Sin noticias de Torra

Joaquim Coll  Historiador y articulista
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la rueda de prensa posterior a la novena reunión de presidentes autonómicos, a 10 de mayo de 2020.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la rueda de prensa posterior a la novena reunión de presidentes autonómicos, a 10 de mayo de 2020.
Martina Alcobendas

El acuerdo del PNV con el PSOE para apoyar la cuarta prórroga del estado de alarma ha comportado el desbloqueo de las elecciones vascas y gallegas que fueron suspendidas tras el estallido de la pandemia. El Gobierno se compromete a que servicios como correos estén en pleno funcionamiento para garantizar el desarrollo electoral en las comunidades autónomas. Tanto Iñigo Urkullu como Alberto Núñez Feijóo anunciarán en breve que la nueva cita será en julio, ya que tras el verano hay más posibilidades de volver a sufrir el azote del virus. Sin embargo, de quien no hay noticias es de Quim Torra, que se comprometió a comunicar la fecha de las elecciones una vez se aprobasen los presupuestos en Cataluña. La unidad de su Govern estaba rota tras los continuos desencuentros entre JxCat y ERC, y no quedaba otra salida. ¿Qué ha ocurrido ahora si hace tres meses la cita electoral parecía inevitable?

Torra se ha puesto al frente de la gestión de la pandemia buscando siempre el choque con el Gobierno de España. El separatismo sabe sacar provecho de cualquier circunstancia, más aún cuando hay que tapar una verdad muy incómoda para los partidarios de Carles Puigdemont. Un pormenorizado estudio (CatCovid Transparencia) ha revelado que la explosión sincronizada de muertes que se produjo en Cataluña a partir del 17 de marzo, con un crecimiento del 128%, se relaciona con la manifestación del 29 de febrero que trasladó a miles de independentistas en autobuses de la ANC hasta Perpiñán. El largo viaje en autobús fue una importantísima fuente de contagios que explica que el virus se expandiera después con tanta virulencia de forma simultánea tanto en Barcelona como en las comarcas interiores o en Gerona. Toda la actuación del Govern parece haber ido orientada a desviar la atención sobre el carácter atípico que ha tenido el estallido de la Covid-19 en Cataluña, y que su causa fue esa demostración de fuerza del separatismo.

"La actuación del Govern parece haber ido orientada a desviar la atención del atípico estallido de la Covid-19 en Cataluña"

Torra ha visto en la pandemia y sus graves consecuencias un argumento para agotar la legislatura, aunque él probablemente será depuesto en breve del cargo por el Tribunal Supremo. Una excusa entonces para exigir a ERC que vote en el Parlament a otro president de JxCat o, en caso contrario, para denunciar su oportunismo electoral. En realidad, el rechazo de los republicanos a la nueva prórroga la semana pasada se explica por esa rivalidad, pero les salió mal porque el apoyo final de Cs al Gobierno demostró que no son imprescindibles en Madrid. De ahí las amenazas de Oriol Junqueras instando a Pedro Sánchez a elegir entre ellos o los naranjas y su petición a Torra de que pacte ya con ERC la fecha de las elecciones antes de que hable la justicia. A lo que el president no responde.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento