Elías Bendodo, la pica en Génova de Juanma Moreno

Elías Bendodo con el vicepresidente de la Comisión Europeo.
Elías Bendodo con el vicepresidente de la Comisión Europeo.
J. Corchero / EP

Elías Bendodo, malagueño, 47 años, mujer y dos hijos, hace las maletas. Será su segundo gran salto político después de dejar Málaga por Sevilla cuando, en 2019, entró por la puerta del Palacio de San Telmo, sede del Gobierno andaluz, de la mano de Juanma Moreno. Ahora es Alberto Núñez Feijóo quien lo reclama en Génova, 13. Será coordinador general del partido, como se ha sabido en pleno arranque del XX Congreso del PP en Sevilla.

Con Bendodo, Feijóo recupera la figura del coordinador general, que se había perdido en la etapa de Casado. Un figura orgánica que parece creada ex profeso para atraer al malagueño sin menoscabo de la Junta.  

Los rumores de “cesión” por parte de Moreno de su mano derecha, el consejero portavoz de Presidencia, se han tornado reales, a pesar de que, hasta hace días, tanto Moreno como Bendodo lo negaban. El primero se declaró en contra de dejar a salir a Elías de la Junta en un año electoral clave para reeditar el “gobierno del cambio” del PP andaluz, y el segundo reaccionó con un “primero Andalucía, segundo Andalucía, tercero Andalucía y después vendrá el partido”.

Ganó el partido. Pero gana también Moreno, que pierde a medias al hombre que da la cara (compatibilizará sus cargos) pero al tiempo lo coloca en el centro del cogollo nacional. El peso estratégico de Andalucía en la conformación del nuevo PP de Feijóo queda meridiano con la marcha de Bendodo a Madrid y muestra hasta qué punto la receta moderada de Moreno gusta como referente. Bendodo contribuyó al asalto de la plaza más fuerte del PSOE durante décadas, Andalucía, y ahora le tocará bregar para el regreso a la Moncloa.

Judío sefardita por parte de familia, con padres nacidos en Larache, antiguo protectorado español en Marruecos, Bendodo es licenciado en Derecho por la Universidad de Málaga. Desde comienzos de siglo ya integraba las bases del PP y llegó a presidir las Nuevas Generaciones malagueñas. En 2000 pasó a ostentar una concejalía del Ayuntamiento de Málaga en sustitución Martín Carpena, asesinado por ETA. El acta de concejal no lo soltó hasta que ocupó la consejería de Presidencia.

Ha cumplido cada una de las fases: de lo local a lo autonómico y ahora lo nacional. Desde el Palacio de San Telmo, se ha fajado tanto en la negociación como en la oposición a Pedro Sánchez. Ha forjado consensos, velado por la estabilidad de la coalición con Ciudadanos y atrayendo el apoyo parlamentario de Vox en los momentos clave, como la propia investidura de Moreno. Pero, con otra mano, ha sacado a pasear la vena más combativa en las reivindicaciones de Andalucía en materia de financiación nacional frente al "olvido" de Sánchez. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento