Alicia Folgueira: "La primera dificultad para los afectados por una enfermedad rara es poner nombre a esa enfermedad”

  • El 28 de febrero se conmemora al Día Mundial de las Enfermedades raras, que afectan a más de tres millones de España.
  • Alicia Folgueira es directora general de Novartis Gene Therapies, compañía dedicada a buscar terapias génicas eficaces.
Alicia Folgueira es directora general de Novartis Gene Therapies
Alicia Folgueira es directora general de Novartis Gene Therapies
Novartis Gene Therapies

En España, más de tres millones de personas padecen alguna de las calificadas como enfermedades raras, que son aquellas que afectan a menos de 1 de cada 2.000 personas.

Se estima que en la actualidad hay entre siete y ocho mil enfermedades raras catalogadas, y la cifra aumenta día a día. De estas enfermedades, un 80% tiene un origen genético, de ahí la gran importancia que tiene para las enfermedades raras impulsar la genética y la genómica. Precisamente a buscar tratamientos genéticos que den solución a estas y otras enfermedades se dedica Novartis Gene Therapies, compañía dirigida por Alicia Folgueira, con quien hablamos de las terapias génicas en las que trabajan.

En España, tres millones de personas padecen algunas de las 7.000 enfermedades catalogadas como raras. ¿Cuál es el principal problema al que se enfrentan estas personas?

Las familias con un miembro afectado por una enfermedad rara, independientemente de cuál sea, conocen bien las muchas dificultades a las que se tienen que enfrentar. La primera de ellas es poner nombre a la enfermedad, saber qué es lo que tienen. El retraso diagnóstico en estas enfermedades es muy importante debido a que la prevalencia de cada una de ellas es baja, aunque el volumen total de afectados, asciende por encima de los tres millones de personas en España. Es bastante frecuente que los afectados pasen de consulta médica en consulta antes de recibir un diagnóstico que puede demorarse años. A este retraso diagnóstico se suma la demora en la administración de los tratamientos o directamente la carencia de los mismos. La mayoría de las enfermedades raras son de origen genético y no siempre hay disponibles tratamientos para estas patologías, a menudo, graves.

La falta de tratamientos es uno de estos problemas principales. ¿Es solo una cuestión de investigación de dinero?

El problema es mucho más complejo. La industria farmacéutica lleva años realizando un importante esfuerzo en investigación. De hecho, de cada diez tratamientos aprobados por la Unión Europea, entre tres y cinco se corresponden a medicamentos huérfanos, que son los que utilizamos para estas enfermedades raras. No olvidemos que estamos hablando de 7.000 enfermedades muy diferentes entre sí, que afectan a muy pocos individuos cada una. De la mayoría de ellas nos queda mucho que aprender y descubrir para poder llegar a tratamientos seguros y eficaces.

“Estamos hablando de 7.000 enfermedades muy diferentes entre sí, que afectan a pocos individuos cada una”

¿A qué otros retos se enfrentan investigadores y enfermos?

Es fundamental avanzar en la agilización de los procedimientos de acceso para que los medicamentos huérfanos lleguen cuanto antes a las familias. A pesar de que el compromiso con los medicamentos huérfanos está presente en Europa y reflejado en el ritmo de aprobación de nuevos tratamientos, observamos una ralentización de ese ritmo cuando dichas autorizaciones llegan a España.

Novartis Gene Therapies se dedica a buscar terapias génicas eficaces para muchas de estas enfermedades. ¿En qué consisten, a grandes rasgos, estas terapias?

Las terapias génicas son innovación con mayúsculas. El concepto de terapia génica, pese a su aparente novedad, se introdujo en la década de 1970 y demostró por primera vez su eficacia en la corrección de un defecto genético en células humanas en 1985. Conforme la investigación sobre terapia génica avanza, crece también su potencial para ayudar a pacientes con patologías genéticas. Las enfermedades que se han empezado a estudiar como candidatas para la terapia génica son las denominadas monogénicas, aquellas causadas por defectos heredados en un único gen. Algunas de las más conocidas son la hemofilia, la fibrosis quística o algunas formas de enfermedad de Parkinson. Existen, sin embargo, otras mucho menos conocidas como la Atrofia Muscular Espinal o el Síndrome de Rett, dos patologías que afectan gravemente a la capacidad motora de los pacientes y con las que en Novartis Gene Therapies estamos comprometidos.

¿Cómo funcionan las terapias génicas?

El modo de actuación de la terapia génica puede resumirse en tres pasos. Primero, se crea una nueva copia funcional del gen ausente o defectuoso. Segundo, se introduce a través de un vector, normalmente la cápside o envuelta de un virus adenoasociado (AAV), en las células del paciente. Y, tercero, el nuevo gen funcional comienza a producir correctamente la proteína y se evita así la enfermedad. De los diferentes vectores que se han estudiado para optimizar el proceso de entrega del nuevo gen, los AAV han dado los mejores resultados. Estos vectores, producidos en laboratorio, provienen de virus que no causan enfermedades en humanos, pero nos ayudan a transferir el material genético que le falta al paciente al núcleo de sus células. El AAV serotipo 9, también llamadoAAV9, es el que empleamos en Novartis Gene Therapies, porque tiene además la capacidad de cruzar la barrera hematoencefálica y llegar al tejido nervioso.

“La terapia génica supone el presente y el futuro de la medicina”

La mera idea de pensar en ‘manipular’ el ADN de alguien suena a ciencia ficción… ¿Se puede decir que es ya una realidad?

Es ya una realidad y estoy convencida de que en el futuro cada vez veremos más aplicaciones. La terapia génica supone el presente y el futuro de la medicina por dos razones: la primera, porque ataca el origen, la causa raíz de la enfermedad en vez de sus efectos, lo que resulta clave para la vida del paciente. Y la segunda, porque administramos una sola dosis frente a los tratamientos crónicos que obligan a administraciones sucesivas de por vida. Esto supone un cambio de paradigma sin precedentes para la calidad de vida de nuestros pacientes.

Aparte de para tratar enfermedades de origen genético, ¿a qué otras patologías pueden aplicarse?

Las patologías genéticas potencialmente candidatas para la terapia génica son las denominadas monogénicas, aquellas causadas por defectos heredados en un único gen. Hay que tener en cuenta que las enfermedades genéticas están causadas por mutaciones que producen cambios en uno o varios genes. Los genes contienen el ADN, las instrucciones para fabricar proteínas. Las mutaciones modifican estas instrucciones, de forma que las proteínas no funcionan correctamente o faltan y se produce una enfermedad genética. Es ahí donde las terapias génicas adquieren su razón de ser atacando la causa raíz de la enfermedad.

Uno de vuestros últimos grandes logros ha sido la creación de Zolgensma, un medicamento eficaz para la Atrofia Muscular Espinal, una enfermedad genética devastadora que afecta a unas 400 personas en España. ¿Qué puede hacer este medicamento por las personas que padecen esta enfermedad?

Zolgensma ® (onasemnogene abeparvovec-xioi) se trata de la primera terapia génica diseñada para la atrofia muscular espinal (AME), una enfermedad devastadora que hasta hace poco tiempo no contaba con opciones terapéuticas eficaces. Hay que tener en cuenta que nueve de cada diez niños con la forma más grave y más frecuente de esta enfermedad fallecen o necesitan respiración asistida de por vida antes de cumplir los dos años si no reciben tratamiento. Nuestro tratamiento es una terapia revolucionaria que, a diferencia de otras, actúa sobre la causa subyacente de la enfermedad, detiene su evolución y redefine las posibilidades vitales para los pacientes y sus familias. Se evita de este modo la progresiva e irreversible destrucción de las motoneuronas, causante de la enfermedad y la aparición de los síntomas más graves de la AME. El tratamiento, que ya está disponible en EEUU y en prácticamente la mayoría de los países europeos, marca un antes y un después en la historia de esta enfermedad, ya que se administra en una sola dosis a través de una inyección intravenosa en 60 minutos y permite que los niños tratados precozmente lleven a cabo una vida prácticamente normal.

¿Cuándo se empezará a utilizar en España?

Está aprobado por las autoridades americanas y europeas y está siendo ya utilizado en EEUU y en prácticamente la mayoría de los países en Europa. En España, nuestro mayor compromiso es que esté disponible para las familias cuanto antes. En Novartis Gene Therapies estamos convencidos de que llegaremos a un acuerdo que permita a las familias acceder a este tratamiento. Hay que tener en cuenta que la AME es una enfermedad muy grave. Estimamos que cada año nacen en España 36 niños con la mutación genética, de los cuales 22 se corresponden con la forma más grave de la enfermedad. Estos niños sin tratamiento tienen una supervivencia inferior a los dos años.

“Todos somos conscientes de la necesidad de garantizar la fortaleza de nuestro sistema de salud”

De este medicamento se ha dicho que es ‘el más caro del mundo’…

Es cierto que se le ha puesto la etiqueta del medicamento ‘más caro del mundo’ y entendemos que puede tener un atractivo mediático, pero en realidad no lo es, dado que hablamos de una sola dosis en la vida del paciente. Sin embargo, desde Novartis Gene Therapies creemos que es importante y necesario diferenciar precio y valor. Nuestro objetivo es que el tratamiento esté disponible en España lo antes posible para los pacientes que lo necesitan, para ello queremos acordar las condiciones de manera responsable y en línea con su valor para los pacientes, los cuidadores y la sociedad. Como le comentaba antes, hablamos de una terapia génica transformadora y administrada en una única dosis frente a otros tratamientos crónicos de por vida, lo que ofrece una aportación significativa a los sistemas de salud.

¿En qué otras enfermedades estáis trabajando y en cuáles tenéis las investigaciones avanzadas?

Nuestra prioridad es poner a disposición de las familias esta primera terapia génica para la atrofia muscular espinal. Pero nuestros proyectos van más allá de la comercialización. Somos conscientes de la importancia del diagnóstico precoz en enfermedades como la AME, por eso estamos trabajando en estrecha colaboración con hospitales y autoridades sanitarias en distintos programas de cribado neonatal. En la AME, nos enfrentamos a una carrera contra el reloj en la que estamos hablando simple y llanamente de salvar vidas y de que los pacientes obtengan la mayor calidad de vida posible. Son ambas cosas, vivir y vivir lo mejor posible, esto marca la diferencia dependiendo del tipo de terapia que reciban, una sola dosis o un tratamiento crónico. Sabemos bien que el tratamiento es más eficaz cuanto antes de administre, de ahí la necesidad de acelerar los diagnósticos y el tratamiento. En paralelo y a más largo plazo, estamos trabajando también en terapias génicas para otras dos patologías: el Síndrome de Rett y la ataxia de Friedreich, otras dos enfermedades de las denominadas raras.

¿Acabaremos, en los próximos años, con muchas enfermedades genéticas gracias a la terapia génica?

No sé si la palabra acabar es la más adecuada, pero yo soy optimista y creo que, gracias a la terapia génica, seremos capaces de abordar cada vez más enfermedades genéticas de forma muy eficaz. En el caso de la AME, que es un buen ejemplo, ya es una realidad. Tenemos ya experiencia de niños tratados con terapia génica que han alcanzado hitos motores sin precedentes en el curso natural de la enfermedad y están haciendo una vida prácticamente normal.

Para acabar, ¿qué pediría, tanto a las administraciones públicas como a las farmacéuticas privadas, para afrontar el problema de las enfermedades raras?

Entendimiento, escucha, colaboración. Todos somos conscientes de la necesidad de garantizar la fortaleza de nuestro sistema de salud que, como estamos viendo ahora con la pandemia de coronavirus, debe ser un pilar fundamental de nuestro Estado de Bienestar y merece ser mimado. Nuestro compromiso como industria es una política de mano tendida hacia las Administraciones de manera que consigamos poner a disposición de los pacientes los tratamientos que necesitan sin comprometer la sostenibilidad del sistema sanitario. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento