La primera reunión del Consejo de Ministros presidida por Pedro Sánchez prevé analizar este viernes la situación en Cataluña y aprobar una serie de nombramientos de altos cargos, entre ellos parte de los 25 secretarios de Estado con los que cuenta el nuevo Ejecutivo.

Sánchez, su vicepresidenta, Carmen Calvo, y los dieciséis ministros restantes se reunirán por vez primera en el Palacio de la Moncloa después de haber tomado este jueves todos ellos posesión de sus cargos y haber hecho el traspaso de carteras.

Al ser la primera ocasión en que se reúnen se prevé que den luz verde a una serie de nombramientos en los diversos departamentos ministeriales. Entre ellos, algunos secretarios de Estado, como el de Comunicación, Miguel Ángel Oliver.

El propio Oliver ha dicho que este es un día de "gran emoción". "El Gobierno de Sánchez comienza a trabajar al servicio de los intereses generales de España", ha tuiteado.

En el ámbito de la Presidencia se oficializará también el nombramiento de Iván Redondo como director del Gabinete de Sánchez y el de Félix Bolaños como secretario general de la Presidencia.

El Gobierno debe desvelar además si, tal y como se ha apuntado en algunos medios, nombra al coronel en la reserva Pedro Baños nuevo director general de Seguridad Nacional, una posibilidad ante la que PP y Ciudadanos han pedido al jefe del Ejecutivo que no lo haga por su supuesta opinión favorable al presidente ruso, Vladimir Putin.

El "mayor problema"

A la espera de concretar si se aprueba alguna iniciativa más allá de los nombramientos, fuentes del Gobierno han avanzado que Sánchez y sus ministros analizarán la situación en Cataluña, ya que intentar restaurar la convivencia es una de sus prioridades.

A esa situación se refirieron varios ministros en los actos de intercambio de carteras, entre ellos el de Asuntos Exteriores. Josep Borrell resaltó que España tiene ante sí el "mayor problema al que se puede enfrentar un país: la integridad territorial".

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, prometió que uno de sus objetivos será "recuperar la palabra" con todas las comunidades, especialmente con Cataluña, y "escuchar, dialogar y consensuar" para potenciar la convivencia.

En este contexto, fuentes del Gobierno informaron de que no van a dejar pasar el verano sin intentar antes un acercamiento con el presidente catalán, Quim Torra, aunque el Ejecutivo no ha decidido si dará el primer paso o esperará a que sea la Generalitat la que contacte primero.

La lluvia que cae sobre Madrid ha impedido la realización de la tradicional foto de familia con motivo de un nuevo gabinete, prevista inicialmente para antes de la reunión.