Los anticuerpos generados por contagios y vacunas siguen siendo efectivos contra la cepa británica del coronavirus

Vacunación contra el coronavirus a sanitarios
Vacunación contra el coronavirus a sanitarios
HOSPITAL VALDECILLA

La nueva cepa del coronavirus detectada por primera vez en el Reino Unido y que ya se ha extendido por varios países, entre ellos España, no afecta a la efectividad de los anticuerpos neutralizantes desarrollados por el organismo frente a las versiones anteriores del virus.

Esto supone que, si bien la cepa bautizada como N501Y tiene probablemente una mayor capacidad de contagio, no implica una Covid-19 más grave ni existe el riesgo de reinfección en aquellos que ya hayan pasado la enfermedad o hayan recibido la vacuna, según defienden investigadores de la Universidad de la Columbia Británica, Canadá, y de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos.

"Nuestro estudio sobre la mutación N501Y confirma la previsión de que la rápida difusión de la variante británica se debe a que los virus son más infecciosos", concluyen los científicos en su artículo, aún no revisado por pares, publicado el martes en la web bioRxiv.

"A pesar de la mayor infectividad de los virus SARS-CoV-2 que tengan la mutación N501Y, el largo epítopo –la parte del antígeno a la que se adhiere el anticuerpo– permitirá probablemente su neutralización por parte de los anticuerpos desencadenados por la inmunización con las vacunas actualmente en producción", añaden los investigadores.

Se esperan nuevas mutaciones

Desde su salto al ser humano, en diciembre de 2019, el coronavirus no ha parado de mutar, logrando, varias de las nuevas cepas, imponerse al resto por gozar de una mayor capacidad infectiva.

Concretamente, la N501Y, identificada el pasado mes de diciembre, es una cepa generada por varias mutaciones en la espiga proteica del virus, la parte con la que se une a las células de nuestro organismo para infectarlas, haciendo al virus más contagioso.

Los científicos han probado, en un laboratorio, la capacidad infectiva de esta cepa comparándola con versiones anteriores del virus así como la efectividad de un anticuerpo concreto, generado por tras la infección por anteriores cepas y por las vacunas, para adherirse a la espiga, impidiendo así al virus infectar a las células.

El resultado es que, efectivamente, esta nueva versión del virus tiene mayor facilidad para unirse e infectar a las células que las anteriores, pero, quizás el hallazgo más importante, es que los anticuerpos siguen siendo igual de efectivos a la hora de neutralizar esta cepa que bloqueando la capacidad de contagios de las anteriores.

Los investigadores señalan, finalmente, que "parece probable que emerjan nuevas mutaciones que incrementen la capacidad viral", una circunstancia que genera aún más urgencia a la hora de realizar las campañas de vacunación a la mayor velocidad posible.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento