Subirats retoma la negociación de la ley de universidades y pide "tiempo": "Permítanme que la haga un poco mía"

El ministro de Universidades, Joan Subirats, comparece en La Moncloa, a 4 de enero de 2022, en Madrid, (España).
El ministro de Universidades, Joan Subirats, comparece en La Moncloa, a 4 de enero de 2022, en Madrid, (España).
Europa Press / E. Parra

La Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) estará definitivamente aprobada, como tarde, a mediados del próximo año. Así lo aseguró este miércoles el recién nombrado ministro de Joan Subirats: "Tenemos el compromiso de que esté aprobada antes de finalizar el primer semestre de 2023", aseveró en un encuentro con los medios de comunicación. No obstante, el ministro pide paciencia y tiempo para "hacer suya" la norma y poder terminar de perfilar y negociar una ley "de bases" que su antecesor, Manuel Castells, no logró dejar consensuada. 

A Subirats le gusta el articulado tal y como está ahora. No obstante, es consciente de que el texto todavía suscita críticas entre los agentes de la mesa negociadora, tanto rectores como estudiantes. No descarta, por tanto, pequeños cambios; aunque primero tanteará el terreno retomando las conversaciones que se pausaron con la renuncia de Castells por razones de salud. 

La próxima semana tiene previsto reunirse con todos los grupos parlamentarios, lo que le permitirá percibir una aproximación del apoyo que podría obtener el todavía anteproyecto de ley una vez llegue al Congreso de los Diputados. El objetivo del ministro es intentar, "en el más breve plazo posible" y una vez hechos los contactos pertinentes, determinar "qué aspectos son maduros y qué aspectos pueden admitir ciertos retoques". 

Con todo, pide aplomo mientras espera que la ley pueda ser llevada en una segunda vuelta al Consejo de Ministros para iniciar su tramitación parlamentaria antes del próximo curso escolar. "Si consideramos que es una Ley Orgánica, la tramitación puede estar entre los seis o siete meses, y eso nos da margen", explicó este miércoles. "Pediría a los actores que me permitan que haga un poco mía esta ley. Que pueda tener tiempo para calibrar y valorar, y tramitarla de una manera más tranquila sin perder la vista de los plazos", añadió Subirats. 

Homologaciones de los títulos

El que fuera exconcejal de Cultura de Barcelona destacó también otro tema previsto de aprobarse próximamente: el Real Decreto de Homologaciones y Equivalencias; una petición que vienen haciendo los ciudadanos extranjeros que, durante años, se han encontrado con numerosas trabas burocráticas para que sus estudios fuesen reconocidos en España. 

La parte más importante del nuevo texto es que simplifica los trámites y digitaliza el proceso, permitiendo así reducir la duración de las resoluciones de los dos años actuales a seis meses. El documento debe pasar al Consejo de Estado, por lo que, según han indicado desde el Ministerio, "está prácticamente al final de la tramitación". 

"El tema de la homologación de títulos es un tema importante. Sabemos que hay un cuello de botella y lo que se está haciendo es tratar de superarlo", asumió Subirats. Así, mientras continúa en fase de trámite el decreto, su departamento ha planteado un "plan de choque" con un aumento del personal dedicado a la gestión de los expedientes, y a una digitalización de los mismos. 

Mesa de Diálogo en Cataluña

Subirats también se pronunció sobre la posibilidad de formar parte de la mesa de diálogo con Cataluña, puesto que en un principio se iba a contar con la presencia de su antecesor, Castells. "Para mí, es una buena noticia que esa mesa exista, todo lo que pueda hacer para que funcione bien, estaría bien", señaló el ministro. "Tendremos que ver cómo acaba esto configurándose cuando se celebre", añadió, recordando que esa decisión no depende de él. "En el caso de ser así, será así, pero de momento no ha sido así", concluyó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento