Distancia, horario, prohibido el tabaco, chiringuitos... así están reabriendo las playas de las provincias en Fase 2

Condiciones para disfrutar de las playas
Condiciones para disfrutar de las playas
Henar de Pedro

Este pasado lunes 25 de mayo, aquellos que viven en las provincias costeras que han pasado a la fase 2 del plan de desescalada de las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus han podido, por primera vez en más de dos meses, acudir a bañarse y tomar el sol en las playas.

En esta fase, el Ministerio de Sanidad ha permitido que las playas y otros espacios naturales puedan abrirse a los visitantes y que estos puedan tumbarse a tomar el sol o bañarse (algo que previamente había quedado prohibido por las medidas del Estado de Alarma), si bien con algunas restricciones o medidas de seguridad destinadas a mantener la distancia social y a garantizar que la reapertura se realice con las máximas garantías higiénicas y sanitarias.

Si bien las guías básicas aparecen formuladas en forma de recomendaciones en la orden sanitaria 40/2020 del 23 de mayo, la aplicación de estas normas queda en última instancia en manos de las autoridades municipales, con lo que ha habido pequeñas diferencias entre distintos puntos de la geografía Española en la fórmula que ha seguido la reapertura.

¿Qué dice Sanidad?

En el artículo 46 de la orden 414/2020, que queda modificado por el artículo quinto de la orden 4040/2020, se establecen las pautas que deberá seguir el uso de las playas para minimizar en lo posible el riesgo de contagio.

Así, se permite la realización de actividades deportivas a las personas menores de 70 años en cualquier horario excepto las franjas horarias comprendidas entre las 10:00 y las 12:00 y entre las 19:00 y las 22:00 horas, reservadas a los mayores de 70 años, si bien siempre que se puedan desarrollar individualmente y sin contacto físico y manteniendo una distancia mínima de dos metros.

También se permite el uso de duchas y lavapiés, aseos, vestuarios y otros servicios, con una ocupación máxima de una persona (excepto en los supuestos en los que una persona necesite asistencia, en los que se permite la presencia de un acompañante), y se exige reforzar la limpieza y desinfección de los mismos.

Por otra parte, se dispone que los objetos personales, toallas, tumbonas, etc. deberán colocarse con un perímetro de seguridad mínimo de 2 metros (es decir, separados entre sí por 4 metros como mínimo, salvo en el caso de bañistas convivientes o grupos que no superen las quince personas.

La orden permite que los ayuntamientos limiten el acceso (siempre de modo gratuito) o el aforo para evitar que se incumplan las distancias mínimas, e incluso que establezcan límites temporales de permanencia en las playas o en los aparcamientos.

Además, exige que los ayuntamientos limpien y desinfecten las instalaciones usando sustancias no perjudiciales con el medio ambiente, y que informen a los usuarios de las normas con cartelería u otros elementos.

Por último, en cuanto a las actividades de hostelería, restauración y negocios de motos acuáticas, hidropedales y demás, remite a la normativa específica en cada caso.

Como detalle adicional, el ministerio desaconseja el baño en "aguas continentales como pozas, remansos y cauces de agua dulce con escaso caudal".

Parte de las playas andaluzas retrasan la temporada hasta junio

Ante la imposibilidad de cumplir con estos requerimientos, buena parte de los consistorios costeros andaluces ya han adelantado que retrasarán el inicio de la temporada de playa hasta poder garantizar las medidas sanitarias.

Según recoge Canalsur, los alcaldes onubenses han decidido esperar hasta el 15 de junio para el comienzo de la temporada, si bien permiten el baño apelando a la responsabilidad de los usuarios; la única en la que está expresamente prohibido es Matalascañas.

En Cádiz, ayuntamientos como El Puerto, Sanlúcar de Barrameda, Tarifa, San Roque y Chiclana (con cuatro días de retraso) abrirán sus playas con los servicios operativos y disponiendo distintos medios para el cumplimiento de las recomendaciones de Sanidad e, incluso, precauciones adicionales que van desde un incremento de los accesos en El Puerto a  horarios delimitados en Sanlúcar de Barrameda, pasando por una app para informar sobre el aforo en Tarifa.

Otros, como Chipiona, Rota, San Fernando, Vejer, Conil, Barbate, Algeciras, Los Barrios y La Línea permitirán el baño en algunas o todas sus playas pero no proveerán servicios, y dos municipios (Puerto Real y Cádiz) no permiten el baño.

En Almería, en cambio, todas las playas han abierto al baño este lunes. Así, en la capital, el Ayuntamiento ha incrementado notablemente la presencia policial en varios puntos, y la alcaldesa ha llamado al "sentido común de los ciudadanos" y ha recordado que la decisión de hacer uso de la playa queda "bajo estricta responsabilidad de la persona que se tire al agua o se tumbe en la arena". Otras localidades que han afirmado su capacidad para hacer cumplir con las órdenes de Sanidad son Carboneras, Pulpí y, parcialmente, Garrucha y Roquetas de Mar.

Por otra parte en Níjar han recordado que, hasta la entrada en funcionamiento del plan de playas en junio, la localidad no cuenta con socorristas ni servicio de playas, y que "sólo a partir de ese momento se podrá garantizar la realización de acciones encaminadas a que la costa esté libre de "cualquier posibilidad de contagio".

Murcia permite la reapertura de los chiringuitos

La Región de Murcia ha permitido desde este el lunes el baño en todos sus municipios, con excepciones puntuales como algunos puntos del sur del mar menor en los que es imposible el baño por fenómenos como los 'fangos' y los 'secos'. Similarmente, el alcalde de San Javier se reunió este lunes con el Órgano Gestor de Playas para "determinar si existen circunstancias por las cuales algunas de las playas deban retrasar su apertura.

Por ello, los Ayuntamientos han dispuesto además controles de acceso en algunas zonas, como Cala Cortina y El Portús (Cartagena), a fin de cumplir con las limitaciones de ocupación marcadas desde Sanidad, y medidas de señalización o megafonía en San Pedro del Pinatar y Águilas. Además, han aclarado que aunque se permita el baño, el comienzo oficial de la temporada no será hasta mediados de junio, cuando se dispondrán todos los servicios.

Este lunes han podido abrir también los chiringuitos murcianos, cumpliendo las mismas normas de higiene que las terrazas que los bares o cafeterías.

Tarragona mantendrá cerrados los servicios

La gran mayoría de los municipios costeros de Tarragona ha decidido permitir el baño y el uso de los arenales supuestamente controlando los aforos, pero muy pocos de ellos han concretado medidas más allá de reforzar la información y la presencia de la Guardia Urbana. Adicionalmente, se mantendrán cerradas todas las áreas de juego infantiles, las duchas y los lavapiés, al no disponer de medios para garantizar su higiene constante.

También se mantendrán cerrados los demás servicios que normalmente autorizan los planes de uso, por lo que la mayoría de las playas de la provincia no dispondrán tampoco de otros servicios como hamacas, patines y chiringuitos de temporada.

Algunas excepciones que sí han detallado medidas más específicas son Cambrils, que balizará algunas zonas concretas para evitar el acceso, y Salou, municipio que ha instalado carteles específicos sobre las nuevas normas y que incrementarán la presencia de agentes policiales para que, junto a los socorristas, controlen que se cumple con las distancias de seguridad. Además, las cámaras web de la localidad se emplearán para controlar el movimiento y la afluencia de personas.

Medidas coordinadas en Baleares

En el caso de las Islas Baleares, el Govern ha apelado a un uso responsable de las playas, y  pidió a los ciudadanos baleares que no se aglomeren en las playas porque "va en contra de todos nosotros". 

Además, la Federació d'Entitats Locals de Balears (Felib) se reunió unos días antes de la reapertura para coordinar las medidas en los distintos ayuntamientos, y acordó implementar una señaléctica común en todas las playas para unificar instrucciones y actuar con la Policía Local u otros cuerpos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en caso de aglomeraciones.

Por otra parte, los ayuntamientos costeros de las islas han rechazado establecer separaciones en los arenales, alegando que los sistemas de parcelación no serían convenientes para ejecutar la limpieza diaria de las playas.

Ceuta parcela sus arenales

La Ciudad Autónoma de Ceuta, que también ha pasado este lunes a fase 2, también ha abierto sus playas al baño tras haber instalado una nueva cartelería con medidas de higiene y seguridad necesarias y trabaja ahora en la parcelación de los arenales para asegurar que se respeta la distancia social, así como en una app para controlar el aforo.

En cambio, Melilla, que aún no tiene un Plan de Playas, ha permitido el baño en sus aguas pero , según expresó el consejero de Medio Ambiente, Hassan Mohatar, "bajo la responsabilidad" de los bañistas, ya que "aún no está habilitado el Servicio de Socorrismo, que comenzará el 1 de junio.

Las Palmas prohíbe fumar en sus playas

A su vez, el archipiélago canario (cuyas mayores islas han entrado este lunes en la fase 2, uniéndose a La Gomera, El Hierro y La Graciosa) ha decidido coordinarse, de manera similar a como ha ocurrido en Baleares, a través de la Federación Canaria de Municipios (Fecam) para establecer un protocolo marco para los distintos Ayuntamientos.

Aunque queda en última instancia a decisión de cada localidad el cómo adaptar este protocolo a su realidad concreta, sus líneas básicas son el cierre de duchas y zonas de recreo y la vigilancia conjunta por parte de socorristas y agentes de Policía Local de la separación de usuarios en la arena.

Sin embargo, algunos municipios han optado por distintas restricciones adicionales, como es el caso de Las Palmas de Gran Canaria que ha prohibido fumar en sus playas y ha instalado un sistema de magafonía; Mogán, que limitará los horarios de las playas a la franja entre las 10:00 y las 20:00 horas; y Telde, que dará preferencia a las personas mayores durante sus franjas horarias de paseo en algunas partes de las playas.

Tiempo de estancia limitado en Euskadi

El Departamento de Salud Vasco emitió unos días antes del paso a la fase dos unos criterios sanitarios que todas las playas debían cumplir para poder abrir al público con las suficientes garantías sanitarias.

En base a estas directrices, se permite a los ayuntamientos ordenar los accesos de entrada y salida, controlar el aforo, establecer franjas horarias por edad o limitar el tiempo de estancia, eliminar equipamientos prescindibles, concretar medidas concretas para playas que pierdan mucho espacio con la marea alta, no permitir actividades de grupo en los arenales o establecer medidas concretas de limpieza y desinfección para realizar actividades acuáticas.

Así, por ejemplo, la Concha (San Sebastián) cerrará por periodos de cuatro horas durante la pleamar, y el Ayuntamiento ha anunciado que controlará el aforo de todas las playas, empleando a la Policía Municipal para que desaloje los arenales en caso de incumplimientos.

Similarmente, en Vizcaya el consistorio ha anunciado que socorristas y Policía Local controlarán el tiempo de estancia mediante un sistema de "semáforos".

Cantabria confía en la responsabilidad de los usuarios

En el caso de Cantabria, el Gobierno Regional ha anunciado que publicará en diez días una guía con recomendaciones para el uso de los arenales, después de que el presidente, Miguel Ángel Revilla, dudase de que hubiera problemas para mantener la distancia de seguridad "sobre todo al principio".

De hecho, el líder del Ejecutivo consideró absurdos algunos planteamientos, como la posibilidad de cuadricular los arenales, apelando en su lugar a la responsabilidad de los ciudadanos.

Lo cierto es que las principales playas cántabras recibieron una cantidad relativamente pequeña de visitantes este lunes, con lo que era posible mantener las distancias.

Aún así, Santander ha anunciado que controlará el aforo de las playas de la ciudad y que ordenará las entradas y salidas.

Asturias estudia normas alternativas por sus particularidades

De forma parecida, los 19 ayuntamientos de la costa asturiana han decidido no implantar medidas extraordinarias hasta el comienzo de la temporada, a medidados de junio, pero sí que han reclamado al Gobierno regional y al central un fondo extraordinario para afrontar los gastos que puedan generar los dispositivos para controlar aforos y accesos.

Por eso, antes del comienzo de la temporada, la Federación Asturiana de Concejos (FACC) se ha remitido a las directrices de Sanidad, que recuerdan a los ciudadanos a través de la emisión de bandos municipales. Además, han subrayado que, de acuerdo con estas normas, se exigirá el uso de mascarillas cuando no sea posible el distanciamiento interpersonal que aplique en cada momento.

La entidad, además, afirmó que estudia posibles alternativas a las normativas estatales que tengan en cuenta particularidades del litoral asturiano, como las mareas y sus coeficientes.

A Coruña pide "sentidiño" a los bañistas

La mayoría de los ayuntamientos del litoral gallego no han impuesto por ahora ningún tipo de restricción adicional, sino que se han ceñido a la orden de Sanidad y han pedido sentido común a los usuarios ("sentidiño", dijo el Concello de A Coruña).

Para ello, algunos, como Ribeira, Samil, Vigo y A Coruña han aumentado la presencia de la Policía Local en las playas urbanas, mientras que otros, como Camariñas, han instalado carteles informativos.

Entre los que han decidido ir un poco más allá, destaca el caso de Noia, que parceló la playa de Boa Pequena (que queda con capacidad para unas 100 personas) con la idea de hacer lo mismo en Boa Grande y Testal en el futuro próximo. Vigo también ha anunciado que podría parcelar sus arenales más adelante.

Otros, como Ponteceso, han optado por hacer restricciones en los aparcamientos, e incluso uno, Dumbría, ha anunciado que contratará a varias personas para extremar las medidas de higiene en O Ézaro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento