Darias vuelve a enfrentarse a sus expertos para inyectar Pfizer a menores de 60 con una dosis de AstraZeneca

La ministra de Sanidad, Carolina Darias.
La ministra de Sanidad, Carolina Darias.
EFE

La decisión de administrar una segunda dosis de Pfizer a las personas menores de 60 años que ya se inyectaron una de AstraZeneca se ha convertido en el primer motivo por el que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, se ha enfrentado a los expertos de su Ministerio desde que empezó el proceso de inmunización con la Covid. En realidad, Darias ha negado en dos ocasiones por esta misma cuestión la alternativa de Ponencia de Vacunas, hace unas semanas y este mismo martes. Proponía administrar la segunda dosis de AstraZeneca a este colectivo entre los 40 y 60 años. Sin embargo, la ministra logró este martes imponer su criterio, con el que también discrepa la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y numerosas sociedades científicas. Aunque quizá no definitivamente. Varios gobiernos autonómicos piensan reiterar su oposición en el Consejo Interterritorial de Sanidad de este miércoles y a insistir en que se administre AstraZeneca como segunda dosis o al menos que sea voluntario.

La Ponencia de Vacunas es un órgano de naturaleza técnica, formado por expertos autonómicos y de sociedades científicas y adscrito al Ministerio de Sanidad que hasta ahora había guiado las propuestas de la ministra, que primero se elevan a la Comisión de Salud Pública y desde allí en algunas ocasiones al Consejo Interterritorial. Hasta que llegó la suspensión de la vacunación con AstraZeneca a menores de 60 años, lo habitual es que el Gobierno hiciera suyas las propuestas de la Ponencia o, como pasó hace unos meses, desistiera de proponer medidas si los expertos de este órgano no las respaldaban. Así ocurrió antes de Semana Santa, cuando Darias sondeó a algunas comunidades sobre el cierre perimetral de provincias o adelantar el cierre de la hostelería pero dio marcha atrás por su negativa y también por la de los expertos del Ministerio, según recuerdan fuentes autonómicas.

Ahora, sin embargo, ha sido distinto y la defensa que desde el principio ha hecho Darias de que los menores de 60 años con una dosis de AstraZeneca debían recibir una segunda de Pfizer se ha llevado por delante, en dos ocasiones, el consejo de los expertos de la Ponencia de Vacunas, dicrepante, a su vez, con los hallazgos del ensayo clínico del Instituto de Salud Carlos III, que avaló la seguridad y eficacia de la combinación de vacunas. Precisamente, esta es la investigación en la que Darias se ha apoyado incuso antes de que empezara -primero, como hipótesis, desde ayer como evidencia científica- para imponer la combinación de AstraZeneca y Pfizer.

Para que diera tiempo a conocer los resultados preliminares del ensayo clínico que avala poner la segunda dosis de Pfizer, Darias promovió en abril ampliar el intervalo entre la primera y la segunda dosis de AstraZeneca. Se decidió que de manera excepcional pasara de las 12 que aparece en su ficha técnica a 16 en una Comisión de Salud Pública que también estudió otra propuesta, de los expertos de la Ponencia, para inocular AstraZeneca al menos a los trabajadores esenciales de entre 40 y 60 años. 

No prosperó y Darias ganó la primera batalla, también frente a sus técnicos, en una reunión en la que cosechó la posición de numerosas comunidades de todo signo político.

Sin alternativa

Una de ellas, Aragón, volvió a abstenerse este martes a la combinación con Pfizer porque en la Comisión de Salud Pública no se planteó la alternativa que, por segunda vez, propuso la Ponencia de Vacunas, con el mismo poco éxito: inocular AstraZeneca como segunda dosis entre los 40 y los 60 años. 

Según ha desvelado este miércoles el consejero madrileño de Sanidad, Eduardo Ruiz Escudero, "cuatro minutos antes" de que empezara una Comisión de Salud Pública que terminó pasadas las diez de la noche, "el Ministerio pasó una única frase sobre la intención" de lo que tenía que aprobar "una comisión estrictamente técnica", formada por los directores generales de Salud Pública del Ministerio y las comunidades. Ruiz Escudero ha denunciado que se les "forzó" a pronunciarse sobre la única propuesta, la de administra la segunda dosis de Pfizer.

Como Aragón, otras seis comunidades rechazaron apoyarla, entre ellas la Comunidad de Madrid, Andalucía, Castilla y León y Murcia, que no dan el asunto por cerrado y cuyos consejeros volverán a insistir en el Consejo Interterritorial de este miércoles directamente a la ministra que la segunda dosis para los trabajadores esenciales que ya se inocularon AstraZeneca sea de esta misma vacuna. 

Este martes, también Galicia se mostró en esta línea, que en semanas previas también han defendido Cataluña y Castilla-La Mancha.

Reabrir el debate

Pero mientras Aragón da por cerrada la cuestión, al menos otras piensan suscitar de nuevo la cuestión para que, por lo menos, se permita que quien quiera pueda ponerse una segunda dosis de AstraZeneca, algo que la Comisión de Salud Pública se emplazó este martes a continuar debatiendo,

"Si el Ministerio solo permite vacunar con Pfizer, la Comunidad de Madrid tendrá que plantearse su posición. Si insiste en su empecinamiento, que al menos permita que con carácter voluntario y consentimiento informado puedan hacerlo", ha dicho este miércoles Ruiz-Escudero, que ha recordado que esto es lo que recoge la ficha técnica de AstraZeneca -que se administren las dos dosis-. Si no es así, ha advertido de que Madrid pedirá la opinión de la EMA, que ya hace dos semanas discrepó de las intenciones de Darias al recomendar administrar la segunda dosis de AstraZeneca a quienes ya tengan la primera. Precisamente, lo hizo mediante un informe del que fue coponente otra experta española vinculada al Ministerio de Sanidad, Sol Ruiz, jefa de la división de Productos Biológicos, Terapias Avanzadas y Biotecnología de la Agencia Española del Medicamento.

"Habrá que ver la conclusión de este Consejo Interterritorial de Sanidad y actuaremos en consecuencia", ha retado Ruiz-Escudero. 

Por su parte, Andalucía también espera a la reunión de este miércoles para decidir cómo va a proseguir la vacunación de los menores e 60 con una dosis de AstraZeneca. También lo hará Castilla y León. Su consejera de Sanidad, Verónica Casado, también defenderá este miércoles que la segunda dosis para los menores de 60 vacunados con AstraZeneca sea de esta misma vacuna, algo que ha argumento con la carestía de dosis en su comunidad. Según ha dicho, si finalmente se decide que esta segunda dosis sea de Pfizer, Castilla y León necesitaría "mañana mismo" 110 bandejas de este suero, porque las que hay almacenadas ahora mismo para este grupo son las de AstraZeneca.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento