Sánchez confía en que Ciudadanos alce su veto a la prórroga ante el ‘no’ de ERC

Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno durante la reunión del Comité Técnico para la Desescalada.
EFE
El presidente del Gobierno durante la reunión del Comité Técnico para la Desescalada.
EFE

El Consejo de Ministros aprobará este martes la que será la última prórroga del estado de alarma. Será la más larga, no por 15 días, sino "hasta que termine la desescalada", según dijo ayer en el Congreso la vicepresidenta primera.

Carmen Calvo adelantó que la última prórroga será "radicalmente diferente" a las anteriores. Como novedad, el Gobierno propondrá la posibilidad de que el estado de alarma pueda ir levantándose en aquellos territorios con mejor ritmo en la desescalada. "Será una alarma gradual, propondremos que si algún territorio avanza con rapidez, pueda ser levantada en este territorio", explicó Calvo.

La propuesta confirmará también la reducción del mando único que hasta ahora han formado los ministros de Interior, Defensa, Transportes de Sanidad. A partir de ahora, la única autoridad sera este último, Salvador Illa. Según Calvo, quedará "de retén" ante un rebrote. Estos elementos figuran en la propuesta de prórroga que votará el Congreso y para la quePedro Sánchez no tiene aún confirmados los votos necesarios.

Eso sí, de los contactos con los distintos grupos y sus exigencias, en Moncloa ayer se veía más posible contar de nuevo con el apoyo de Ciudadanos. A pesar de rechazar la prórroga de un mes, los naranjas tampoco han dicho que no la apoyarán. 

Por la otra parte, ERC cree que "no se dan las condiciones" para abandonar el ‘no’. Aunque aún no ha confirmado su voto, el PNV ya dio muestras hace días de estar dispuesto a apoyar la prórroga. La posibilidad de que el estado de alarma pueda ir levantándose donde la situación lo permita es una reclamación concreta del PNV, con la que Sánchez favorece aún más un voto afirmativo de este partido. En ese caso, a Sánchez le hará falta el apoyo de Cs o de ERC, no de ambos. Conscientes de ello, las dos formaciones desafiaron ayer al presidente a que busque su apoyo y no el del otro.

ERC anunció ayer que se mantiene en el ‘no’. No es definitivo pero el cambio está condicionado al algo que rechaza Sánchez. Como hizo hace 15 días, su secretaria general, Marta Vilalta, exigió al Gobierno que elimine del todo el mando único y que sea el Govern el que tenga "la última palabra" en la decisión de qué territorios de Cataluña pasan de una fase a otra. Vilalta rechazó el "examen" semanal de la Generalitat por parte de Sanidad y apostó por una "coordinación" donde la voz cantante la lleve la Consellería de Sanitat. De forma indirecta, esto abrió ayer otra grieta con su socio en el Govern. JxCAT condiciona abandonar el ‘no’ a que Sánchez reconozca al president, Quim Torra, como "única autoridad competente", a lo que no se sumó ERC.

En todo caso, el Gobierno rechazará estas exigencias confirmando a Illa como única autoridad. El PSOE también defendió el sistema actual. El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, valoró que el Ministerio "puede comparar, apreciar los matices que desde la distancia" mejor que los Gobiernos autonómicos.

De sus últimos contactos con el Gobierno y el PSOE, ERC cuenta con retomar la ‘mesa de diálogo’ cuando termine la desescalada. Para Ciudadanos, esto ayer se convirtió en otra condición, contraria, para apoyar la prórroga. Su diputado Edmundo Bal exigió a Sánchez no vincularla con lo que dijo que es "una mesa de la vergüenza, que no salva vidas ni empleos".

Sobre la duración de la prórroga, el pacto entre Sánchez e Inés Arrimadas no contempla que sea de un mes. Bal dijo que el presidente "se lo pone muy dificil" a su partido al pedir un mes. Cs votará ‘sí’, dijo, si el Gobierno propone "un plazo acotado y razonable"

Mostrar comentarios

Códigos Descuento