12-j, el triunfo de la moderación

Carmelo Encinas  Director de Opinión de '20minutos'
El candidato a lehendakari Iñigo Urkullu y el candidato a presidente gallego Alberto Núñez Feijóo, este domingo electoral.
El candidato a lehendakari Iñigo Urkullu y el candidato a presidente gallego Alberto Núñez Feijóo, este domingo electoral.
EFE

Era un éxito anunciado. Las urnas han corroborado no solo el pronóstico de las encuestas sino también la percepción de todo el que estaba en la pomada política. Núñez Feijóo ha revalidado, con autoridad, su mayoría absoluta en Galicia y Urkullu su holgada aritmética, que le permite sujetar cómodamente el Gobierno de Euskadi en coalición con el PSOE. 

Ambos lograron en plena pandemia transmitir a la ciudadanía la eficacia de una gestión sin estridencias ni convulsiones en abierto contraste con las agarradas de los líderes nacionales. La apuesta de ambos ha sido la moderación ante una opinión pública harta de crispación y de enfrentamientos inútiles.

Galicia ha bendecido a Feijóo que le puso a Génova pie en pared y su pretendida coalición con Ciudadanos, mientras en Euskadi la entente con los naranjas, impuesta por la dirección del partido fulminando a Alfonso Alonso, ha fracasado. 

Discreta cosecha la del socialismo gallego sorpasado por el BNG gracias al desplome de las Mareas. A pesar de sus aspavientos, fiasco absoluto de VOX en Galicia que alivia gracias al escaño arañado en Álava, patria chica de Abascal. Avanzan los nacionalistas radicales a costa de la caída de los morados pero lo que ha triunfado en este insólito 12-J es la moderación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento