La conferencia de presidentes se tambalea por la ausencia de Aragonés y las críticas del PP por la falta de agenda

XXIII Conferencia de Presidentes.
XXIII Conferencia de Presidentes.
EFE

Apenas faltan cuatro días para que se celebre una nueva conferencia de presidentes, pero la polémica ya está servida. A la ausencia confirmada del president de la Generalitat, Pere Aragonés, se han sumado las críticas de los presidentes autonómicos del PP por la falta de un debate previo sobre los temas a tratar y de una agenta sin la cuál, más que una conferencia de presidentes puede quedarse en una simple "foto bonita".

Será el próximo 30 de julio cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se reúna en Salamanca con los dirigentes autonómicos para abordar la campaña de vacunación, los efectos del coronavirus y la gestión de los fondos de recuperación, así como la estrategia nacional frente al reto demográfico. Sánchez arrancará dicha conferencia y los presidentes de las diferentes comunidades tendrán cinco minutos para intervenir, según se les ha comunicado desde el Gobierno central.

Sin embargo, los líderes de las autonomías representadas por el PP afrontan la cita con cierto pesimismo por la ausencia de una agenda que fije los temas y de un reglamento. Los presidentes, denuncian los populares, solo han recibido un documento con el orden del día mientras que, a su juicio, antes de una reunión entre presidentes deberían celebrarse una serie de encuentros previos entre consejerías para fijar los asuntos más importantes.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha sido uno de los que ha pedido precisamente este lunes que la Conferencia de Presidentes, un instrumento válido para la cooperación institucional y el diálogo entre el Gobierno central y las comunidades, cuente con un reglamento de funcionamiento que fije reuniones con periodicidad y que éstas no dependan de la "voluntad" del jefe del Ejecutivo español.

El presidente andaluz ha recordado que hace ya un año de la última conferencia de presidentes y reclama un reglamento que defina los ámbitos de competencia y el modelo de funcionamiento de ese órgano. Esta petición coincide con la de Isabel Díaz Ayuso, que hace unos días amenazó incluso con no volver más a este tipo de reuniones. "Desde hace 17 reuniones esto no se ha cumplido (...) Iremos a la de la próxima semana porque nos hemos comprometido, pero hay que hacerlas bien. Mientras estas conferencias no se programen y no se traten de acuerdo al reglamento no vamos a seguir asistiendo", zanjó el pasado viernes.

En esta línea, aseguró que durante la Presidencia de Mariano Rajoy las autonomías tenían los temas a debatir con tiempo, se debatía y se llegaba a "largos acuerdos" entre administraciones para luego ponerlas sobre la mesa; mientras que ahora "se convoca sin tiempo para cinco minutos y sin saber orden del día".

Solo una reunión con los presidentes

El viernes, por lo tanto, habrá solo "una reunión de Sánchez con los presidentes autonómicos", según el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. El dirigente gallego ha lamentado que de cara a esta cita "no hay documentación previa, no hay un pacto sobre los asuntos en el orden del día y ninguna resolución o acuerdo de obligado cumplimiento" para su aprobación y ha considerado "razonables" las peticiones de una agenda por parte del resto de compañeros de partido.

"El señor Sánchez no puede decir que ha convocado durante el último año más conferencias de presidentes que en toda la historia porque esto no son conferencias de presidentes", ha criticado Fernando López Miras. El presidente murciano considera que estas reuniones son "positivas" pero serían "mucho más útiles" si, en lugar de reducirlas a una "foto bonita" y a una reunión de dos o tres horas en las que cada uno da su opinión, se pudiera hacer un encuentro "con fondo, no solo con formas".

Aragonés descarta ir y Urkullu no confirma su asistencia

La reunión, además, tampoco contará con la totalidad de los presidentes autonómicos. Pere Aragonés ya ha confirmado su ausencia pese a la proximidad de la reunión bilateral con el Gobierno y el lehendakari Iñigo Urkullu aún no ha desvelado si finalmente irá. La intención del catalán es mantener una interlocución bilateral con el Ejecutivo central y el encuentro con todos los dirigentes solo es, a su juicio, un acto "simbólico".

Los líderes socialistas en Cataluña y País Vasco, Salvador Illa e Idoia Mendía, respectivamente, han intentado mediar y han pedido personalmente a sendos dirigentes que acudan dada la importancia de estos encuentros y les han trasladado que el diálogo se ejercita en foros bilaterales con el Gobierno central, pero también en los "multilaterales" como la Conferencia de Presidentes.

La ausencia del president ha sido criticada por algunos líderes políticos, que consideran que Pedro Sánchez no debería mantener la reunión bilateral prevista entre ambos mandatarios "por puro respeto a las instituciones", en palabras del portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

Almeida ha dicho este lunes que Sánchez “representa al conjunto de los españoles, no solo a catalanes”, y que debería hacer “un ejercicio de dignidad” y decirle a Arágones que “o va a Salamanca o no habrá reunión unos días después solo con la Generalitat, porque no se puede permitir que se ofenda la dignidad del conjunto de los españoles”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento