Ángel Hernández y María José Carrasco
Ángel Hernández y María José Carrasco, en una imagen del vídeo en el que ella confirma que quiere morir MEDIASET

La Policía Nacional ha detenido este miércoles en Madrid a un hombre, Ángel Hernández (70), por practicar en el domicilio familiar un suicidio asistido a su esposa, María José Carrasco (62), enferma en fase terminal de esclerosis múltiple, dolencia que padecía desde hacía tres décadas.

El arrestado, que explicó a los sanitarios del Summa que acudieron a la vivienda -en el distrito de Moncloa Aravaca- poco antes de las 15 horas que había suministrado una sustancia a su esposa para que muriera, siguiendo sus deseos, ha pasado ya a disposición judicial en los juzgados de Plaza de Castilla.

Carrasco había expresado a su marido "muchas veces" su deseo de morir ; desde que le diagnosticaron la enfermedad con 32 años dependía de los cuidados de su pareja, que le daba morfina para calmar los dolores. El Grupo V de Homicidios se encarga de la investigación.

El matrimonio grabó un vídeo y, además, Hernández escribió hace días una carta en la que relataba el sufrimiento de su esposa y anunciaba la decisión de ayudarla. Asimismo, pide a los legisladores que evolucionen hacia posiciones menos contrarias a la eutanasia para evitar que alguien que lo necesite tenga que transitar por los mismos caminos que ellos.

De seis a diez años de cárcel

El Código Penal regula en su artículo 143 la inducción al suicidio o la cooperación con el suicidio de otras personas, con un rango de penas que va de los dos a los diez años de prisión, aunque se prevé una rebaja si hay petición expresa de la víctima y ésta padece una enfermedad grave.

La asociación Derecho a Morir Dignamente ha emitido un comunicado en el que confirma que Carrasco padecía una esclerosis múltiple, que la hizo "dependiente para todas las actividades de la vida diaria".

Según la asociación, que defiende la eutanasia, la mujer expresó "de forma reiterada y firme" su voluntad de morir. Para DMD se trata de una "muerte voluntaria" y en una "sociedad democrática, basada en el respeto a la libertad individual" resulta "inaceptable" que ayudar a un apersona a disponer de su vida "libremente esté castigado en el Código Penal".

Y concluye que "el acto de Ángel Hernández de ayudar a morir a su mujer, a la que ha cuidado durante décadas, sólo puede entenderse como un acto de amor que no debería recibir ningún reproche penal". Por eso exige "a los futuros diputados y diputadas que regulen y despenalicen la eutanasia urgentemente".

Consulta aquí más noticias de Madrid.