Rosell se confiesa con Jordi Évole y denuncia una "conspiración" contra él: "No ayudó ser catalán"

Rosell responde a las preguntas de Jordi Évole.
Rosell responde a las preguntas de Jordi Évole.
Captura

Sandro Rosell concedió a ‘Lo de Évole’ su primera entrevista en televisión tras pasar 643 días en prisión preventiva y ha dejado varias reflexiones interesantes. El expresidente del FC Barcelona compartió la dureza de todo lo vivido en la cárcel y denunció una conspiración contra su persona.

El exdirigente fue declarado inocente y quedó absuelto de todos los cargos, pero recordó varios momentos del proceso, como cuando la policía encontró un sobre con dinero en su casa, que según Rosell colocaron premeditadamente para inculparle y fue parte de una "conspiración": “Cuando me envían a prisión pienso que hay una persecución personal. Estoy convencido que no era un error judicial. Y no ayudó ser catalán.”

Rosell no se dejó de referirse a los motivos que pudieron provocar la persecución contra su persona: “No entiendo por qué actúan contra mí, ¿quizá porque pusimos las cuatro barras a la camiseta del Barça, o porque dejamos pasar la vía catalana por el Camp Nou, o porque fichamos a Neymar en contra de los intereses de otro club, o porque les vendimos los derechos a telefónica y no a Mediapro?”, afirmó.

Un 'Gran Hermano VIP'

Rosell fue enviado a la prisión de Soto del Real a la que el entrevistador llegó a referirse como un “Gran Hermano VIP” por la cantidad de famosos que encerraba entre sus muros: desde Luis Bárcenas, Jordi Pujol o Rodrigo Rato, hasta Ángel María Villar, Ignacio González o Jordi Cuixart.

Rosell tiró de sentido del humor para referirse a esta mezcla de personalidades, ya que dijo que "parecía el telediario de La Sexta" y recordó a algunos de ellos: "Luis Bárcenas me cae muy simpático. Es una persona que tiene una personalidad diferente”, afirmó sobre el extesorero del Partido Popular. 

“Rato muy bien. Siempre recordaré el abrazo que nos dio cuando nos dieron la libertad. Se notaba que se alegraba que nos soltasen. Jordi Pujol nos ayudó los primeros días al entrar. Me caía muy bien Jordi Cuixart porque es muy fresco, natural. Identificaba los pájaros de Soto del Real. En la cárcel hay que pasar el tiempo”, recordó.

Rosell describió la crudeza de estar recluido en una prisión, pues se trata de “mundo totalmente desconocido", y reconoció que "lo primero que hice al salir es ducharme. Me vi en un espejo entero desnudo, y era la primera vez que me veía en dos años, porque en la cárcel no hay espejos. Es bestial el ego que tenemos, necesitas verte. Había adelgazado 8 kilos”.

Rosell, que reveló que "cada día nos obligábamos a caminar un mínimo de 10km en el patio de la cárcel, para mantenernos en forma y que no se nos fuera la olla, son exactamente 80 vueltas a la pista”, también apuntó que "la celda era de unos 5m de largo por 2m de ancho. Tenías una ducha pequeña abierta. Una taza de váter metálica. No lo olvidaré nunca en invierno. Se te quedaba el culo helado. Te tienes que tragar el orgullo y la intimidad, y hacerlo delante de tu compañero. El cuerpo humano se acostumbra a todo, incluso a la cárcel. No tienes otra”.

Defendió su inocencia

El proceso judicial dejó en una situación delicada a su familia, ya que "nos llegaron a bloquear todo el patrimonio. 30 millones de euros. Se vive gracias a los padres, que mi familia pagaba las facturas”. Además, apuntó que "cada vez que te niegan la libertad es un sentimiento de hundimiento, de desespero" y que llegó a tener la tentativa de declarase culpable “de un delito que no existe y hacer un pacto con la fiscalía. Dije: ‘no’, no quiero pactar con nadie, vamos hasta el final. Y Joan me dijo: ¿Sandro, si tu aguantas, yo aguanto’. Si me llega a decir que sí, yo acepto el pacto. Y habiendo mentido, yo habría sido un delincuente. Solo mintiendo para poder salir.”

Sandro Rosell ha demandado al Estado por el infierno que ha vivido porque “dos años de cárcel, de no vida, lo valen todo. No tiene precio. Dos años en la cárcel no se pagan con nada. Te han robado dos años de vida”.

Además de referirse a la cuestión sobre su independentismo que tanto dio que hablar en el avance publicado los días previos, Rosell quiso dejar claro que ser presidente del Barça fue clave en su caso: “Cuando me presento al Barça, inmediatamente lo declaré todo porque alguien me dijo: ‘Sandro, cuando seas presidente del Barça, irán a por ti’. Un hombre sabio de Barcelona, y pensé: Bah, no será así. Eso es el foco. Antes de ser presidente tenía 0 intervenciones de la agencia tributaria y después, 72.”

Lo que más llamó la atención del exdirigente es "el dinero estaba declarado a la hacienda pública española. Este caso llega 11 años más tarde, sin denuncia particular, y con dinero privado. ¿Es normal? Que baje dios y los vea.”

Rosell reconoce que "tengo un poco rencor", pero celebra que "van a absolver también el caso Abidal". Eso sí, lamenta que "forma parte de todo el paquete de la persecución que me hacían. Lo que más mal me sabe es la difamación más absurda, y el daño que le han hecho al Clínico de Barcelona. Me parece más grave que por hacerme daño a mí hagan daño a esta institución”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento