Huelva, la excepción de Andalucía: ¿por qué sus embalses están al 85% mientras el resto sufre la escasez de agua?

El río Tinto, a su paso por Huelva.
El río Tinto, a su paso por Huelva.
Wikimedia Comons
El río Tinto, a su paso por Huelva.

Los embalses de Huelva se han convertido en una excepción dentro de Andalucía, uno de los territorios donde más se sufre la sequía general que vive España. Con unos números que superan el 80% de agua embalsada, la provincia onubense ha conseguido destacar frente al resto de pantanos del sur, que experimentan una gran escasez, por lo que un amplio número de localidades se han visto obligadas a imponer restricciones en el consumo de agua. Las lluvias de Semana Santa han conseguido remontar un poco la situación, pero lo cierto es que las expectativas en el territorio andaluz siguen siendo pesimistas y los registros de Huelva siguen destacando por encima de las demás, ¿a qué se debe? 

Esta provincia cuenta con más de una decena de embalses, la mayoría pertenecientes a una cuenca llamada Tinto, Odiel y Piedras. Esta supone una de las dieciséis cuencas hidrográficas en las que se divide el territorio español en lo que a corrientes de agua se refiere. Esta semana, sus pantanos se encuentran concretamente al 85%, un número elevado que destaca frente al resto de Andalucía. Guadiana está al 48%; Guadalquivir, al 42%; Guadalete-Barbate, en Cádiz, al 27%, o Mediterránea Andaluza, al 26%. 

Las lluvias de Nelson consiguieron elevar enormemente los niveles de todas ellas, de ahí que haya cuencas que, aunque tenían datos peores, sobrepasen ahora incluso el 40%. Lo mismo ha ocurrido en Tinto, Odiel y Piedras pero, aun así, esta ya tenía un destacado 80% la semana anterior. La explicación a esta cantidad se debe a varios factores, como indica a 20minutos, Manuel Olías, experto en recursos hídricos y geomorfología ambiental de la Universidad de Huelva. 

Estado de las cuencas a 2 de abril de 2024.
Estado de las cuencas a 2 de abril de 2024.
Ministerio de Transición Ecológica

Por un lado, este catedrático señala que hay una característica principal que divide a la región andaluza: en la parte oeste llueve mucho más que en el este. "Aunque ahora ha mejorado un poco la situación, en cuanto a las precipitaciones medias, Huelva está en una situación mucho más óptima. En otras partes, como Málaga o Almería, ha llovido mucho menos. Ha caído muy poca agua en estas zonas, por lo que el año hidrológico ha sido peor", comenta.

Lo mismo confirma el Índice de Precipitación del SPI (Standardized Precipitacion Index), un indicador que estudia las alteraciones en las lluvias caídas en un territorio en un periodo concreto respecto a la media de esa misma zona. El último de estos análisis, relativo a marzo de 2024, revela cómo en la parte occidental el nivel de precipitaciones ha sido normal, o incluso ligeramente por encima de lo habitual, en territorios como Sevilla y Huelva. En cambio, zonas de Málaga o Almería han presentado niveles de lluvias de hasta un punto menos respecto a su media.

Indice de Precipitación Estandarizado en marzo de 2024.
Indice de Precipitación Estandarizado en marzo de 2024.
Aemet

"En la parte mediterránea la sequía es especialmente importante", subraya Olías, que además de mencionar entre las causas el clima andaluz, que de por sí es "muy variable" en función del territorio, señala el cambio climático, que está afectando gravemente. "En Huelva de forma natural llueve", expone en el mismo sentido a este diario Álvaro Burgos, delegado de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la provincia, quien contrapone el nivel de precipitaciones que puede haber en los territorios onubenses frente al que se produce en la parte más oriental de Andalucía.

Una menor capacidad

Además, Olías destaca otra razón para analizar los buenos números de la cuenca: la capacidad de agua embalsada que tiene Tinto, Odiel y Piedras es mucho menor. Por ello, "en cuanto llueve, se llena rápidamente". Al ser una cuenca más pequeña, la máxima cifra que puede almacenar se encuentra en los 229 hectómetros cúbicos de agua, de los que esta semana dispone de 193. Por comparar, la cuenca del Guadiana, por ejemplo, posee una capacidad mucho mayor, de más de 9.000 hectómetros cúbicos, contando ahora con 4.600.

