Sueños de verano

Sarah Morris  Corresponsal británica en EspañaOPINIÓN
Una niña de vacaciones en Dorset.
Una niña de vacaciones en Dorset.
GTRES

Mi hermano y yo solíamos pasar parte de las vacaciones del verano con mis primos en Newcastle, en el norte de Inglaterra. Mi tía Mary nos llevaba a Whitley Bay. En un mar glacial, nos descalzábamos para buscar winkles (bígaros) en las rocas. Como diminutos caracoles, me resultaban especialmente deliciosos entonces, quizás porque los habíamos recolectado personalmente.

Seguramente a Boris Johnson le gustaría que la población británica redescubriera rincones así de la isla este año con unas staycations, dando una inyección a una economía lastrada. El Reino Unido tendrá unas pérdidas cercanas a un billón hasta el 2025, dijo el lunes el Instituto Nacional de Investigación Económica y Social. La isla sufre más que muchos países ricos por la “gestión inadecuada del Covid-19” por el gobierno y por los efectos del Brexit, precisó.

Sin embargo unas vacaciones patrióticas atraen poco a una nación acostumbrada desde el final de los años 70 a disfrutar de climas más cálidos. Hay que ser sincero: este fin de semana hay lluvia prevista en Whitley Bay y la temperatura máxima ha sido de apenas 13 grados. Imagínate cómo es levantarte uno de esos días grises, poner la radio y escuchar cómo el premier está siendo investigado por unas vacaciones en el Caribe, presuntamente recibidas de un donante al Partido Conservador por valor de 17.000 euros en el nuevo año de 2020.

Mis compatriotas están ansiosos de “volar al verano”: es decir un hotel con piscina y una playa bordeada por el Mediterráneo

Mis compatriotas están ansiosos de “volar al verano”: es decir un hotel con piscina y una playa bordeada por el Mediterráneo, y el gobierno español lo sabe. El miércoles reveló su campaña con el fin de recuperar a los turistas extranjeros, liderados en 2019 por 18 millones de británicos. Los anuncios incluyen vídeos reales de los estreses de la vida confinada – las videoconferencias interrumpidas por los niños, los intentos de ponerse en forma en espacios pequeños, etc. - que contrastan con imágenes de viajeros relajándose en playas, caminando por bosques, haciendo el Camino de Santiago o admirando un plato vanguardista. “Need a holiday?” se pregunta. La respuesta: “You deserve Spain!”

Presentando la campaña a los medios, la Ministra de Turismo, Reyes Maroto, nos contó que están hablando con el gobierno británico, haciendo todo lo posible para que España, o por lo menos alguna de sus regiones, entren en las próximas semanas en la lista verde como destino seguro. Su mensaje optimista de que el gobierno de Johnson tomará cuenta de la tendencia a la baja de los casos Covid quedó algo diluido por el desencuentro político entre la titular de Exteriores y la Presidenta de la Comunidad de Madrid.

Si España se queda en la lista ámbar, una pareja con dos niños de más de doce  años tendrían que pagar unos mil euros en PCRs y pedir diez días más de vacaciones a su empresa para hacer la cuarentena a la vuelta de su viaje. La perspectiva de este tipo de estrés postvacacional puede hacer que tomar helados en Geordieland, con el viento frío soplando por Whitley Bay, tenga de nuevo su atractivo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento