El periodista Ignacio Cembrero entrega su móvil a la Fiscalía para que analice el presunto espionaje con 'Pegasus'

Pegasus rechaza las acusaciones sobre espionaje a periodistas y activistas.
Pegasus rechaza las acusaciones sobre espionaje a periodistas y activistas.
20BITS

El periodista Ignacio Cembrero ha comparecido este viernes ante la Unidad de Criminalidad Informática de la Fiscalía General del Estado (FGE) y ha entregado su teléfono móvil para que sea analizado, después de conocerse que su número es uno de los que aparecen en la lista de 50.000 teléfonos de todo el mundo que podrían ser objetivo del software espía Pegasus de la empresa israelí NSO.

Fuentes jurídicas señalan que el periodista se ha ratificado en su denuncia inicial (presentada en julio) ante la fiscal Ana Martín —adjunta a la fiscal de Sala Elvira Tejada de la Fuente— y que ha añadido a su escrito su "sorpresa" por ser el único móvil español de la lista de 50.000 números filtrados.

Según recoge 'Reporteros sin Fronteras', este periodista, especializado en el Magreb, solicitó en esa denuncia que el Ministerio Público identificara a los responsables del espionaje del que habría sido víctima. 

Explican que el 16 de julio recibió la llamada telefónica del equipo del consorcio de medios 'Forbidden Stories' que le informó sobre la aparición de su número de teléfono en la lista de objetivos de 'Pegasus' por parte de las autoridades marroquíes.

Entre los usuarios de esos teléfonos hay periodistas, activistas y empresarios, entre otras personalidades. Así, entre los presuntamente espiados con Pegasus por gobiernos están, por ejemplo, la esposa y la prometida del periodista disidente saudí Yamal Jashogi, periodistas de la CNN, The Associated Press, Voice of America, The New York Times, The Wall Street Journal, Bloomberg, Le MondeFinancial Times o Al Yazira.

Cabe recordar que la investigación que ha sacado a la luz este presunto espionaje está a cargo de Forbidden Stories, con sede en París. Aseguran que las pruebas han sido obtenidas de los propios teléfonos a través de un análisis forense realizado por el laboratorio de seguridad de Amnistía Internacional.

Cembrero ante el Ministerio Público ha recordado que en 2014 y 2015 ya sufrió acciones de vigilancia y acoso, y que el Gobierno de Marruecos en 2014 le denunció por enaltecimiento del terrorismo en la FGE. Según su relato, cuando esa denuncia se archivó, se querellaron contra él en la Audiencia Nacional por el mismo motivo, pero también fue archivada.

Recae en la Fiscalía de Madrid

Este viernes, Cembrero, además de su móvil, ha entregado también un artículo del periódico digital marroquí Maroc Diplomatique en el que, con fecha de 20 de junio de 2021, se reprodujeron algunos extractos de sus mensajes de WhatsApp con altos cargos del Gobierno español sobre la crisis entre España y Marruecos.

Según estas mismas fuentes, en esta fiscalía de criminalidad informática se han abierto diligencias de investigación para determinar a qué fiscalía territorial le corresponde la denuncia, y este mismo viernes ha sido remitida a la Fiscalía de Madrid

Apuntan que es previsible que ahora se abran diligencias de investigación y que el asunto sea judicializado, dado que de esa manera el móvil podrá ser analizado por la unidad policial especializada en este tipo de asuntos.

El software Pegasus de NSO se utiliza para lograr acceso a teléfonos móviles de terroristas, traficantes o pedófilos, pero Amnistía y otras organizaciones de Derechos Humanos aseguran que también se ha usado para otros fines por parte de gobiernos.

El destino de Pegasus

El programa de espionaje se instala cuando el usuario pincha en un enlace desde su teléfono y sirve para recopilar correos electrónicos, llamadas y mensajes de texto. 

NSO, consultado antes de la publicación de la noticia, ha negado ya que se haya utilizado su tecnología para espiar a Jashoggi y ha señalado errores y conclusiones precipitadas de la investigación.

El mes pasado NSO publicó su primer Informe Anual de Transparencia y Responsabilidad, en el que asegura que sus productos son utilizados por los estados para frustrar atentados terroristas de envergadura y desmantelar organizaciones del narcotráfico.

NSO ya protagonizó un escándalo en 2019 por el uso de sus equipos para espiar a periodistas, disidentes y activistas en varios países, tras lo cual se comprometió a respetar los Derechos Humanos e impedir el uso de sus productos para estos fines.

Además, NSO ha sido demandada por la empresa estadounidense de mensajería instantánea WhatsApp, propiedad de Facebook, que asegura que se utilizó Pegasus contra 1.400 usuarios en 2019 durante un periodo de dos semanas. La empresa israelí niega la acusación y asegura que son sus clientes estatales los que son responsables en última instancia por el uso de esta tecnología.

Marruecos lo niega

El Gobierno de Marruecos rechazó ya a finales de julio las informaciones sobre su presunto uso de ese software para espiar a políticos y periodistas y denunció una "campaña mediática" contra Rabat, después de que la prensa francesa recogiera que uno de los objetivos de este espionaje habría sido el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

El Ejecutivo marroquí indicó que existe una "campaña mediática engañosa, masiva y maliciosa" contra el país e incidió en que "rechaza categóricamente estas acusaciones infundadas", según informó la agencia estatal marroquí de noticias, MAP.

De hecho la semana pasada contrató al bufete de abogados Díaz-Bastien para responder judicialmente a informaciones sobre supuestos espionajes a ciudadanos españoles a través del software espía Pegasus, de la empresa israelí NSO.

Con esto, pretenden acabar con lo que consideran una "reiterada publicación en territorio español de pretendidas noticias falsas, maliciosas e injuriosas contra el Reino de Marruecos y alguno de sus ciudadanos y funcionarios sobre pretendidos espionajes ilícitos a ciudadanos españoles".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento