Qué sería de las galas sin esos momentos especiales. La de los BAFTA 2024 regaló una escena de las que emocionan por cómo conectan con la nostalgia y por su recorrido como homenaje y tributo a la fuerza y la superación, la del querido Michael J. Fox, por siempre el Marty McFly de Regreso al futuro, anunciando y entregando el premio a la mejor película (para Oppenheimer) en medio de una enorme ovación.
El mítico actor de los años 80, enfermo de párkinson desde hace unas décadas, subió al escenario en su silla de ruedas pero tuvo fuerzas para permanecer de pie durante su intervención, en la que recibió una fuerte ovación del público.
Un clásico que no podía faltar, el del único padre que va a la misma clase que su hijo. Porque no hay que olvidar que más allá de ser una película de viajes en el tiempo que varios elementos de ciencia ficción, la idea original no podía estar más alejada de todo eso. Fue la del guionista Bob Gale al ver el anuario escolar de su padre y pensar "¿Sería amigo de mi padre si fuera al instituto con él?" Y a partir de ahí comenzaron a tomar forma (como sucede en la película con la foto de Marty) el DeLorean, Doc Brown, y sobre todo un padre y un hijo muy dispares pero que ya son historia del cine: George y Marty McFly.
Un tal día como hoy en 1985 llegó a los cines la primera película de la trilogía dirigida por Robert Zemeckis, que se convertiría en una de las franquicias clave de la ciencia ficción con más fanáticos en todo el mundo.
  • Scorsese da las gracias a Michael J. Fox por apoyar a su mujer con párkinson: "Ha sido una inspiración"
  • 'Regreso al futuro' (casi) 38 años después, Lea Thompson comparte imágenes actuales con el reparto