¿Cómo sabemos ahora si sufrimos una séptima ola de Covid si no se mide la incidencia de toda la población? La respuesta está en las cloacas

ALCANTARILLA ,
Imagen de una alcantarilla
EUROPA PRESS
ALCANTARILLA ,

Los expertos ya han alertado de un "repunte importante de contagios" y el aumento de las ventas de los test de antígenos indican que la circulación del virus va en aumento. Sin embargo, tras la aplicación del nuevo sistema de vigilancia del coronavirus el pasado 23 de marzo, el Ministerio de Sanidad notifica únicamente la incidencia entre los mayores de 60 años, además de los indicadores de capacidad hospitalaria y los fallecimientos. Estos datos muestran también un incremento de la transmisión entre los más mayores y con tendencia ascendente. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, defiende que la vigilancia continúa siendo "máxima" y "focalizada en aquellos colectivos más vulnerables". Pero, ¿cuál es transmisión actual entre los menores de 60 años? Según los datos que arrojan otras formas de vigilar la circulación del virus, esta también está aumentando.

Así lo indica el sistema VATar COVID-19 de vigilancia microbiológica en aguas residuales y aguas de baño implementado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) en julio de 2020. Semanalmente, una red de investigadores analiza las muestras recogidas en un total de 52 depuradoras urbanas y los resultados que arrojan sirven de indicador epidemiológico de alerta temprana para la detección precoz de SARS-CoV-2, el coronavirus causante de la covid, en España.

Según explica Javier Sánchez, subdirector general de Protección de las Aguas y Gestión de Riesgos de la Dirección General del Agua del Ministerio al cargo de Teresa Ribera, "a nivel general, desde que se levantaron las restricciones, se han detectado incrementos pero con una pendiente muy suave, sin crecimientos exponenciales y compatibles con la vida ordinaria y la normalidad a la que hemos vuelto". 

Sin embargo, Sánchez apunta que "probablemente la concentración de virus sea un poco mayor a la medida" por VATar COVID-19 a causa de las abundantes lluvias registradas esta primavera, que aumentan el caudal circulante por la red y aumentan la dilución del virus en las aguas, lo cual conlleva una disminución de la concentración del material genético del virus a detectar.

En cualquier caso, subraya, "lo importante es ver la tendencia semanal respecto a las dos o tres semanas anteriores". En este sentido, los datos de las últimas seis semanas muestran un incremento del número de depuradoras donde la presencia del material vírico va en aumento. Si en la semana del 20 al 26 de marzo eran siete las estaciones de medición en las que se constataba un aumento de la circulación del SARS-CoV-2, en la siguiente, del 27 de marzo al 2 de abril, estas pasaron a ser 17 y una de ellas registró lo que los técnicos califican como "aumento significativo". 

Del 3 al 9 de abril, justo antes de la Semana Santa, el número de depuradoras con los indicadores de covid en aumento fueron 11 (15,3%); a la siguiente semana se incrementaron a 14 (23%) y a la siguiente, ya entre el 17 y el 23 de abril, a 15 (el 25%). De estas quince, en las depuradoras de Tudela y de Cuenca se registró un "aumento significativo".

Evolución de la venta de test de antígenos en España.
Evolución de la venta de test de antígenos en España.
Henar de Pedro

Cabe señalar que, durante las mencionadas semanas, el 100% de las 52 depuradoras dieron positivo en la presencia de SARS-CoV-2, lo cual ha de interpretarse como que en la comunidad hay personas infectadas (asintomáticas, presintomáticas, sintomáticas y mal diagnosticadas) que están excretando virus en las heces. Según añaden desde el Ministerio, "aún hay incertidumbres científicas sobre, por ejemplo, el tiempo y la cantidad exacta de virus que cada persona excreta en las heces. Los estudios publicados hasta el momento apuntan que el virus se puede detectar en muestras de heces durante periodos más largos que en muestras nasofaríngeas, pero con una importante variabilidad, puesto que no todos los pacientes COVID-19 positivos excretan ARN del SARS-CoV-2 en las heces y, cuando ocurre, la cantidad de virus y la duración de la eliminación varían entre los individuos y a lo largo del tiempo". Este sistema también secuencia la variante del SARS-CoV-2 y en las últimas semanas la predominante sigue siendo ómicron, en concreto BA.2.

Tendencia de la presencia de coronavirus en las aguas residuales de España.
Tendencia de la presencia de coronavirus en las aguas residuales de España.
VATAR COVID-19 (MITECO)

Para Javier Sánchez, ahora que el Ministerio solo ofrece los datos de la incidencia entre los mayores de 60 años, esta herramienta resulta actualmente "muy útil" porque mide la concentración del virus "de todas las personas" y permite anticiparse en la gestión de la pandemia, al contrario del sistema centinela recién implantado, que alerta de la presión hospitalaria, un indicador que muchos expertos consideran que para cuando avisa, ya llega tarde.

Los técnicos de VATar COVID-19 vienen recogiendo las muestras todas las semanas desde julio de 2020, "siempre el mismo día de la semana, a la misma hora y en el mismo sitio". En concreto, según explica Sánchez, las muestras se toman en la entrada de las depuradoras a primera hora de la mañana, que es cuando mayor carga fecal se da. Sin embargo, hay variables externas que pueden alterar los resultados, principalmente los eventos de lluvia, pero también la temperatura, o que un día sea festivo -"la gente se despierta más tarde y la carga fecal varía"-, la temperatura o el tiempo de retención hidráulica en las alcantarillas, entre otros factores.

La última semana analizada es la del 24 al 30 de abril, cuando se disminuyó a diez el número de depuradoras con tendencia ascendente y dos de ellas, en Toledo y Oviedo, registraron un "aumento significativo". Por su parte, los informes del Ministerio de Sanidad correspondientes a las fechas observadas recogían una incidencia acumulada que ha escalado desde los 555 hasta los 790 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días entre las personas mayores de 60 años, y la tendencia es ascendente porque la incidencia a siete días es de 420 (más de la mitad de los 790 a 14 días).

Correlación con la incidencia

Desde Miteco han optado concentrar sus esfuerzos en la medición del virus en las aguas fecales y trasladar los resultados al Ministerio de Sanidad, que es el encargado de interpretarlos y adoptar las medidas que considere oportunas para gestionar la pandemia. Sánchez reconoce que ha habido intentos de correlacionar los datos de VATar COVID-19 con la incidencia acumulada, pero que se ha descartado por no ser "consistente del todo". "Hay que tener en cuenta algunas limitaciones a la hora de buscar relaciones entre los niveles detectados en las aguas residuales y los casos clínicos de COVID-19 diagnosticados", añade sobre este aspecto la nota técnica del proyecto.

Desde el grupo de Virología Ambiental y Biomédica del Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio), centro mixto del CSIC y la Universitat de València, también miden la concentración de coronavirus en las aguas residuales de la ciudad de Valencia. Su investigadora principal es Pilar Domingo-Calap, que detalla a 20minutos los datos recabados en las últimas semanas. La semana en la que se celebraron las Fallas se detectaron 2.700 copias genómicas del SARS-CoV-2 por litro (que es como cuantifican los laboratorios la presencia de virus y microbios en las aguas residuales). 

Esta cifra subió a las 6.000 cg/l dos semanas después y a las 16.000 cg/l la semana del seis de abril. A partir de ahí comenzó a bajar a las 8.300 cg/l el 13 de abril y 5.300 cg/l el 20 de abril. Dos semanas después de la Semana Santa, el 27 de abril, este guarismo se estancó en las 5.400 cg/l. Estos datos equivalen a los registrados a principios de marzo, comenta Domingo-Calap, que recuerda que en el pico de la sexta ola llegaron a las 150.000 cg/l a mediados de enero. 

Sin embargo, el pasado viernes 29 de abril, se registró una "subida significativa" respecto a la semana anterior: se detectaron 13.000 cg/l en la ciudad de Valencia. La tromba de agua caída esta semana sobre la capital del Turia probablemente dilya los datos de la semana próxima.

Proyecto COVID-LOT de la Complutense

Otra ventana a la que podemos asomarnos para hacernos una idea de la incidencia de la covid en la población general es el proyecto que lleva a cabo la Universidad Complutense de Madrid (UCM) desde febrero de 2021 llamado COVID-LOT. Un sistema de rastreo semanal con unas 2.500 personas de la comunidad universitaria que de forma voluntaria se someten a una PCR de saliva. Uno de sus coordinadores es el catedrático de Bioquímica y Biología Molecular y decano de la Facultad de Ciencias Biológicas, Jesús Pérez Gil, que traslada a este periódico que la semana pasada se registró una incidencia de 1.600 casos por cada 100.000 habitantes en esta universidad.

Esta cifra es mayor que la registrada la semana anterior, justo después de Semana Santa, cuando la IA calculada se cifró en 1.300 casos, y mucho mayor que la de antes de las Pascuas, cuando la incidencia era de 600 casos. De hecho, en torno a este guarismo se había estabilizado la transmisión tras el pico ómicron, agrega Pérez Gil, que recalca que después de las oleadas anteriores sí se llegó a bajar de los 600 casos de incidencia.

Los resultados que ofrece COVD-LOT muestran, según entiende el catedrático, "las consecuencias de la movilidad en Semana Santa y el fin de las mascarillas o los aislamientos, cuyos efectos continuarán en las próximas semanas", augura. 

Preguntado por la posibilidad de extrapolar estos datos a la incidencia general de la Comunidad de Madrid, Pérez Gil comenta que "es difícil de saber" pero que durante la pandemia COVID-LOT ha ofrecido datos "bastante paralelos" a los publicados por los servicios autonómicos de Salud Pública, si bien los datos de la UCM siempre han estado "por encima" de los datos oficiales porque se detectan asintomáticos que si no hubieran participado en este proyecto nunca habrían acudido al sistema sanitario y no se habrían contabilizado como contagio.

Los investigadores de la UCM prevén continuar hasta finales de este año con este proyecto de cribados semanales que, gracias a la financiación de la Comunidad de Madrid, ampliarán a otro basado en la realización de test de anticuerpos en mucosas para medir la inmunidad frente al coronavirus. 

Jesús Pérez Gil recuerda que el virus "sigue circulando" y así lo dicen los datos, por lo que pide ser conscientes de que todos podemos ser parte de la cadena de transmisión que puede llegar a una persona vulnerable a la covid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento