Los corticoides como la dexametasona han aumentado un 50% la supervivencia de los pacientes Covid en España

Paciente con Covid-19 en la UCI (Archivo)
Paciente con Covid-19 en la UCI (Archivo)
Eduardo Parra - Europa Press

La dexametasona se convirtió esta semana en el primer medicamento sobre el que se ha logrado probar su eficacia contra el Covid-19 tras los ensayos clínicos realizados por la Universidad de Oxford.

Este medicamento y otros similares, que vienen siendo utilizados desde el inicio de la pandemia por los profesionales médicos con los pacientes de Covid-19, han sido también efectivos en España, según un estudio realizado por miembros de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria con datos de 174 hospitales.

La clave para el éxito del tratamiento con medicamentos corticosteroides como la dexametasona, la metilprednisolona o el urbason, es que se empiece a suministrar a los pacientes a partir de la primera semana de hospitalización.

Es en esta fase de la enfermedad, que solo se produce en los casos más graves, cuando el ataque del virus a ciertas células del sistema cardiovascular genera una reacción descontrolada del sistema inmuntario que es la que acaba por pruducir la muerte del paciente.

Estos fármacos son inmunodepresores, es decir, rebajan la respuesta del sistema inmune y evitan la letal inflamación generalizada que se produce tras la llamada tormenta de citoquinas, aunque no actúan de forma directa contra el virus.

Es este último reto, lograr un tratamiento que ataque al coronavirus, lo que no se ha logrado hasta la fecha. El referido estudio también concluye que los tratamientos con antivirales como ritonavir y lopinavir -empleados habitualmente contra el VIH- no son efectivos.

Curiosamente sí ha dado resultados positivos durante estos meses la hidroxicloroquina, un medicamento que ha sido descartado por la Organización Mundial de la Salud y que obtuvo resultados negativos en los ensayos clínicos realizados en Oxford, pero que fue empleado de forma habitual al inicio de la pandemia, aunque a dosis mucho más bajas que las empleadas durante estos ensayos.

Finalmente, el estudio también avala el uso de heparina, un anticoagulante que ha resultado efectivo para contrarrestar uno de los efectos que deja la infección por Covid-19 en pacientes aparentemente recuperados: la formación de coágulos que pueden resultar en trombosis o ictus

Mostrar comentarios

Códigos Descuento