Cómo es el bull terrier, un perro siempre dispuesto para el juego y muy protector

  • El bull terrier, que tiene dos tamaños admitidos, pertenece a la sección de terriers de tipo bull.
Bull terrier.
Bull terrier.
20minutos
Bull terrier.

Como contamos en el artículo dedicado a la raza del american pit bull terrier, en el siglo XIX se popularizó en Gran Bretaña el entonces considerado deporte de las peleas de perros de presa, tanto entre sí como luchando contra toros u osos. Estos perros también gozaban de gran reconocimiento como controladores de ratas y otros animales considerados perjudiciales para la industria humana.

El bull terrier, perteneciente a este grupo de perros de presa, está estrechamente ligado al nombre de James Hinks, un criador de perros inglés que desarrolló esta raza en la década de 1850 cruzando al antiguo terrier blanco inglés, ya extinto, con perros tipo bull, dálmatas, y galgos. Hinks creó, mediante este programa de cría, un perro robusto, tenaz y con gran espíritu luchador. La parte buena es que James Hinks estaba muy poco interesado en las peleas de perros, y su nueva raza estaba más orientada hacia los eventos de belleza, de manera que el bull terrier, desde el principio, no tuvo que pasar tanto por el duro proceso de otros compañeros caninos de su mismo grupo en cuanto a pelear hasta la muerte en los fosos de competición.

Continuando el legado paterno, hijos y nietos de James Hinks siguieron con la cría de bull terrier hasta 1980, por lo que su apellido es mundialmente conocido en relación a esta raza de perros. Sin embargo, el bull terrier actual, al menos físicamente, no tiene nada que ver con el que se puede ver en fotografías de principios del siglo XX, y es una de las razas modernas que ha sufrido una alteración extrema en las últimas décadas con su cabeza en forma de huevo y un cuerpo excesivamente pesado. 

Mike Morabito, juez canino y experto en terriers de tipo bull en Europa, es categórico en su opinión sobre este cambio morfológico que se ha ejercido sobre los bull terrier: “son víctimas de las modas y perjudica seriamente la salud del perro, que es lo más grave. En sus inicios, era un perro elegante, con buena salud, estéticamente impecable”. Nos informa, por otro lado, que de unos años a esta parte, algunos criadores están volviendo a criar y seleccionar bull terrier como perros funcionales, para caza mayor, deportes y actividades caninas, pero que esta selección pasa por introducir cruces, porque un bull terrier puro tal como entienden los estándares actuales, no podría realizar estas tareas, por imposibilidad física.

Los colores admitidos en el bull terrier son el blanco puro, sin pigmentación de otro color, y los atigrados, negros, rojos, leonados y tricolores. El azul mirlo y los colores hígado son indeseables y penalizables.

Cariñosos con la familia y de naturaleza alegre, pero fuerte instinto dominante

Quienes conviven con un bull terrier los describen como perros muy entrañables y devotos hacia su núcleo familiar, predispuestos al juego y el ejercicio. Sin embargo, debido a su gran robustez, huesos grandes y fuerza física, el bull terrier exige tutores con experiencia o información previa en la raza, una sociabilización continua y firme y adquirir el compromiso de que necesitan una actividad física alta. En el adiestramiento tienen reputación de obstinados y se recomienda supervisión en la interacción con niños pequeños o la convivencia con otros perros.

En los ejemplares blancos, se debe valorar su predisposición genética a la sordera, y en toda la raza, muestran tendencia a padecer alergias de piel y enfermedades cardíacas y renales.

Para ampliar información y contactar con criadores de bull terrier que garanticen un buen equilibrio físico y psicológico, se recomienda el Club Bull Terrier España (CBTE), que trabaja bajo normativa de la Real Sociedad Canina de España. Para adoptar un ejemplar o ser casa de acogida, se propone el grupo de difusión Bull Terrier Adopta España.

Divulgadora

Empecé Antropología Social y Cultural, tengo el certificado profesional del curso de técnica en gestión medioambiental, el curso “The Truth about Dogs and Cats” de la universidad de Edimburgo y el curso “Capacitación social en educación canina, tenencia responsable y gestión del bienestar animal” de la UNED. Colaboro escribiendo sobre animales en '20minutos', 'Etología Canina' y para la Cátedra de Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos. He criado con responsabilidad gatos y perros, he sido asistente de tiendas de animales y auxiliar de peluquería canina y felina y me he dedicado a la gestión, atención y mantenimiento de especies animales e instalaciones en núcleos zoológicos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento