24 horas de tensión e incertidumbre: así se fraguó el pacto de los alquileres que desbloqueó los Presupuestos

  • La negociación del lunes entre PSOE y Unidas Podemos vivió horas de bloqueo que amenazaron con dar al traste con la presentación del acuerdo de este martes.
  • La llamada de Irene Montero a José Luis Ábalos sirvió para desbloquear el acuerdo sobre la limitación del precio del alquiler.
  • Unidas Podemos gana la partida en lo relativo al ingreso mínimo, pero el PSOE se sale con la suya y no se subirá el IRPF a las rentas superiores a los 130.000 euros.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, este martes.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, este martes.
EFE

La presentación del pacto de Presupuestos que protagonizaron este martes por la mañana el presidente Pedro Sánchez y el vicepresidente Pablo Iglesias fue todo sonrisas, gestos de complicidad y buenas palabras. Pero lo que se vivió entre bastidores durante las 24 horas previas distó mucho de ser una negociación relajada para dar los últimos retoques al proyecto. Las conversaciones estuvieron bloqueadas durante buena parte del día, y quienes conocen a Iglesias aseguran que la amenaza de Unidas Podemos de negarse a suscribir el acuerdo no iba en absoluto de farol.

Los choques del lunes vinieron a culminar una negociación que no ha sido fácil desde el primer momento, y buena parte de la culpa que haya llegado a buen puerto se debe al secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que han elaborado mano a mano las cuentas. La sintonía entre ambos dirigentes evitó que el lunes tuvieran que reunirse Sánchez e Iglesias para desbloquear in extremis los Presupuestos, como ha ocurrido en otras ocasiones en las que la coalición se ha visto en un punto muerto. También contribuyó la fluida relación que mantienen el jefe de gabinete de Sánchez, Iván Redondo, y el director de Estrategia de Iglesias, Juanma del Olmo. Pero eso no evitó un día de discusiones intensas que solo se resolvieron a última hora de la noche.

El día ya empezó torcido cuando la Moncloa anunció que el proyecto de cuentas sería aprobado en el Consejo de Ministros de este martes. En Unidas Podemos este anuncio a los medios se interpretó como una estrategia de presión, ya que el texto no se había terminado de pactar e Iglesias seguía insistiendo con ligar los Presupuestos a la limitación de precios de los alquileres, una medida que ha sido el gran escollo de la negociación y que el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y la titular de Economía, Nadia Calviño, habían apostado por retrasar hasta que mejorase la situación económica.

La mañana del lunes fue infructuosa, aunque durante el fin de semana se habían conseguido algunos avances en relación a los alquileres. Si Ábalos señalaba a principios de la semana pasada que el control de los arrendamientos se haría "en el momento en el que país pueda encajarlo", en su entrevista del domingo en El Periódico se abría a "adelantar la tramitación de la ley de vivienda para satisfacer a Podemos". No obstante, los morados seguían reclamando que ese compromiso se estableciera por escrito y se abordaran algunos de los detalles del mecanismo para controlar los precios, algo que finalmente consiguieron.

Una mañana sin grandes avances

En vista de que las conversaciones -pilotadas por Ábalos y por la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra, y sus equipos- avanzaban muy lentamente mientras las horas corrían, fuentes de Unidas Podemos filtraban en torno a las 17.00 horas que el acuerdo con el PSOE aún estaba lejos y ponían en duda que se pudiera "llevar el proyecto de Presupuestos al Consejo de Ministros". Mientras, Iglesias recibía presiones del Sindicato de Inquilinos, al que había prometido la semana anterior que la regulación de los alquileres se pondría en marcha de manera urgente.

Durante la tarde se consiguieron más avances en el texto que recoge el compromiso de iniciar antes de febrero la tramitación de la norma para limitar los precios del alquiler, pero el riesgo real de bloqueo seguía existiendo. Fue entonces el turno de que la ministra de Igualdad, Irene Montero, llamara personalmente a Ábalos para desatascar la situación y cerrar los últimos detalles del documento, en el que Unidas Podemos insistió para que se mencionara expresamente la intención de abordar una "bajada" de los precios.

En torno a las 22.45 de la noche se anunciaba que había acuerdo, pero aún se mantenía la incógnita sobre cómo se presentaría el pacto. De hecho, la convocatoria del acto de las 9.00 de la mañana de este martes con Sánchez e Iglesias no llegaría hasta las 8.00 del mismo martes, lo que da muestra de lo in extremis que se alcanzaron los pactos. Finalmente, la norma sobre los alquileres la impulsarán conjuntamente la Vicepresidencia Segunda de Iglesias y el Ministerio de Transportes de Ábalos, lo que supone una victoria para Unidas Podemos, que se asegura estar presente en la elaboración del texto.

El ingreso mínimo y el IRPF

También las reformas en el ingreso mínimo vital para intentar ampliar su número de beneficiarios generaron tensión a última hora en la coalición de Gobierno, que se saldó incluso con una importante discusión entre el secretario de Estado Nacho Álvarez, y la ministra María Jesús Montero. Ahí, los morados terminaron llevándose el gato al agua, y el Gobierno espera que los cambios en la prestación permitan superar la decepción inicial que ha provocado su puesta en marcha, que ha beneficiado a solo 136.000 hogares, muchos menos de los 850.000 inicialmente prometidos.

Pero no ocurrió lo mismo en materia impositiva. Pese a que el Gobierno ha incluido una reforma fiscal en su acuerdo de Presupuestos, lo cierto es que la subida de impuestos afectará solo a 17.000 contribuyentes y el 0,12% de las empresas, y se deja fuera algunos de los acuerdos estrella del programa de coalición, como el establecimiento de un tipo mínimo del 15% en el impuesto de sociedades o la subida del IRPF a las rentas por encima de los 130.000 euros.

La negociación entre PSOE y Unidas Podemos sobre las figuras fiscales giró sobre todo en torno a la subida del IRPF. La propuesta inicial de los morados era llevar ya a cabo la subida de ese impuesto a las rentas por encima de los 130.000 euros, tal y como recoge el programa de coalición firmado en diciembre. Pero las resistencias del PSOE obligaron a Nacho Álvarez a rebajar sus expectativas y plantear una subida únicamente a las rentas por encima de los 200.000 euros. Finalmente, solo pagarán más impuestos las rentas del trabajo por encima de los 300.000 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento