Luces y sombras de la gira europea de Sánchez para reconocer a Palestina: constata a sus aliados pero no cierra un calendario

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras la reunión del Consejo Europeo en Bruselas
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras la reunión del Consejo Europeo en Bruselas
EFE/Olivier Hoslet
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras la reunión del Consejo Europeo en Bruselas

España tiene intención de reconocer a Palestina como Estado en las próximas semanas, aunque aún está por ver si lo hará de forma unilateral o multilateral. Esa ha sido la conclusión de la gira por Europa que emprendió el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la semana pasada y que concluyó este jueves. Noruega, Irlanda, Portugal, Eslovenia, Malta y Luxemburgo fueron los países elegidos para intentar acometer el reconocimiento de forma multilateral, un proceso que ha tenido sus luces y sus sombras: Sánchez logró consenso en la petición de acceso de ayuda humanitaria, en un alto al fuego, en la liberación de los rehenes y en la entrada de Palestina en la ONU, pero no consiguió sumar a estos países al calendario de España para su reconocimiento como Estado.

El primer país al que viajó Sánchez fue Noruega, que aunque no es un Estado miembro de la Unión Europea, su rol mediador en este conflicto -allí se firmaron los llamados acuerdos de Oslo- lo convertían en idóneo para mostrar que había posibilidad de consenso. Era una primera elección segura. Así, Sánchez y el primer ministro noruego, Jonas Gahr Støre, exhibieron sintonía al respecto. Gahr Støre dijo que su país tenía una visión similar a la de España y que estaba listo para reconocer a Palestina, aunque el momento de hacerlo dependería de las circunstancias. Sánchez sí habló de tiempos, asegurando que había que pasar de las palabras a los hechos, ya que España tiene un calendario para reconocer a Palestina como Estado: antes de junio. De esta forma, Noruega no cerró la puerta a reconocer a Palestina "a la vez" que España, pero no quiso avanzar su decisión definitiva. 

La siguiente parada de Sánchez fue Irlanda, donde se reunió con el primer ministro, Simon Harris. Si bien el anterior primer ministro, Leo Varadkar, ya había mostrado su predisposición de reconocer a Palestina en el momento más adecuado en una declaración firmada el pasado 22 de marzo junto con Eslovenia y Malta, Harris había tomado posesión días antes de reunirse con su homólogo español. Y tras reafirmar la apuesta de su antecesor, aseguró que iría "de la mano" con España, aunque también puso el condicionante del "momento". Días más tarde y desde Bruselas, Harris añadió un matiz: ya veía "más cerca" el momento de reconocer Palestina, y animó a otros países a hacerlo al mismo tiempo que Irlanda y España. 

Portugal y Eslovenia frenan a Sánchez

Las sombras llegaron con la reunión del primer ministro de Portugal, Luís Montenegro, que se celebró en Moncloa y se erigió como la primera toma de contacto entre los homólogos ibéricos desde que Montenegro accedió al cargo este mismo mes. No se produjo la misma sintonía ideológica que Sánchez había tenido con el anterior jefe del Gobierno, el socialista Antonio Costa, pero Montenegro aludió a la "amistad" y a la "intensidad" de las relaciones entre España y Portugal, y avanzó una cumbre bilateral en el mes de octubre. 

Con todo, se descartó de la intención de España de reconocer a Palestina antes de verano. "No vamos tan lejos como otros gobiernos en lo que se refiere al reconocimiento de Palestina porque consideramos que este consenso se tiene que alcanzar en el seno multilateral de la UE, este paso es relevante", fijó, mientras Sánchez insistía en la idea de que no era posible ayudar a Palestina sin su reconocimiento, y que si se abogaba -como Portugal- por su inclusión como miembro de la ONU, era "coherente" hacerlo de forma unilateral.

El primer ministro de Eslovenia, Robert Golob, también evitó hablar de fechas. Golob apuesta por el reconocimiento de Palestina como Estado, aunque prefiere esperar a que haya más consenso, dijo ante Sánchez desde Liubliana. "Estimo de que en un tiempo prudente y cuando haya mayor concilio en cuanto a esta situación, podamos dar los pasos adecuados", espetó en una declaración sin preguntas. Tal y como lo hizo Portugal, circunscribió su cercanía con España a la petición de un alto al fuego, al acceso de ayuda humanitaria, a la liberación de rehenes y al acceso de Palestina como miembro de la ONU.

Malta y Luxemburgo evitan hablar del calendario

Los últimos contactos de Sánchez en el marco de esta gira se produjeron en Bruselas antes del inicio de la segunda jornada de la cumbre de líderes europeos en Bruselas. Allí se reunió con sus homólogos de Malta, Robert Abela, y Luxemburgo, Luc Frieden, pero no celebraron ninguna rueda de prensa tras las reuniones. 

Malta fue uno de los tres países que, junto a Eslovenia e Irlanda, firmaron en marzo la citada declaración para el reconocimiento de Palestina como Estado en cuanto las "condiciones" fuesen las adecuadas, pero este país también preside este mes el Consejo de Seguridad de la ONU, donde el jueves se produjo, precisamente, la votación para la incorporación de Palestina como miembro de pleno derecho. Estados Unidos utilizó su veto y la propuesta no salió adelante.

En su reunión bilateral con Sánchez, y según el mensaje del presidente en la red social X tras la misma, Abela se comprometió al reconocimiento de Palestina cuando las condiciones sean apropiadas, pero el primer ministro maltés no hizo alusión a esta cuestión en sus conclusiones, solo a la llegada de la ayuda humanitaria y a la necesidad de mantener la estabilidad en la región mediterránea. 

En cuanto a Luxemburgo, Frieden compartió con Sánchez la necesidad del alto al fuego inmediata, de la llegada de ayuda humanitaria, así como la solución de los Estados. Esto fue lo que expuso el presidente español en su mensaje tras la reunión, en el que añadió que España y Luxemburgo están "comprometidos" a hacer todo lo posible para impulsar "una salida diplomática al conflicto". No hubo ninguna aclaración respecto a los tiempos.

Tras todas estas reuniones, Sánchez dijo que la gira había sido "positiva" y reafirmó su compromiso de reconocer Palestina este mismo semestre. Fuentes diplomáticas concretaron que España está dispuesta a dar el paso "en semanas" aunque no le sigan más socios europeos. "Vamos a dar ese paso, y será cuando las circunstancias así lo permitan. Estamos hablando con otros países para dar ese paso conjuntamente", remató el líder socialista desde Bruselas, cerrando así una gira europea que ha constatado la apuesta por la solución de los dos Estados de algunos países, pero que -al menos de momento- no ha logrado que España lidere el paso multilateral en los tiempos planteados por Sánchez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento