Pedro Sánchez
Pedro Sánchez, en Bolivia. EFE

Donde dije digo, digo Diego. Ese podría ser uno de los lemas de Pedro Sánchez en sus primeros dos meses en la Moncloa. El presidente del Gobierno se ha desdicho, reculado o cambiado de opinión varias veces sobre importantes asuntos de la agenda política de su Ejecutivo y la ha hecho casi sin despeinarse.

Bandazos que han descolocado a parte de la opinión pública y que han sido utilizados por la oposición como arma arrojadiza. Estos son algunos de los más llamativos.

1. Inmigración: El Gobierno de Sánchez ha pasado de ofrecer a principios de junio los puertos españoles para acoger a los inmigrantes del Aquarius, rechazados por Italia y Malta, a expulsar este miércoles a los 117 subsaharianos que el martes saltaron la valla de Ceuta. Una especie de devolución en caliente mediante un acuerdo firmado con Marruecos en 1992 para la readmisión de extranjeros que entran de forma irregular en territorio español. Es decir, España ha pasado del aplauso de las ONG, al aplauso de la ultraderecha alemana, que ha felicitado a Sánchez por esta devolución exprés de inmigrantes.

2. Valle de los Caídos: El futuro museo memorial de las víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura que pretendía Sánchez para el Valle de los Caídos se va a quedar en cementerio civil. Así lo ha anunciado este miércoles desde Bolivia, donde se encuentra de visita oficial. Para el jefe del Ejecutivo, pese a la próxima exhumación de Franco, no puede llevarse a cabo una "resignificación" del lugar porque está inhabilitado para la "reconciliación" y cree ahora que debe ser un lugar "de reposo", de ahí su última propuesta de convertirlo en cementerio civil.

3. Juez Llarena: La defensa del juez Pablo Llarena ante la demanda interpuesta en Bélgica por Carles Puigdemont ha pasado de ser un asunto privado del magistrado a ser una "cuestión de Estado" para el gabinete Sánchez. La semana pasada, el Ministerio de Justicia emitía un comunicado en el que afirmaba que "en ningún caso" el Estado intervendría en la defensa de Llarena puesto que "supondría defender a un particular por afirmaciones de carácter privado ajenas a su función". Cinco días después, este martes, Sánchez calificaba la defensa del juez como "cuestión de Estado".

4. Amnistía Fiscal: En mayo, todavía en la oposición, Sánchez exigió por enésima vez a Mariano Rajoy la publicación de la lista de los beneficiados por la amnistía fiscal de Montoro y, de no hacerlo, prometió publicarla él mismo cuando llegara al Gobierno. En julio, sin embargo, ya en la Moncloa, Sánchez admitía que no podría publicar esa lista porque el Tribunal Constitucional se pronunció sobre su irretroactividad.

5. Reforma Laboral: "Lo primero que hará el PSOE será derogar la reforma laboral de Rajoy", dijo Sánchez en la oposición. Y esa fue su primera promesa rota porque a la semana de estar en el Gobierno, su ministra de trabajo, Magdalena Valerio, rebajaba las expectativas. "La reforma laboral no se puede derogar alegremente", matizó Valerio. Finalmente, el Gobierno solo prevé derogar aspectos concretos con acuerdos puntuales en el Congreso.