Iglesias: "No hay derecho a que mis hijos sufran la consecuencia del compromiso y las tareas políticas de sus padres"

El mensaje de Iglesias en Twitter
El mensaje de Iglesias en Twitter
TWITTER

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, ha lamentando en las redes sociales los insultos y las protestas que recibió en Asturias durante su estancia vacacional junto a sus hijos y su pareja, la ministra Irene Montero.

"No hay derecho a que mis hijos tengan sufrir las consecuencias del compromiso y las tareas políticas de sus padres", ha asegurado Iglesias en un hilo de mensajes en el que puntualiza que el "victimismo" no va con él porque "hay millares de niños en situaciones mucho más vulnerables".

La pareja, junto a sus tres hijos, se habían trasladado el viernes a Asturias para pasar unos días de vacaciones, intentando desconectar de la actualidad y de las últimas noticias judiciales que rodean a su partido. Pero no consiguieron la privacidad deseada y, apenas un día después de su llegada, un medio local desvelaba su ubicación, que se concretó acto seguido a través de las redes sociales, compartiendo la localización.

"Lo que hace a nuestra familia la extrema derecha y ciertos medios es grave. Hay gente que ha pagado con su libertad, con su vida o con torturas defender sus ideas y hacer política. No es nuestro caso", dice Iglesias, que se había alojado junto a su familia en la casa del secretario general del PCE, Enrique Santiago. El líder de Podemos agradece a Santiago su hospitalidad como anfitrión. "Gracias a Ramón, minero jubilado y rojo que está orgulloso de que su hijo sirva en la Guardia Civil y que hizo que mis hijos vieran por primera vez gallinas, patos, ocas y caballos", añade.

"Su odio y sus amenazas no frenarán nuestro trabajo. El ejemplo de la gente corriente, honesta y valiente que no tiene miedo al fascismo, es para nosotros la mayor motivación para continuar", zanja el vicepresidente

Mostrar comentarios

Códigos Descuento