Sanidad confirma tres casos de trombos en vacunados con AstraZeneca, incluida una profesora muerta

Un hombre se vacuna en Oviedo.
Un hombre se vacuna en Oviedo.
J.L. Cereijido / EFE
Un hombre se vacuna en Oviedo.

El Ministerio de Sanidad ha confirmado este miércoles que ya son tres los casos de reacciones adversas en personas tras recibir la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus, cuya aplicación se ha suspendido en España por lo menos dos semanas, mientras las autoridades europeas confirman su seguridad. De esos tres casos, uno es el de la profesora que ha muerto en Marbella tras ser inoculada con la también llamada vacuna de Oxford.

Sanidad ha comunicado que este martes se registraron en el Sistema Español de Farmacovigilancia (que coordina la Agencia del Medicamento, AEMPS) dos nuevos casos con sospechas de reacciones adversas.

Uno era "una persona con un ictus isquémico con transformación hemorrágica que, desgraciadamente, tuvo un desenlace fatal", señala el ministerio, en referencia al caso de la mujer de 43 años que falleció este martes por una hemorragia cerebral.

Tercer caso

El otro es "una persona con trombosis venosa abdominal", agrega el comunicado. "Ambas se habían vacunado con la vacuna de AstraZeneca en los últimos 16 días".

Estos dos casos se suman al detectado el lunes pasado, y que fue el que motivó la suspensión de la aplicación de AstraZeneca en el país: un paciente con trombosis de senos venosos que ya había sido inoculado.

Sanidad señala que solo se han registrado esos tres casos entre las 975.661 personas inoculadas en España con esta vacuna, por lo que califica esos problemas de "infrecuentes".

"Sin embargo, los tres casos cuentan con la particularidad de que los eventos trombóticos se han asociado a una disminución del número de plaquetas en sangre", explica Sanidad. "Este hecho puede sugerir una activación anormal del sistema de la coagulación que se asociaría a esta formación de coágulos en localizaciones que no son las más habituales".

La AEMPS, junto con el resto de agencias reguladoras y la EMA (la Agencia Europea del Medicamento), está recabando más información y haciendo una "investigación exhaustiva" para saber si, además de la relación temporal, "hay una posible relación causal". 

Estos casos se suman a otros detectados en Austria, Italia y Dinamarca, que también registraron sendas muertes tras la inoculación con AstraZeneca, 

Historial polémico

El medicamento fue aprobado por la EMA a finales de enero, convirtiéndose en la tercer vacuna autorizada en el continente, tras Pfizer y Moderna. Pero ya desde entonces comenzaron a surgir dudas en torno a ella: La mayoría de los países establecieron que solo se iba a aplicar a menores de 65 años (en España incluso se rebajó a esas edad a 55) porque no había evidencia de sus efectos en personas mayores.

Así, en España fue la vacuna asignada principalmente a colectivos en primera línea, como fuerzas de seguridad, sanitarios y personal de la educación. Las otras dos se usan principalmente en personal sanitario, mayores en residencias y grandes dependientes.

Durante la campaña, surgió un segundo problema: causaba reacciones considerables en la mayoría de los inoculados, que presentaban fiebre y dolores. Muchos profesores y policías tuvieron que ponerse de baja al día siguiente de la inyección, aunque al día siguiente ya no tenían ningún problema. De hecho, Sanidad modificó su protocolo y comenzó a pedir a quienes fueran a recibir la AstraZeneca que previamente se tomaran un paracetamol.  

Pero las reacciones fueron a más y comenzaron a registrarse (primero en Asia y luego en Europa) embolias, trombosis e incluso muertes en personas inoculadas. La mayoría de los socios europeos comenzaron a detener su aplicación, exigiendo una investigación más profunda. 

No hay pruebas

Sin embargo, hasta el momento las investigaciones no han podido encontrar una relación causal entre vacunas y decesos. Ni la EMA ni la OMS encontraron evidencias de que el medicamento fuera el responsable de las muertes, y aconsejaban continuar en su administración.

Expertos consultados por 20minutos resaltaron que la tasa de casos de trombos detectados en inoculados no es mayor a la encontrada en la población general. 

Por ejemplo, en España se producen cada año entre 700 y 1.130 ingresos hospitalarios a causa de tromboembolias por cada millón de habitantes, lo que en un lapso de dos meses -aproximadamente el tiempo que se lleva pinchando la vacuna de AstraZeneca- dejaría una incidencia de 116 casos por millón en el escenario más conservador. 

La tasa de esta patología entre los vacunados de AstraZeneca es hasta ahora de 6 casos por millón. 

Sin embargo, la EMA tiene en curso la evaluación completa del medicamento, aunque ya ha adelantado que de momento no aprecia "vínculos" y sigue "firmemente convencida" de que sus "beneficios" contra la Covid-19.

La directora del organismo, Emer Cooke, señaló este martes que no se dudará en tomar medidas si los expertos detectan en su investigación algún problema "que no pueda resolverse", aunque, de momento, no se ha encontrado "evidencia" que sugiera que este fármaco cause directamente problemas de coagulación sanguínea en los pacientes vacunados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento