Precio del Bitcoin/euro en tiempo real: evolución actualizada e histórica de la criptomoneda más popular

Desde hace algunos años, las criptomonedas en general y el Bitcoin en particular se han convertido en uno de los activos de inversión más populares entre aquellos usuarios que operan a corto plazo. Esto se debe, fundamentalmente, a que el valor de los criptoactivos es bastante volátil y suele experimentar grandes fluctuaciones en poco tiempo, lo que abre la posibilidad de ganar mucho dinero en cuestión de días y, al mismo tiempo, de perderlo en ese periodo tan corto.

El riesgo de invertir en criptomonedas, por lo tanto, es muy elevado, pero, como ocurre con otros activos de alto peligro, cuánto mayor es éste más elevadas son también las perspectivas de obtener cuantiosos beneficios.

En este sentido, el Bitcoin es y no es, al mismo tiempo, una excepción. Como muchas otras criptomonedas, experimenta fuertes fluctuaciones a corto plazo que pueden provocar grandes pérdidas o interesantes beneficios a sus propietarios. Pero, a diferencia de muchos otros criptoactivos, aunque su valor se hunda tras un periodo alcista, siempre recupera buena parte del mismo a largo plazo. Por lo tanto, quienes no tengan la necesidad inmediata de recuperar lo invertido pueden armarse de paciencia para disminuir las pérdidas e, incluso, conseguir beneficios si esperan lo suficiente.

A continuación te mostramos una gráfica con la evolución del precio del Bitcoin/euro en tiempo real. Un poco más abajo te explicamos las perspectivas del progreso de su valor para este año, el carácter cíclico de sus aumentos y disminuciones, los factores que influyen en su cotización o cómo invertir en esta criptomoneda de forma segura, entre otros aspectos.

Precio del Bitcoin hoy

 

Invertir en Bitcoin es muy arriesgado y las posibilidades de perder parcial o totalmente su dinero, elevadas.

Los mejores brókers para invertir en Bitcoin

eToro

categoríaInformación
Depósito mín en España50 $
Instrumentos ofrecidos+ 1000
Retirar fondos

1 día trámite. 1-8 de ingreso (según forma de pago)

regulacion

Regulado y registrado por

FCA, CySEC, ASIC...

eToro es una plataforma de inversión multiactivo. El valor de sus inversiones puede aumentar o disminuir. Su capital está en riesgo.

Trade Republic

categoríaInformación
Depósito mín10€
Instrumentos ofrecidos+ 9000
Retirar fondos

1 - 3 días

regulacion

Regulado y registrado por

BaFIN

Invertir en la criptomonedas conlleva riesgos: el valor de las inversiones puede subir o bajar y es posible que recibas menos de lo que invertiste originalmente.

DEGIRO

categoríaInformación
Depósito mínsin depósito mínimo
Instrumentos ofrecidos+ 1000
Retirar fondos

 2 - 4 días laborables

regulacion

Regulado y registrado por

BaFin, AFM, CNMV

Invertir conlleva riesgos de perder tu dinero.

Scalable

categoríaInformación
Cómo invertirETFs sobre criptomonedas
Depósito mín1€
Rentabilidad4% anual por el dinero no invertido
Instrumentos ofrecidos+ 11000
Retirar fondos

2 - 5 días

regulacion

Regulado y registrado por

BaFIN, CNMV

La inversión conlleva riesgos. El valor de tus inversiones puede bajar o subir y puedes recuperar menos de lo invertido. Los resultados pasados, las simulaciones o las previsiones no son un indicador fiable de los resultados futuros.

Kraken

categoríaInformación
Depósito mínSin depósito mínimo
Instrumentos ofrecidos+ 200
Retirar fondos

0 - 5 días

regulacion

Regulado y registrado por

FCA

Operar con futuros, derivados y otros instrumentos utilizando apalancamiento implica un elemento de riesgo y puede no ser adecuado para todo el mundo. Lea el aviso de riesgo de Kraken para obtener más información.

La enorme remontada del precio del Bitcoin en 2023, ¿seguirá en 2024?

Aunque el nombre del Bitcoin llevaba ya varios años sonando en muchos círculos financieros y tecnológicos, fue en 2020 cuando su popularidad se disparó y el mundo entero comenzó a oír hablar de él, y en 2021 cuando se convirtió en un auténtico fenómeno de inversión. Y es que el precio de la criptomoneda pasó de los algo más de 6.500 euros por unidad en enero de 2020 a los casi 60.000 euros en noviembre de 2021, su valor máximo histórico hasta el momento. De tal forma que aquellos que compraron el criptoactivo a finales de 2019 casi multiplicaron por diez su inversión.

Esa etapa, la comprendida entre principios de 2020 y finales de 2021, fue el periodo alcista más prolongado y acusado de la historia del precio del Bitcoin, pues nunca antes había crecido tanto durante tanto tiempo, aunque tuvo un pequeño bache entre mayo y julio de 2021. A esa etapa de bonanza, sin embargo, le sobrevino un acelerado hundimiento por el que la criptodivisa perdió la mitad de su valor para enero de 2022, de casi 60.000 euros a 32.000 en apenas dos meses.

Y la cosa no quedaría ahí, pues el 2022 sería un año particularmente malo para el Bitcoin, cuyo precio se siguió hundiendo sin remisión hasta que, en diciembre, alcanzó su valor mínimo tras el gran periodo alcista de 2020-2021: 15.500 euros. Esta evolución extremadamente negativa hizo que muchos analistas considerasen que la burbuja de las criptomonedas había explotado definitivamente tras dos años de locura, puesto que su principal activo no conseguía remontar el vuelo. Pero nada más lejos de la realidad.

Con el inicio de 2023 el precio del Bitcoin empezó a dar notables síntomas de mejoría, y sólo en el mes de enero pasó de los 15.500 euros por unidad a los 21.800, su mayor escalada desde febrero-marzo de 2022. Este incremento fue tomado con prudencia por los inversores, porque en febrero-marzo de 2022, tras aumentar su valor en 9.000 euros, se hundió rápidamente hasta perder 24.000 euros de valor para junio de ese año.

No ocurrió así esta vez, y la subida se estabilizó para, más adelante, volver a experimentar nuevas y significativas escaladas en marzo y, sobre todo, durante todo el otoño de 2023, cuando el precio del Bitcoin se ha vuelto a disparar, pasando de los 24.800 euros en septiembre a los 40.000 a finales de diciembre. Y no se ha detenido ahí, puesto que la criptomoneda ha comenzado el 2024 al alza, alcanzando en los primeros días de enero los 44.400 euros.

Esa evolución positiva responde a varios factores que han despertado el optimismo de los inversores y que, según diversos analistas, hacen probable que continúe al alza en 2024. El aspecto que más esperanzas genera entre los expertos respecto a la progresión al alza de la criptomoneda es la aprobación de los ETF de Bitcoin al contado, que supondrá un nuevo hito en su historia y generará un interés renovado por la criptodivisa.

Otro aspecto importante es el de la mejora de la situación económica internacional tras un 2022 complicado como consecuencia, entre otros, de los efectos financieros de la pandemia de coronavirus y del estallido de la guerra de Ucrania. En 2023 ya se empezó a sentir una paulatina disminución de la inflación a nivel global, y la mayoría de los analistas están de acuerdo en que los precios de los productos de consumo seguirán reduciéndose en 2024. Esto llevará, probablemente, a que los bancos centrales empiecen a bajar los tipos de interés, como ya ha anunciado, entre otras, la Reserva Federal de Estados Unidos. Ambos hechos harán que los costes de vida sean menores, por lo que los usuarios tendrán más dinero disponible para invertir.

Por último, se espera que el minado de Bitcoin se reduzca durante 2024, ya que se va disminuir a la mitad la recompensa que reciben los mineros por participar en su creación. Esto hará que para muchos de ellos deje de ser rentable este proceso por los altos costes energéticos que conllevan, de tal manera que se emitirá un número menor de esta criptomoneda, será más difícil cubrir su demanda y, en consecuencia, su precio aumentará.

Así pues, las perspectivas sobre el precio del Bitcoin para 2024 son positivas, y los analistas consideran que la notable evolución al alza que ha experimentado en los últimos meses de 2023 se prolongará a lo largo del presente año. No obstante, siempre hay que tener en cuenta que son sólo pronósticos basados en hechos, algunos confirmados y otros aún por confirmar, y en comportamientos previos de la criptomoneda. Pero, como predicciones que son, pueden fallar, y que el precio de la criptodivisa vuelva a desplomarse, como ya hizo en 2022. Por ello, se recomienda a las personas que estén pensando en invertir en Bitcoin en 2024 que se informen muy bien sobre el funcionamiento, la historia y, sobre todo, los peligros de operar con este activo, puesto que el riesgo de perder dinero es bastante elevado.

La historia cíclica del precio del Bitcoin, ¿un indicador fiable?

Al observa la gráfica histórica del precio del Bitcoin se puede comprobar que su evolución tiende a repetir siempre un mismo patrón: tras un periodo de relativa calma, con un aumento de valor lento pero constante a medio y largo plazo, experimenta una espectacular subida en muy poco tiempo para, poco después, hundirse. Esto le lleva ocurriendo casi desde sus inicios, puesto que ya en 2011, sólo dos años después de ser lanzada, pasó de valer 8 centavos a 31 dólares en seis meses para, poco después, hundirse hasta los dos dólares.

La buena noticia es que en todos esos picos seguidos de vertiginosas caídas ha habido una constante positiva hasta el momento, el precio del Bitcoin siempre se ha estabilizado por encima del valor previo a la subida del periodo alcista. En 2011 partió de los 8 centavos y se estabilizó en dos dólares. En 2013 partió de los 13 dólares para alcanzar un máximo de 1.240 y se estabilizó en unos 600 dólares. Entre 2017 y 2018 partió de los 800 dólares hasta llegar a los 19.780 dólares y estabilizarse en los 3.300 dólares. Y en el periodo 2020-2021, el que lo catapultó a la fama mundial, arrancó en 6.550 dólares para alcanzar los 66.400 y finalmente caer a los 17.000 dólares al final de 2022.

Además, tras todas esas caídas después de experimentar un periodo al alza, el precio del Bitcoin ha ido remontando poco a poco su valor hasta alcanzar, de nuevo, un momento en el que se ha disparado hasta un pico.

Todo esto quiere decir que el precio del Bitcoin, más allá de los momentos de furor en los que se dispara extraordinariamente, crece de forma sostenida a largo plazo. Por lo tanto, aunque invertir en él sigue siendo muy arriesgado, es una de las criptomonedas más estables en periodos largos de tiempo para quienes saben tener paciencia. Esto ha hecho que muchos particulares y empresas empiecen a verlo no ya como un activo para ganar dinero a corto plazo, sino como un producto para obtener beneficios a largo plazo e, incluso, para combatir la inflación.

No obstante, también hay que tener cuidado con esto. Que ese haya sido su comportamiento hasta ahora no quiere decir que, necesariamente, vaya a seguir siéndolo. El precio del Bitcoin ya experimentó una evolución relativamente anómala en el periodo 2020-2021, puesto que lo habitual hasta ese momento era que sus picos fuesen intensos y cortos para estabilizarse tras la caída. Sin embargo, durante esos dos años su valor se consolidó al alza, aunque sufrió un pequeño bache entre mayo y junio de 2021.

Lo que ocurrió en el citado periodo es que en el precio del Bitcoin ya no sólo influyeron las propias dinámicas del mercado de las criptomonedas y la oferta o la demanda que hubiese, sino que entraron en juego importantes factores externos como consecuencia de la enorme popularidad que adquirió en 2020, que afectaron profundamente a la confianza de los inversores. Algunos de esos factores, además, fueron de muy difícil predicción, como la decisión del empresario Elon Musk de comprar Bitcoins por valor de 1.500 millones de dólares en 2021.

Por lo tanto, aunque el comportamiento del precio del Bitcoin sea relativamente similar a lo largo del tiempo, la enorme popularidad que ha adquirido la criptomoneda la hace extremadamente vulnerable a sucesos impredecibles como la decisión personal de un empresario de adquirir o vender una enorme cantidad de ellos, la posibilidad de que una ley dificulte o facilite sus transacciones en un país importante o, simplemente, que un líder de opinión hable bien o mal de él.

Estos eventos pueden dar al traste con cualquier pronóstico y romper la evolución cíclica del precio del Bitcoin con relativa facilidad.

Previsiones sobre la evolución del precio del Bitcoin: factores que influyen en su valor

Pero, entonces, ¿no se puede prever cómo se comportará el Bitcoin en el futuro? La respuesta es que depende. Existen varios factores que se pueden analizar para hacer pronósticos y que, de hecho, son los que tienen en cuenta los analistas de los mercados de inversión para elaborar sus informes. Pero siempre hay que tener en cuenta que es imposible anticiparse a hechos imprevisibles que pueden provocar un fuerte impacto de un día para otro en el valor de la criptomoneda.

Dos de los principales factores que afecta al precio del Bitcoin son la oferta y la demanda, como le sucede a la mayoría de activos: cuando muchos quieren comprar y hay poca criptomoneda disponible, su valor aumenta, mientras que cuando muchos quieren vender y hay pocos compradores, su valor disminuye.

Otro factor que influye muchísmo en el precio del Bitcoin es el impacto de las noticias relacionadas con la criptomoneda en los inversores. Cuando sucede algo que estos perciben como positivo para el activo, el valor sube porque se lanzan a comprar, mientras que cuando es negativo, muchos optan por vender ante el temor de perder dinero, por lo que su valor cae.

La opinión de figuras públicas relevantes sobre su parecer acerca del Bitcoin también puede provocar subidas y bajadas de su precio, en especial si esas personas se consideran expertos en asuntos financieros o empresariales.

Un factor más que afecta al precio del Bitcoin son las decisiones gubernamentales sobre las criptomonedas. Si un gobierno promulga una regulación restrictiva que les perjudique es probable que muchos inversores se deshagan de ellas porque será más difícil especular con el activo.

Por último, la marcha general de la economía también afecta al precio del Bitcoin. En momentos de bonanza o de recuperación, con más dinero disponible para invertir, su precio se puede experimentar aumentos, mientras que en situaciones de crisis, cuando los inversores buscan liquidez y desconfían de las consecuencias que el malestar financiero puede tener en los activos, es probable que su precio caiga.

No obstante, en algunos casos una situación económica no completamente adversa, pero sí de gran incertidumbre, ha beneficiado al crecimiento del precio del Bitcoin, como sucedió en 2020 cuando se desató la pandemia de coronavirus. Aunque su valor bajó en los primeros momentos, a partir de mediados de marzo, con medio planeta confinado, empezó a escalar poco a poco, y para octubre de ese mismo año, con el inicio de la segunda ola en toda Europa, su precio se disparó.

¿Cómo invertir en Bitcoin de forma segura?

Al invertir en Bitcoin no sólo hay que tener en cuenta sus fluctuaciones y las previsiones sobre su evolución, también la plataforma a través de la que se opera con ellos. Y es que el mercado de las criptomonedas ha adquirido gran popularidad en los últimos años gracias a las enormes sumas de dinero que mueve, lo que ha atraído a personas que buscan sustraer el dinero de los inversores de forma ilícita a través de webs falsas.

Para evitar engaños y estafas a la hora de comprar Bitcoin es fundamental comprobar que la plataforma a través de la que se invierte es legal, está regulada y cumple con todos los requisitos para la compraventa de activos impuestos tanto por las autoridades españolas como europeas (todos los brókers que aparecen en esta página cumplen con esos requisitos). De esta forma, el usuario podrá tener la seguridad de que está invirtiendo de forma segura, al menos en lo que se refiere a la legitimidad de las transacciones, la protección de los productos adquiridos y su dinero.

En lo que se refiere a la seguridad de la propia inversión, como hemos visto el Bitcoin es un activo muy volátil y en ningún caso se puede garantizar que la persona que decida operar con esta criptomoneda vaya a obtener beneficios, antes al contrario: un gran número de inversores de este producto pierde dinero. Por eso, antes de invertir en él hay que informarse muy bien de su funcionamiento y comprender su elevado riesgo.

El único aspecto positivo en este sentido es que, como también hemos visto un poco más arriba, el Bitcoin suele tener un comportamiento cíclico por el que, por mucho que se hunda, siempre recupera buena parte de su valor a largo plazo. Por lo tanto, aquellos inversores que no tengan prisa por recuperar su dinero pueden optar por mantenerlos en propiedad en un periodo a la baja con vistas a que vuelva a subir en el futuro y poder así evitar pérdidas.