dentro del proceso de vacunación a través de las mutuas", explica De Pedraza. 

Además ahora, que han visto cómo el Ejecutivo ha abierto la posibilidad de que ciertos trabajadores, como los temporeros sean inmunizados. "Nosotros también deberíamos empezar a ser esas personas con acceso prioritario. En cierta parte, los que eran más prioritarios ya están vacunados. Hemos esperado pacientemente, no hemos querido pasar por delante de nadie. Pero ahora que hay vacunas de forma masiva, creemos que el sector debería estar en las listas esenciales", asegura. 

El sector turístico pide garantías de cara al verano

La situación preocupa, sobre todo ahora que llega el verano y se espera el movimiento de turistas nacionales e internacionales. Correia cree que debería vacunarse a todo el personal de los aeropuertos -incluido el personal de limpieza, al frente de la desinfección-, el sector de la hostelería, el hotelero e incluso conductores de autobuses que se cruzan diariamente con decenas de personas.

"Deberíamos estar priorizadas desde el momento en el que estás limpiando en un hotel en el que hay tanto movimiento de gente", reivindica a 20minutos Ángela Muñoz, miembro del colectivo de Kellys en Madrid, lamentando que "el personal de los hoteles y el trabajo que hacen las mujeres en ellos parece que no tiene ningún valor".

'Las Kellys' es el nombre que han acuñado las camareras de piso, dedicadas a limpiar las habitaciones de los hoteles, y que proviene del juego de palabras "la Kelly, la que limpia". Ellas (porque la inmensa mayoría son mujeres), ya eran un sector que venía precarizándose desde antes de la pandemia, principalmente por la posibilidad que se dio desde 2012 de externalizar la contratación. Ahora arrastran meses en ERTE e incluso de paro, después de que el sector se viera especialmente perjudicado por los cierres.

Una camarera de pisos cambia las sábanas de una cama de una habitación del Hotel Claris, en Barcelona.
Una camarera de pisos cambia las sábanas de una cama de una habitación del Hotel Claris, en Barcelona.
David Zorrakino / Europa Press

"Van abriendo los hoteles, la hostelería y la ocupación va a subiendo. Y en los hoteles, como pasó cuando la gripe A o cuando el Ébola, son los puntos donde más gente se mueve, y de todos los países del mundo", asegura Muñoz, explicando que ellas, como limpiadoras, tienen acceso a todas las estancias y contacto con todos los objetos que han tocado los clientes previamente. Y es hacen una media de 400 habitaciones al mes. 

"Hay que trabajar con plenas garantías de cara al próximo verano, muy necesario para reactivar la economía", concluye Correia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento