La realidad de las residencias contra el Covid-19: "Apagamos la televisión porque se piensan que van a fallecer todos"

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Ejército desinfectan una Residencia de mayores
Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Ejército desinfectan una Residencia de mayores
Óscar Cañas - Europa Press
En apenas unos días se duplican los fallecidos en esta residencia de Madrid. Un foco preocupante donde ya hay 24 residentes fallecidos y una monja. Muchas de ellas, voluntarias, están con síntomas aisladas. Pero además aquí hay más de 40 trabajadores de asistencia pidiendo ayuda humana y de material.

Las palabras de la ministra de Defensa, Margarita Robles, al explicar las desoladoras situaciones que se han encontrado los militares en algunas residencias de mayores por el coronavirus, con algunos de ellos "abandonados, si no muertos", han caído como un jarro de agua fría en los centros que cuidan de estas personas, que consideran una gran "irresponsabilidad" de Robles hacer este tipo de comentarios "no contrastados y sin conocer las circunstancias que se han dado en cada caso".

Paquita Morata, gerente de la Asociación Aragonesa para la Dependencia (Arade), defiende el trabajo de los profesionales que trabajan en estos centros sociosanitarios, "aliados en esta batalla", y critica que desde el Gobierno se ponga en el foco mediático al sector, que durante esta crisis "solo hemos pedido medios y respeto porque estamos cuidando de las personas más vulnerables", recuerda.

Lo hacen, además, sin mascarillas, tests ni ningún sistema de protección pese a que también lo reclamaron hace semanas: "Se están dando cifras del material que se está repartiendo, pero aquí no ha llegado nada. Es la sociedad civil quien nos está facilitando ayuda".

Por eso, agradece el despliegue militar para labores de apoyo y desinfección e las residencias. Porque el sector, asegura, lo está dando todo y está agotado: "Tenemos centros donde el Ejército ha desinfectado o donde simplemente se pregunta qué necesitamos. Cualquier ayuda es bienvenida", explica. 

Pese a que ningún residente ha fallecido en los centros que maneja, sí se han producido bajas en los hospitales y esas pérdidas, asegura, "no se puede hacer una idea del dolor y sufrimiento que supone. Para nosotros una residencia es el hogar de las personas mayores, algunos llevan años aquí".

Durante este tiempo, la actividad ha cambiado en los centros. En las residencias más grandes intentan que no se formen grupos muy numeroso e intentan guardar la distancia cuando están sentados en el salón o cuando hacen gimnasia. Las videollamadas con sus familiares también se han incrementado al no poder recibir visitas de sus seres queridos y los ratos de televisión tampoco son iguales: "A veces hay que apagar la televisión porque si no se piensan que van a fallecer todos", lamenta Morata, que insiste en la necesidad de recursos y soluciones que no están llegando. "Hoy, 25 de marzo, seguimos igual que hace dos semanas".

El "hospitalizado tipo": hombre mayor de 70 años

Los las personas mayores la principal población de riesgo, según los análisis realizados. Hasta la fecha, según los datos aportados este martes por el Ministerio de Sanidad, casi nueve de cada diez fallecidos por coronavirus tenían más de 70 años, el 56% de los pacientes hospitalizados tienen más de 65 años y hasta un 80% de los que se encuentran en la UCI o han fallecido pertenecen a esta franja de edad.

Los datos también reflejan una diferencia por sexo en el desarrollo de la enfermedad. Los hombres contraen en mayor medida la enfermedad y representan un número mucho mayor de ingresados. Un 49% de los pacientes masculinos tienen que ser hospitalizados frente a un 36% de las mujeres y un 68% de los ingresados en UCI o fallecidos son hombres.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento