El caso de María José Carrasco ha servido para que el debate sobre la eutanasia entre de lleno en la campaña electoral. Los partidos están completamente divididos en este sentido. Las posturas van desde la propuesta de una ley de eutanasia, defendida por PSOE y Podemos, hasta el rechazo total, planteado por Vox. En el medio, Ciudadanos incide en la necesidad de regular, pero pide hacerlo por partes.

Precisamente la formación naranja lanzó en la legislatura que acaba de terminar una ley de cuiudados paliativos, que inició su tramitación. Otra norma que se tumbó fue la de Unidos Podemos, justo antes de que los socialistas presentaran la suya. El PP, por su lado, no quiere entrar en el debate y no quieren hablar de derecho a la muerte.

Estas son las posiciones de las principales fuerzas políticas respecto a la eutanasia:

PSOE: ley de eutanasia en el programa electoral

"Aprobaremos una ley para regular la eutanasia y la muerte digna, defendiendo el derecho a elegir con libertad hasta el último minuto de nuestra vida, y el derecho a recibir la mejor atención médica en su tramo más difícil". Este es, literalmente, un apartado del programa del PSOE para el 28-A. Sigue los pasos marcados en la pasada legislatura, y el caso de Carrasco ha devuelto esta medida a la primera línea.

En el partido defienden la "legalidad" de la eutanasia, pero son partidarios de que se controle "todo el proceso", desde la voluntad del paciente hasta el trabajo médico que se realice con él. Además, los socialistas no encontraron grandes rechazos a su medida (salvo por parte del PP). La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, apuntó que esta medida es necesaria para "evitar sufrimientos tan penosos", con una regulación con todas las garantías y en unas condiciones de dignidad y seguridad jurídica. Carcedo espera que en la próxima legislatura se apruebe la ley de eutanasia y la de cuidados paliativos. 

Cabe destacar, eso sí, que una ley de este tipo conllevaría necesariamente una reforma del Código Penal, algo con lo que ya cuentan en Ferraz. "Se trata de no alarga el sufrimiento", sentenció en su momento el grupo socialista. Responsabilizan a PP y Cs de que su norma no saliera adelante, y Pedro Sánchez lanzó una proclama: "Queremos que la muerte sea tan digna como la vida".

PP: no entra en el debate

Desde el Partido Popular prefieren no entrar en el debate. Fuentes de Génova rechazan a 20minutos hacer valoraciones, dado que no han presentado su programa electoral y teniendo en cuenta "las diferentes posiciones" que se dan tanto a nivel interno como entre partidos. Pablo Casado, de hecho, reiteró en varias ocasiones que este es un debate que "no existe".

Aún con eso, los populares están más cercanos a los cuidados paliativos, y no quieren ver la muerte como "un derecho". En su momento presentaron una enmienda a la totalidad a la ley del PSOE, y son partidarios de centrarse en "facilitar el proceso médico".

A la espera de ver si incluyen algún cambio en este sentido en su programa, el PP está de lado del llamado testamento vital, que es la declaración voluntaria de una persona en la que especifica las voluntades de una persona en caso de llegar a padecer de una enfermedad terminal.

Podemos: a favor de la muerte digna

Unidas Podemos, igual que el PSOE, incluye en su programa electoral una ley de muerte digna. "Toda persona que padezca un sufrimiento irreversible debe tener reconocido el derecho y la libertad de poner fin a ese sufrimiento", expresan en el documento. El partido morado ya presentó en 2017 una propuesta para despenalizar la eutanasia, y que no fue apoyada ni por PP ni por Ciudadanos.

Aunque en buena medida coincide con la idea socialista, Podemos explica que la norma tiene que asentarse en la "libertad de decidir" y no en "el nivel de sufrimiento del paciente". Consideran que no se trata de "ver quién sufre más". En su planteamiento, no especifican que el solicitante tenga que tener necesariamente nacionalidad española o residencia legal en España, algo que si ocurre en la medida propuesta por los socialistas.

"Registraremos una ley con todas las garantías necesarias para las personas que deciden poner fin a su vida, así como para los y las profesionales que las asisten", añade la formación en su programa para el 28-A. Asimismo, en el caso concreto de María José Carrasco, Pablo Iglesias ha prometido "indultar" a su marido Ángel llegado el caso.

Ciudadanos: primero, cuidados paliativos

Ciudadanos condiciona su apoyo a una futura ley de la eutanasia a obtener antes el apoyo parlamentario a su norma sobre muerte digna. Además, pone el foco en el PSOE: "La ley de muerte digna es de Cs y estaba en el Senado cuando el señor Sánchez decidió convocar elecciones", dijo el secretario general, José Manuel Villegas. El partido naranja, eso sí, pide "ser responsables" y "no usar el tema como arma política".

"Es una de las urgencias para un Gobierno de Albert Rivera, será una de nuestras primeras medidas", expresó. Los de Rivera, en su proyecto, renuncian a usar la palabra eutanasia y centran el debate en la llamada obstinación terapéutica, es decir, una situación en la que a una persona que se encuentra en situación terminal se le inician o mantienen medidas carentes de utilidad clínica.

"En este caso se pone de manifiesto que se necesita esta regulación", añadió Villegas, quien considera que las normas en este sentido "ya se tenían que haber aprobado" en la legislatura que acaba de terminar.

Vox: rechazo total

Vox ni se plantea dar apoyo o proponer medidas en este sentido. El partido de Santiago Abascal está completamente en contra de la eutanasia, y así lo ha hecho saber en numerosas ocasiones. En sus 100 medidas ni menciona el asunto. El propio Abascal ha llegado a calificarlo como "un invento de los progres".

"Vox propone crear unidades del dolor para que nadie tenga que estar en su casa retorciéndose de dolor. Hay que estar con estas personas y ofrecerles alternativas", explican, antes de añadir que son "un partido provida".