La del Guadalquivir cuenta asimismo con un alcance grande, de más de 8.000 hectómetros cúbicos, y actualmente dispone de 3.400. Lo mismo ocurre con Guadalete-Barbate y con Mediterránea Andaluza. La primera cuenta con más de 1.600 como capacidad máxima y su nivel se encuentra ahora en los 450, y la segunda dispone de 316 hectómetros para un volumen total de 1.100. Con estos datos, Olías incide en el hecho de que, a pesar de que Tinto, Odiel y Piedras cuente en realidad con menos reservas de agua, al trasladarlo a números su porcentaje resulta mayor. 

Lo mismo expresa Burgos, que afirma que los embalses de Huelva destacan por sus números altos porque, al ser pequeños, "en el momento en el que llueve un poco se llenan". "Ahora mismo tenemos incluso cinco embalses que están al 100% de sus reservas, como el de Los Machos, el de Jarrama, o el de Corumbel Bajo", añade. 

Huelva, una zona con aguas contaminadas

Más allá de los números y el nivel de precipitaciones, hay otro motivo que también hace singular a la cuenca de Tinto, Odiel y Piedras y es que, aunque cuente con buenos porcentajes de reservas, muchas de sus aguas no se pueden utilizar, al menos, para un uso doméstico. Como expone Olías, en este territorio se ubican minas abandonadas que fueron muy explotadas durante los siglos XIX y XX: "Hay un problema con los sulfuros. Cuando se explotan y se ponen en contacto con la atmósfera generan agua ácida. Por ello, lo que hay es agua roja, muy ácida y con mucho hierro". 

Nacimiento del Rio Tinto
Nacimiento del río Tinto.
Ayuntamiento de Minas de Riotinto

Esto hace que algunos embalses estén "contaminados", como el de El Sancho: "Sus aguas se utilizan únicamente para el abastecimiento de una fábrica que genera energía eléctrica, pero para ello antes hay que tratarlas y limpiarlas con minerales". Esta característica ácida de las corrientes llega a darse también en los principales ríos de la cuenca, como el Odiel o el Tinto, y se distribuye, como asegura Olías, a otros embalses menores.

Esta condición no repercute aun así en el agua que se bebe en la ciudad o en la zona costera, ya que esta depende en realidad de la cuenca del Guadiana. Pero las condiciones de la propia Tinto, Odiel y Piedras hacen, por tanto, "que su agua se utilice menos". De esta forma, aunque la utilización de estos embalses es muy variada, la principal demanda de sus reservas no se dedica al consumo humano de agua, sino que se destina al riego de zonas de fresas y cítricos, habitual en la zona. 

La sequía, lejos de solucionarse

Con todas estas características, tanto Olías como Burgos coinciden en que la sequía es un problema en Huelva como en el resto de Andalucía, aunque sí reconocen que es una cuestión mucho más grave en la otra parte de la región. "Las lluvias de esta semana han supuesto un alivio importante, sobre todo en las zonas del Guadiana y el Guadalquivir, pero para nada se ha solucionado la sequía. Hay zonas del sur donde las lluvias han sido muy pocas y ni siquiera han ayudado", comenta el catedrático. 

En el mismo sentido, el responsable de Aguas en la provincia onubense declara que el territorio cuenta ahora con agua embalsada "como para los dos próximos años", pero que hay que tener en cuenta que parte de este agua "no es útil". Además, indica que de cara al futuro "hay una gran incertidumbre", por lo que es indispensable mejorar y construir nuevas infraestructuras, como la futura presa de Alcolea, cuya construcción está paralizada desde 2017: "Hay que mejorar los planes hidrológicos, ya hay algunos proyectos encima de la mesa".

Olías, en cambio, no aboga por edificar nuevas instalaciones: "Ya tenemos muchos embalses en España y algunos están vacíos, lo que hay que hacer es reducir el consumo de agua". El regadío, señala, se lleva hasta el 85% de toda la que se utiliza, un problema porque apunta que se siguen incrementando estas zonas y eso "no es sostenible": "Nos vamos a tener que acostumbrar a utilizar menos agua, a utilizar aguas residuales y a recurrir a la desalación. Hay que invertir en la reutilización". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento