Darias renuncia a proponer medidas más firmes y recuerda a las comunidades que pueden endurecerlas para Semana Santa

Los ministros de Interior, Sanidad y Política Territorial, en la Consejo Interterritorial de Salud de este miércoles.
Los ministros de Interior, Sanidad y Política Territorial, en la Consejo Interterritorial de Salud de este miércoles.
Borja Puig de la Bellacasa
Los ministros de Interior, Sanidad y Política Territorial, en la Consejo Interterritorial de Salud de este miércoles.
Europa Press

Esta Semana Santa no habrá de momento un endurecimiento nacional de medidas para contener el coronavirus. Al menos, esa es la conclusión con la que se ha cerrado este miércoles el Consejo Interterritorial de Salud, en el que la única mención que ha hecho la ministra, Carolina Darias, a esta cuestión ha sido justo antes de que terminara, para "recordar" a los consejeros que el acuerdo sobre Semana Santa que se cerró el 10 de marzo les permite ser más drásticos en las restricciones de movimientos y contactos sociales. Así, se tratará de algo voluntario por parte de cada Gobierno autonómico, ya que Darias ha renunciado a hacer una propuesta formal, después de dos días en los que sí consultó con los consejeros la posibilidad de prohibir los movimientos entre provincias en una misma comunidad y adelantar el cierre de las actividades no esenciales a las  ocho de la tarde.

Sin embargo, nada de esto se ha planteado este miércoles. Según fuentes presentes en la reunión, la única mención que se ha hecho a las medidas para Semana Santa ha sido justo antes de que se diera por concluido el encuentro, cuando Darias ha recordado "en menos de un segundo" a los consejeros que "las comunidades pueden restringir más" las medidas.

Según las fuentes, no ha habido respuesta por parte de ningún consejero y en la reunión simplemente alguno ha comentado las medidas que ya se aplican en sus respectivos territorios.

En la rueda de prensa al término del Consejo Interterritorial, Darias ha insistido en que el acuerdo sobre Semana Santa es "de mínimos" y que cada comunidad "tiene la posibilidad de establecer restricciones añadidas a este marco común que nos hemos dado entre todos", ha dicho sobre el pacto del 10 de marzo.

Por tanto, no ha habido resultado común tras dos días de consultas de la ministra con consejeros, individuales y colectivas, en las que Darias intentaba formar un frente común o al menos conocer la opinión de las comunidades sobre la posibilidad de endurecer las medidas para Semana Santa. En concreto, sobre la posibilidad de prohibir los viajes entre provincias dentro de una misma comunidad o de cerrar toda la actividad no esencial a las ocho de la tarde. 

En el Consejo Interterritorial del lunes, no todo fue hablar de la vacunación con AstraZeneca y la ministra aprovechó para explorar la posibilidad de reforzar las medidas de cara a Semana Santa. Este martes la ministra continuó los contactos ya de forma individual. Uno de los consejeros con los habló fue el de Galicia, Julio García Comesaña, que este miércoles ha explicado que la ministra se interesó por la posibilidad de hacer un "ajuste" con respecto a las actividades no esenciales, en el sentido de poder adelantar su cierre, a las ocho de la tarde.

También le preguntó sobre actuar también sobre los cierres perimetrales, que actualmente son autonómicos y se podrían intensificar aún más, por ejemplo, prohibiendo los viajes entre provincias o incluso entre municipios, como ha hecho Galicia en ocasiones.

La respuestas que tuvo Darias de García Comesaña fue que la Xunta quería continuar con las medidas que están vigentes a día de hoy, y en las que había "poco margen" para reducir el horario comercial, porque ya los restaurantes cierran a las 21 horas. Lo mismo le ocurre a Baleares, donde fuentes del Gobierno de Francina Armengol recuerdan que la restauración cierra a las 20 horas, la hora a partir de la cual se "recomienda" a los ciudadanos que se vayan a casa.

Este miércoles, Darias ha insistido en que no ha llevado ninguna propuesta concreta para endurecer las medidas y tampoco a negado los contactos. "Esta ministra habla a diario con consejeros y siempre está dispuesta a apoyar todas las medidas que impliquen restricciones para evitar la propagación del virus".

Rechazo general

Galicia no ha sido la única comunidad que ha puesto pegas o directamente ha rechazado el planteamiento de Darias. También la Comunidad de Madrid, Andalucía, Murcia, Castilla-La Mahcha y Castilla y León han cuestionado restringir aún más los movimientos o adelantar el cierre de los negocios.

Así se ha evidenciado que en la Interterritorial de este jueves no habría un acuerdo en ningún sentido. Consciente de ello, Darias ha asegurado por la mañana que "a día de hoy no hay ninguna medida adicional" para Semana Santa.

De esta manera, a cuatro días del Domingo de Ramos y a ocho del Jueves Santo, quedará en manos de cada comunidad la decisión de endurecer las medidas. Pueden hacerlo, porque, tal y como ha recordado Darias también este miércoles , permite que los gobiernos autonómicos puedan restringir aún más movimientos dentro de sus comunidades o limitar los contactos sociales, por ejemplo, limitando el horario de actividades no esenciales.

Su límite está en el margen que tienen para obligar a los ciudadanos a quedarse en casa. Esta cuestión no es de su competencia porque el toque de queda nocturno está establecido en el decreto de estado de alarma y, salvo que se modifique, es inamovible. Estipula que el comienzo del toque de queda "sea entre las 22:00 y las 00:00 horas" y su hora de finalización, "entre las 5:00 y las 7:00 horas". Es en esta horquilla en la que podían moverse las comunidades, aunque de cara a Semana Santa se acotó todavía más, para que el límite de inicio fueran las 23 horas, algo por lo que optó la Comunidad de Madrid.

Mayor dispositivo policial

Quien sí se ha explayado más en la Semana Santa ha sido el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que de manera excepcional ha participado en la Interterritorial de Salud para informar a los consejeros de cómo se reforzará el dispositivo policial para asegurar que las medidas vigentes se cumplen.

Según ha explicado, 62.400 efectivos de Policía Nacional y Guardia Civil velarán esta Semana Santa por el cumplimiento de las restricciones, con una atención especial mujeres víctimas de violencia de género, personal sanitario y personas más mayores. También estarán "atentos" a cualquier situación de "carácter humanitario" que se pueda originar.

Por lo que respecta a los controles de las prohibiciones de moverse de unos territorios a otros, Marlaska ha explicado que, por una parte, el dispositivo de la Dirección General de Tráfico (DGT) se ha adaptado al menor circulación que se espera este año pero también para controlar los movimientos entre provincias en comunidades como Andalucía o Galicia donde están restringidos, y también entre unas comunidades y otras, donde no se permiten los viajes con carácter general.

A la inversa y también de manera excepcional este año, esta Semana Santa no se limitará la circulación de "vehículos pesados y especiales". Grande-Marlaska ha apuntado que es "innecesario ante las previsiones y la necesaria disminución del volumen de tráfico" y también adecuado que no haya limitaciones, para "facilitar el abastecimiento de núcleos urbanos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento