España se encamina a un nuevo estado de alarma con la Covid descontrolada

Una sanitaria se retira la pantalla protectora en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)
Una sanitaria se retira la pantalla protectora en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)
Eduardo Parra /  Europa Press

La jornada de este viernes ha sido clave para encaminar a España a un estado de alarma en todo su territorio como forma de frenar el incremento de contagios por coronavirus. Desde el Gobierno, -tras el aviso de Pedro Sánchez de que "la situación es grave y es preciso actuar con determinación"- han asegurado que "están preparados" para adoptar "todas las medidas necesarias" y no descarta el estado de alarma para dar cobertura jurídica a los toques de queda de las distintas autonomías. Lo hacen justo después de que las comunidades autónomas hayan solicitado en cascada decretar el estado de alerta en sus territorios, e incluso, el País Vasco pidió que sea para todo el territorio nacional. 

Asturias, País Vasco, Extremadura, Navarra, Castilla-La Mancha, la ciudad autónoma de Melilla, La Rioja, Cantabria, Comunidad Valenciana y Cataluña ya han solicitado (o tienen pensado hacerlo) la declaración del estado de alarma para restringir la movilidad. Todas estas autonomías están a la espera de que Sánchez vuelva de su viaje a Roma-donde este sábado ha sido recibido por el papa Francisco en el Vaticano-, para responder a sus peticiones y declarar el estado de alarma. La duda de si lo decretará en todo el territorio nacional se resolverá si se confirma que la celebración de un Consejo de Ministros extraordinario este domingo, tal como han avanzado varios medios. 

Una medida que por el momento no ha reclamado ninguna de las autonomías gobernadas por el PP, donde en comunidades como Murcia, Castilla y León o Andalucía están buscando fórmulas alternativas para sustentar el toque de queda tras la falta de acuerdo sobre el marco jurídico para su aplicación. En el caso de Madridel consejero de Sanidad de la Comunidad, Enrique Ruiz Escudero, ve "interesante" la aplicación de un estado de alarma nacional, algo que tendría "más sentido" que hacerlo individualizado, pero ha recordado que esa facultad le corresponde al Gobierno central.

La cascada de peticiones del estado de alarma

La pasada medianoche, el presidente de Melilla, Eduardo de Castro (Cs), informaba de que había pedido la declaración del estado de alarma en la ciudad autónoma para aplicar el confinamiento nocturno, tal como había defendido este jueves en el Consejo Interterritorial de Salud, que aplazó la decisión de decretar el toque de queda por falta de un acuerdo sobre el marco legal para desarrollarlo.

Posteriormente, ha sido el lehendakari, Iñigo Urkullu, el que ha reclamado al Gobierno que decretase el estado de alarma por un período inicial de 15 días "en todo el Estado", aunque con el mando y la gestión en manos de los presidentes autonómicos.

Asturias, Extremadura y La Rioja se han unido después a esta petición. Tanto el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, como el de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, han reclamado a Sánchez la declaración del estado de alarma con el fin de poder contar con el respaldo legal necesario para restringir la movilidad nocturna de la población y frenar así el avance de la segunda ola de la pandemia de la Covid-19. Para estos dos mandatarios autonómicos, "lo lógico" es que ese estado de alarma se decretase en todo el territorio nacional, pero, de no ser así, piden que se declare en sus regiones.

Horas después, el gobiernocatalán, reunido de urgencia, seguía los pasos del lehendakari, pidió al Gobierno que declaración del estado de alarma, mientras que mañana sábado solicitará el ejecutivo del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. La presidenta de Navarra, María Chivite, ha defendido la "utilidad" del estado de alarma y ha pedido su gestión si se aprueba.

El Gobierno no descarta un estado de alarma

Antes de estas peticiones, Sánchez comparecía este viernes a mediodía en el Palacio de la Moncloa para leer una declaración institucional en la que ha apelado a la "disciplina social" y a la "unidad" como vías para evitar un segundo confinamiento y se ha mostrado dispuesto a tomar "cualquier medida que sea necesaria".

"Dicho más claramente: debemos adoptar las medidas necesarias para frenar los contagios causando el menor daño económico posible y las menores restricciones posibles para las libertades personales. Y estamos listos para adoptar todas y cada una de las medidas que sean necesarias", ha advertido.

Tras conocerse la petición de varias comunidades, fuentes del Ejecutivo han informado de que el Gobierno está "preparado" para adoptar "todas las medidas necesarias" para frenar el incremento de contagios por coronavirus.

Sánchez y Illa buscan apoyos y ya tienen el de Cs

La idea del Gobierno, según ha reconocido este viernes el ministro de Sanidad, Salvador Illa, es buscar "apoyos claros" en el ámbito parlamentario y autonómico que garanticen que, si se toma la decisión de aplicar el toque de queda a nivel nacional dentro de un estado de alarma, este pueda ser prorrogado más allá de 15 días.

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha telefoneado este viernes al presidente del Gobierno para exigirle que éste "tome el control" de la gestión de la pandemia le ha ofrecido su apoyo para que decrete el estado de alarma "para tomar medidas contundentes que eviten un segundo confinamiento". Y sobre el estado de alarma ha añadido que, si se adopta como criterio único a nivel nacional, "pues ningún problema".

"Basta ya. Queremos que el Gobierno tome el control. Que asuma su responsabilidad y no se lave las manos. He pedido a Sánchez que decrete si es necesario el estado de alarma para tomar medidas contundentes que eviten un segundo confinamiento", ha reclamado Arrimadas, que ha emplazado al presidente del PP, Pablo Casado, que, "por sentido de Estado", apoye las medidas que pueda tomar el Gobierno, también en relación con el estado de alarma, para no depender de los partidos nacionalistas.  

Algo a lo que se ha unido su compañero de partido y vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, que ha censurado este viernes que el Gobierno central esté adoptando el papel de "espectador" ante la pandemia de la Covid-19 y ha urgido al presidente Pedro Sánchez a coger las riendas y decretar el estado de alarma. 

Por su parte, el Gobierno andaluz no tiene intención de momento de solicitar la declaración del estado de alarma al considerar que con las medidas restrictivas adoptadas este jueves-entre ellas, el toque de queda en Granada desde las 23:00 a las 6:00 horas- se garantiza la situación, según han informado fuentes del Ejecutivo andaluz.

Los toque de queda en las distintas comunidades 

Mientras se dirime la posible declaración de un segundo estado de alarma a nivel nacional, la Comunidad madrileña, donde 9 municipios saldrán de esta situación a las 16.47 de mañana, prohibirá a partir de entonces las reuniones sociales en toda la región desde la medianoche hasta las 6:00 horas entre no convivientes, tanto en espacios públicos como privados, salvo por motivos excepcionales. También restringirá la movilidad desde el lunes en 32 zonas básicas de salud, donde no se podrá entrar ni salir salvo por motivos justificados.

Pese a ser la segunda comunidad con la incidencia más baja, la Valenciana está ultimando la resolución de la Conselleria de Sanidad para aplicar lo antes posible una restricción nocturna de la circulación, así como medidas adicionales para frenar la expansión de la pandemia, como la limitación del número máximo de personas en reuniones sociales.

La resolución, que pretende restringir los movimientos de la población entre la medianoche y las seis de la mañana hasta el 9 de diciembre, estará ultimada en las próximas horas y será remitida al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana para su validación, de forma que pueda hacerse efectiva al inicio de la semana próxima.

Castilla y León extenderá un toque de queda desde este mismo fin de semana a toda la región, lo cual hará decaer los confinamientos actualmente ordenados en varios municipios, tal y como ha informado el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, tras reunirse con el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

El toque de queda se aplicará a partir de mañana desde las 22 horas a las 6 de la madrugada, según el acuerdo adoptado esta tarde en el Consejo de Gobierno extraordinario convocado por Fernández Mañueco, que ha informado de que llevarán las nuevas restricciones al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León para que ratifique una medida que considera "imprescindible" para controlar el incremento de contagios.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento