Miles de jubilados, que secundan una concentración en defensa del sistema público de pensiones, han cortado este jueves la Carrera de San Jerónimo en Madrid cerrando así el acceso al Congreso de los Diputados desde la Plaza de Neptuno hasta la calle Cedaceros.

La concentración contra "las pensiones de miseria", según reza el cartel de la convocatoria ha sido organizada por la coordinadora estatal por la defensa del sistema público de pensiones, y participan en ella entre tres mil y cuatro mil personas, según algunas estimaciones policiales.

La gran repercusión de esta protesta ha sorprendido porque ni siquiera los manifestantes del movimiento 15M consiguieron en su momento cortar la Carrera de San Jerónimo, lo que este jueves han logrado los pensionistas con su concentración, que hasta el momento transcurre con normalidad.

"Pueblo de Madrid, movilízate, a estos sinvergüenzas hay que pararles los pies", "Queremos nuestras pensiones, no ladrones" o "¡Qué vergüenza, nos roban las pensiones!", son algunas de las consignas que gritan los manifestantes en la Plaza de las Cortes, justo frente a la Puerta de Los Leones del Congreso.

Entre quienes secundaban la manifestación estaba Mari Carmen Barrera, secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, quien ha confirmado que habrá un calendario sostenido de movilizaciones que irá creciendo con protestas cada quince días, la dos próximas el 1 y el 15 de marzo.

"Ya comenzamos en septiembre con las marchas por pensiones dignas, estamos implicados a tope y si el Gobierno no retira la reforma de las pensiones de 2013 llegaremos a donde tengamos que llegar y probablemente si se dan las circunstancias a la máxima movilización", ha advertido.

La dirigente de UGT avanza también "acciones en todo tipo en el Parlamento y de índole jurídica si procede" contra lo que considera una "malísima y dañina reforma de las pensiones".

"La indignación está creciendo"

"La indignación de los pensionistas está creciendo, ayer mismo el presidente decía que él se dedicaba a gobernar y que subir pensiones era solo un buen propósito cuando hay cinco millones pensionistas en el umbral de la pobreza", ha denunciado.

A la protesta se han unido algunos diputados para mostrar su apoyo a las demandas de los pensionistas, entre ellos Íñigo Errejón de Podemos, con quien los jubilados han coreado gritos de "Sí se puede".

"Cuando los pensionistas están reclamando pensiones dignas, no defienden sólo lo suyo, defienden las pensiones que van a quedar a nuestra generación", ha dicho Errejón que ha defendido que para rescatar las pensiones de los abuelos hay que proteger los salarios y contratos de los nietos. También se han sumado a la protesta el diputado del PSOE Rafael Simancas y el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, entre otros.

Preguntada por la concentración, la portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, ha recordado a los periodistas que su grupo ha hecho "bandera" de la lucha por las pensiones esta legislatura, pero ha lamentado que la "entente" entre PP y Cs esté frenando cualquier avance.

La protesta ha motivado un aumento del despliegue policial en los alrededores de la Cámara Baja, y se ha cerrado el acceso por la Carrera de San Jerónimo, por lo que los diputados que a esta hora quieren abandonar el edificio tienen que hacerlo por la parte trasera.

Movilizaciones por toda España

En Oviedo, más de 4.500 personas han marchado desde la Estación de tren hasta el Instituto Nacional de la Seguridad Social en las inmediaciones de la Plaza de América, pidiendo también a los jóvenes que se sumen a estas reivindicaciones en lugar de "quedarse en casa". "Parece que no va con ellos y son los más interesados, el día que falten papá y mamá se van a acordar", ha dicho uno de los manifestantes.

Las asociaciones de pensionistas de Asturias y Gijón (APA y APG) han sido las convocantes de esta marcha para cargar contra la subida del 0,25 por ciento de este año. El presidente de APA, Pepe Fuentes, ha apuntado que su reivindicación pasa por que las pensiones suban conforme al IPC y por una reforma de la Constitución para "blindar" las pensiones y evitar así que "el gobierno de turno" pueda perjudicar al colectivo.

Bilbao es otra de las ciudades donde mayor cantidad de pensionistas han salido a la calle, con una marcha masiva protagonizada por 34.000 personas según el programa Las Mañanas de Cuatro.

En Barcelona, unas 400 personas según la Guardia Urbana se han manifestado por el centro de la ciudad en una marcha convocada por el colectivo Marea Pensionista.

En Valladolid, cerca de 600 personas, según fuentes policiales, se han manifestado a las 12.00 horas en la plaza de Fuente Dorada, desde donde se han dirigido hasta la Plaza Mayor. La marcha se enmarca en los actos reivindicativos convocados a nivel estatal por la recién instituida Coordinadora de Pensionistas en Defensa del Sistema Público de Pensiones, cuyo génesis se encuentra en las redes sociales y que cuenta, además, con el respaldo de los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT; de organizaciones como la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza (STECyL-i), y de los Servicios Públicos.

Asimismo, alrededor de 500 pensionistas y jubilados se han concentrado en la Plaza de España de Mérida.

Báñez niega que vayan a perder poder adquisitivo

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha descartado que una persona que se retire hoy vaya a perder cerca de 350 euros mensuales de poder adquisitivo a lo largo de su vida como jubilado, tal y como auguraba un estudio elaborado por la consultora AFI y la patronal del seguro Unespa.

En una entrevista en Antena 3, la ministra de empleo ha considerado que este informe ha sido elaborado por una parte interesada "en vender un producto comercial concreto", y ha dejado claro que el sistema público de pensiones es viable y que el complementario es "para quien lo quiera poner en marcha".

Ha descartado retrasar la edad de jubilación más allá de los 67 años y ha augurado un acuerdo "de aquí a primavera" en el seno de la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, donde a su juicio, se dará el visto bueno a la posibilidad de elegir los años de cómputo para la pensión en largas carreras laborales.

La ministra ha recordado que la brecha de género en las pensiones se ha reducido un 13 % desde que el Gobierno aprobó hace dos años el complemento por maternidad, por el que una de cada dos mujeres pensionistas cobra hasta un 15 % más por haber trabajado y tenido hijos.