El PSOE excluye finalmente el impuesto a la riqueza de su pacto con UP en la 'comisión de reconstrucción'

Sánchez e Iglesias se dan la mano frente a las cámaras tras conseguir la investidura de Sánchez como Presidente del gobierno con 167 votos a favor.
Sánchez e Iglesias se dan la mano frente a las cámaras tras conseguir la investidura de Sánchez como Presidente del gobierno con 167 votos a favor.
Juan Carlos Hidalgo / EFE

El PSOE ha vetado finalmente este miércoles la creación de un impuesto a las grandes fortunas por el que abogaba Unidas Podemos y que no figura en el borrador de conclusiones sobre "Reactivación económica" que los dos socios de Gobierno someterán a la aprobación de la 'comisión de reconstrucción del Congreso". La pugna por incluir o no esta nueva tasa ha hecho que los dos partidos hayan estado negociando cerca de 12 horas pero finalmente el texto consensuado no lo contempla.

Unidas Podemos insistía en incluir una propuesta que supondría gravar con entre el 2% y el 3,5% a los patrimonios superiores al millón de euros, sin incluir dentro de esa cuantía los primeros 400.000 euros de la vivienda habitual.

Hace unas semanas, Unidas Podemos daba por supuesto que así figuraría en la propuesta conjunta que presentarían con el PSOE en la 'comisión de reconstrucción'. Según afirmaban en este partido, había un compromiso por parte del presidente, Pedro Sánchez, de apoyarlo en el Congreso, a pesar de que dentro del Gobierno los ministros socialistas del área económica no lo defendía.

Sin embargo, finalmente no ha sido así y no figura en el capítulo de medidas fiscales para afrontar la recuperación económica tras la pandemia. En él, PSOE y Unidas Podemos abogan conjuntamente por "reducir la brecha fiscal con Europa", en comparación con la cual sostienen que hay margen para aumentar gastos y también ingresos, vía impuestos. También " mejorar la capacidad de recaudación en términos de justicia fiscal y capacidad de pago de los contribuyentes,  con el fin de que aporten más quienes más tienen para que reciban más quienes más lo necesitan".

PSOE y Unidas Podemos se comprometen a "desarrollar de manera efectiva una fiscalidad verde" y a "incentivar [también en el plano fiscal] las actividades más respetuosas con el medio ambiente, aproximando nuestra fiscalidad medioambiental a la de otros Estados miembros de la UE".

El fortalecimiento de la prevención y lucha contra el fraude fiscal, "especialmente el relacionado con las grandes fortunas y la economía sumergida" también figura en el borrador pactado entre PSOE y Unidas Podemos en el que, sin embargo, ha quedado fuera el impuesto a las grandes fortunas.

El PSOE lo rechaza

De esta forma, se ha impuesto finalmente la postura del ala socialista del Gobierno, que descartaba totalmente crear un nuevo impuesto dirigido exclusivamente a las rentas más altas. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, lo ha rechazado en varias ocasiones y ha apostado, en su lugar, por redistribuir el pago de impuesto por medio de tasas que ya existen y otras que no vayan dirigidas a un sector concreto de la población.

Fuentes del Gobierno advertían este mismo martes en contra de crear impuestos que puedan "estigmatizar" y convertirse en batalla política, como ha sucedido con el de patrimonio y el de sucesiones, que es prácticamente nulo en las comunidades donde gobierna el PP.

En en este sentido, el ala socialista del Ejecutivo apuesta por que los próximos Presupuestos Generales del Estado sitúen el incremento de los ingresos vía el impuesto de Sociedades -aunque Montero mantiene la bajada para las pymes, del 25 al 23%- o de otros nuevos como la tasa Google o a las transacciones financieras o la fiscalidad verde sobre los plásticos.

ERC se suma a Podemos

Por su parte, ERC también se ha sumado a la reclamación de crear un impuesto específico para las grandes fortunas. En concreto, pide que las "grandes fortunas de más de un millón de euros" tengan un "tipo impositivo del 3%". Para rentas del ahorro superiores a 100.000 euros se incrementará en dos puntos y en 5 para las superiores a 150.000 euros, para que pasen a tributar del 23 al 28%. Este aumento en la recaudación propone que se reparta al 50% entre el Estado y las comunidades.

Así figura en el borrador de conclusiones para la reactivación económica -y en el de Política Social- que los republicanos catalanes han registrado este miércoles, que también en materia fiscal reclama poner en marcha el impuesto a las transacciones financieras y "revisar" el régimen de las SOCIMIS, para que dejen de tributar al 0% y lo hagan con "un tipo de un mínimo de 15% sobre los beneficios no distribuidos".

Entre las propuestas de Politica Social para afrontar la recuperación por la Covid-19, ERC pide también derogar la ley mordaza y suspender los desahucios.

Por otra parte, ERC también reclama también "derogar en su totalidad las reformas laborales del PP y del PSOE", la "obligación" de mantener el empleo durante un año tras la finalización del estado de alarma y que antes de que termine este año los trabajadores autónomos coticen por sus ingresos reales, no según el actual sistema de módulos de actividad.

Asimismo, ERC insiste en "impulsar un permiso remunerado para el cuidado a menores y personas dependientes" para que progenitores y cuidadores no tengan que incorporarse al trabajo y también ajustar sus horarios laborales al horario escolar y "fomentar el teletrabajo y la flexibilidad horaria" para hombres y mujeres.

Además de incrementar la recaudación por parte de la Generalitat en las rentas al ahorro, ERC incluye en sus peticiones económicas que se traspase al Govern "la gestión integral de sus aeropuertos, puertos, trenes y carreteras",  que se revierta la "poca libertad de gestión e infrafinanciación" del Puerto de

Barcelona y el traspaso del servicio de Cercanías y Regionales a Cataluña y a otras comunidades que lo soliciten cuando el recorrido sea dentro de su territorio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento