Iglesias insiste en "derogar" la reforma laboral tras la subida del salario mínimo

  • Hace apenas unos días el presidente Pedro Sánchez apostaba solo por derogar sus "aspectos más lesivos".
  • Iglesias recuerda que el objetivo final del Gobierno es elevar el salario mínimo a en torno a 1.200 euros.
Iglesias dice que "muy pronto" los trabajadores tendrán una buena noticia
El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, este miércoles.
Europa Press

Una vez conseguido el primer objetivo en materia laboral, la subida del salario mínimo interprofesional a los 950 euros, ahora toca "derogar la reforma laboral". Así lo aseguró este jueves el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, pese a que hace unos días el presidente Pedro Sánchez volvió a señalar que serían los "aspectos más lesivos" de esa norma los que quedarían derogados.

Iglesias fue entrevistado en El Programa de Ana Rosa apenas un día después de que se anunciase la subida del salario mínimo pactada con sindicatos y patronal, un acuerdo por el que el vicepresidente felicitó a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y también a los líderes sindicales y al máximo dirigente de la CEOE, Antonio Garamendi, con quien reconoció tener cierto "feeling personal". 

Pese a que la cuantía no ha podido elevarse hasta los 1.000 euros, como pretendía inicialmente Iglesias, éste aseguró que 950 euros es una cantidad "razonable" y facilitaba el acuerdo con todas las partes. No obstante, el vicepresidente recordó que el objetivo del Gobierno sigue estando en que, al final de la legislatura, el salario mínimo ronde los 1.200 euros mensuales.

De igual forma, Iglesias recordó que PSOE y Unidas Podemos tienen "firmada" en su acuerdo de coalición la "derogación de la reforma laboral". Y apostó por "construir el cuarto pilar del Estado del bienestar" en el marco del "diálogo social", potenciando las ayudas familiares.

La reforma del delito de sedición

Mucho más escueto fue Iglesias al referirse a la reforma del delito de sedición, que probablemente se abordará dentro de la reforma del Código Penal que el Gobierno ha anunciado que llevará al Congreso. El vicepresidente se limitó a señalar que es necesario "adaptar nuestra legislación penal a los estándares de Europa", algo de lo que, dijo, "no puede estar en contra ningún demócrata".

Con respecto a la crisis de Cataluña, Iglesias se mostró confiado en poder llegar a un acuerdo con la Generalitat y sostuvo que la actitud negociadora que ha llevado a la subida del salario mínimo es la que debe servir para solucionar el desencuentro. "Es mejor un acuerdo en el que ninguna de las dos partes quede del todo satisfecha que un desacuerdo", afirmó. Y se mostró dispuesto a reformas legales si son necesarias para ello: "Las leyes van cambiando todos los días".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento