La UE ha firmado ya tres contratos de compra de vacuna y negocia otros cuatro

Una voluntaria participa en la tercera fase del ensayo en humanos de la vacuna contra la COVID-19 del laboratorio chino Sinovac Biotech Ltd., en el Hospital Universitario Hacettepe de Ankara, Turquía.
Una voluntaria participa en la tercera fase del ensayo en humanos de la vacuna contra la COVID-19 del laboratorio chino Sinovac Biotech Ltd., en el Hospital Universitario Hacettepe de Ankara, Turquía.
HACETTEPE UNIVERSITY HOSPITAL / EFE

Una vez que varios proyectos de vacuna contra la Covid-19 empezaron a destacar en la carrera internacional por la vacuna, la Comisión Europea decidió emplear un fondo llamado Instrumento de Asistencia Urgente, pensado para hacer frente a catástrofes naturales, y mediante el cual se están cerrando los llamados acuerdos de compra anticipados.

El dinero de este fondo cubre la mitad del precio acordado con las farmacéuticas, que se entrega a fondo perdido, es decir, si el proyecto finalmente no sale adelante, esa inversión no se recupera. 

Si, por el contrario, la vacuna finalmente supera todos los ensayos y es aprobada para su uso, son los estados miembros los que se hacen cargo de la otra mitad del coste total de manera proporcional a su población.

AstraZeneca / Universidad de Oxford

El proyecto más avanzado de la carrera internacional por la vacuna se está desarrollando en la británica Universidad de Oxford y será distribuido por la farmacéutica anglo-suiza AstraZeneca. La Comisión firmó en agosto la compra de 300 millones de dosis, con la opción de adquirir 100 más. 

Esta vacuna está basada en un vector viral, un virus de chimpancés modificado para contener los genes del SARS-CoV-2. Según AstraZeneca, podrá empezar a ser distribuida en diciembre de este año, pero aún se encuentra a la espera de los resultados de la última fase de ensayos clínicos, que tuvo que ser brevemente suspendida porque una voluntaria desarrolló una enfermedad inesperada.

Sanofi / GSK

El segundo contrato que se cerró fue con el proyecto de la farmacéutica británica GSK y la francesa Sanofi, firmado en septiembre y que supondrá la adquisición de otros 300 millones de dosis. 

Este proyecto está basado en las proteínas virales del coronavirus que se inoculan en el paciente para lograr que el organismo genere inmunidad frente a la Covid-19. Las farmacéuticas esperan conocer si la vacuna es segura y efectiva a mediados de 2021.

Johnson & Johnson

El tercer y último contrato firmado hasta la fecha se cerró el 8 de octubre con la farmacéutica estadounidense Johnson & Johnson por 200 millones de dosis, con posibilidad de adquirir otros 200 millones. Se trata, al igual que la de AstraZeneca, de una vacuna basada en un vector viral. 

La fecha en la que estará lista no está clara dado que, en este momento la última fase de ensayos clínicos está parada desde el 12 de octubre para investigar una reacción adversa en uno de los voluntarios.

Moderna

El laboratorio estadounidense Moderna está desarrollando uno de los proyectos más avanzados del planeta, basado en una tecnología llamada ARN mensajero, y está a la espera de resultados de su última fase de ensayos clínicos, que se prevé que pueda concluir a finales de este año o comienzos del que viene. 

La Comisión abrió negociaciones con Moderna en agosto para una compra inicial de 80 millones de dosis con otra compra opcional de 80 millones de dosis adicionales.

CureVac

El laboratorio alemán CureVac, con el que colabora la empresa Tesla de Elon Musk, también está desarrollando una vacuna a partir del ARN mensajero, pero se encuentra aún en fase 2 de ensayos clínicos y espera tenerla disponible en la segunda mitad del próximo año. La Comisión empezó a negociar en agosto, pero se desconocen más detalles.

BionTech / Pfizer

También en Alemania, está desarrollando BionTech su vacuna , en colaboración con el laboratorio estadounidense Pfizer, también basado en ARN mensajero. La Comisión negocia la compra de 200 millones de dosis y 100 millones adicionales, que podrían estar disponibles este mismo año.

Novavax

El séptimo laboratorio con el que la Comisión está cerca de cerrar un acuerdo es el estadounidense Novavax, que desarrolla una vacuna basada en la inoculación de las proteínas del coronavirus. Reuters informó en septiembre de que se negocia comprar 100 millones de dosis. Podrían estar listas en el primer trimestre de 2021.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento