Las malas cosechas reducen un 5,5% las ventas de aceite fuera de España aunque las exportaciones agroalimentarias baten récord

Una garrafa de aceite sobre cientos de aceitunas, en la “Almazara Tradicional”, en Gata (Cáceres), a 24 de noviembre de 2023, en Cáceres, Extremadura (España). Las previsiones de producción de aceite de oliva en España se sitúan en 765.300 toneladas para la campaña 2023/24, un 15 % más que la anterior y un 34 % por debajo de la media de las últimas cuatro 24 NOVIEMBRE 2023;ACEITUNA;ACEITE;OLIVA;EXTREMADURA;RECOLECCIÓN;AGRICULTURA; Gustavo Valiente / Europa Press (Foto de ARCHIVO) 24/11/2023
Una garrafa de aceite sobre cientos de aceitunas en una almazara de Cáceres.
Europa Press
Una garrafa de aceite sobre cientos de aceitunas, en la “Almazara Tradicional”, en Gata (Cáceres), a 24 de noviembre de 2023, en Cáceres, Extremadura (España). Las previsiones de producción de aceite de oliva en España se sitúan en 765.300 toneladas para la campaña 2023/24, un 15 % más que la anterior y un 34 % por debajo de la media de las últimas cuatro 24 NOVIEMBRE 2023;ACEITUNA;ACEITE;OLIVA;EXTREMADURA;RECOLECCIÓN;AGRICULTURA; Gustavo Valiente / Europa Press (Foto de ARCHIVO) 24/11/2023

El año pasado fue un año récord para las exportaciones agroalimentarias y pesqueras. Según el avance publicado recientemente por el Ministerio de Agricultura, las ventas al exterior crecieron un 3% con respecto a 2022 hasta superar por primera vez el umbral de los 70.000 millones de euros. Sin embargo, la nota discordante la puso el aceite, cuyas ventas fuera de las fronteras españolas se contrajeron un 5,5%, lastradas por las malas cosechas, que encauzan la campaña de este año hacia el mismo camino.

El subsector del aceite facturó en el exterior el año pasado 6.881 millones de euros, el 9,8% del total de exportaciones agroalimentarias españolas. La reducción de las ventas de este producto estrella de la dieta mediterránea empañó el año récord del sector. En concreto, según los datos del Boletín de comercio exterior, en la campaña 2022/23 -entre octubre de 2022 y septiembre de 2023-, las ventas de aceite de oliva al exterior cayeron un 4% respecto a la cosecha anterior, hasta los 3,81 millones de euros.

De este modo, las exportaciones se resintieron coincidiendo con una mala campaña que hundió la producción. La sequía y las altas temperaturas durante el periodo de floración hicieron estragos el año pasado en los olivares españoles. Según los datos provisionales del Ministerio de Agricultura, en la campaña 2022/23 se produjeron en España 665.843 toneladas de 'oro líquido', un 55,4% menos que en la campaña anterior, en la que se alcanzaron los 1,49 millones. La producción de aceite de oliva no bajaba del millón de toneladas desde la campaña 2014/15.

La merma de la producción no solo ha reducido la disponibilidad de aceite para exportar, sino que también ha disparado los precios, empujados a su vez por el alza de los costes. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), al cierre de la campaña 2022/23, en septiembre del año pasado, el 'oro líquido' se había encarecido un 67% respecto al mismo mes del año anterior. Los consumidores pagan actualmente el litro de aceite de oliva al triple de lo que lo hacían hace cuatro años, justo antes de la pandemia.

La subida de precio ha sido una mala noticia para el bolsillo de los consumidores, pero ha amortiguado en parte la caída de las exportaciones. De hecho, frente al descenso del 5,5% en términos de valor, el volumen de las ventas de aceite en 2023 cayó un 14,2% hasta las 2,46 millones de toneladas. Más pronunciado fue el descenso en el caso concreto del aceite de oliva, en la campaña 2022/23 las exportaciones de 'oro líquido' se redujeron un 34%, pasando de 1,09 millones de toneladas en la campaña 2021/22 a 719.808 en la última.

Este panorama adverso sigue haciendo mella en el sector. Las previsiones para la campaña de este año no son favorables. Las estimaciones del Ministerio de Agricultura apuntan a que la producción de aceite de oliva se situará en torno a las 765.300 toneladas en la campaña 2023/24, un 15% más que en la anterior, pero todavía un 34% por debajo de la media de los cuatro últimos años y por debajo de la barrera del millón. De hecho, en lo que va de campaña, hasta el 31 de enero, las exportaciones de aceite de oliva se han reducido un 12% con respecto a las ya menguadas cifras del año anterior, de acuerdo al último Boletín del mercado de aceite de oliva publicado por el departamento encabezado por Luis Planas

A la vista de los datos y de la escasez de lluvias en la mitad sur de la península (Andalucía genera el 80% de la producción nacional de aceite de oliva, a la que se suma un 8% elaborado en Castilla-La Mancha y un 4% en Extremadura), la tensión sobre el precio se espera que continúe. "El entorno de precios podrá variar en función de las lluvias estimadas a partir de marzo y abril, periodo de trama del olivo esencial para poder tener un fruto con mayor calidad", apunta la coordinadora de analistas para la zona sur de Solunion España, María Ángel Piñeiro. "Si las lluvias finalmente llegaran, habría una relajación de precios a partir de mayo o junio por temor de los agricultores a una mayor producción y consecuente bajada de precios y valor de existencias", augura.

Un sector en auge

La situación del aceite contrasta con la foto del conjunto del sector agroalimentario, que en 2023 registró unas exportaciones récord por valor de 70.431 millones de euros, según el avance provisional del ministerio, que refleja también un avance de las importaciones de un 1,2% hasta los 54.959 millones. La cifra de ventas al exterior supuso el 18,4% del total de exportaciones de la economía española y el 67,4% tuvieron como destino principal países de la Unión Europea. Francia, Alemania y Portugal concentraron respectivamente el 15,9%, 11,7% y 10% del total.

El crecimiento de las exportaciones se notó en los principales subsectores agroalimentarios, salvo en el del aceite. En concreto, en el que más aumentaron en 2023 las ventas al exterior fue en el de las hortalizas, donde se incrementaron un 9,9% hasta los 8.864 millones de euros. Más modesto fue el alza anotada en las exportaciones de fruta, que apenas crecieron un 1% hasta los 9.977 millones. En ambos casos, las ventas descendieron en términos de volumen un 4,6% y un 7,2%, respectivamente hasta los 5,93 y 6,51 millones de toneladas.

Las carnes ostentaron el liderazgo de las exportaciones agroalimentarias tras crecer sus ventas al exterior un 5,9%, un alza que fue suficiente para desbancar a la fruta. El sector cárnico facturó en 2023 fuera de las fronteras españolas 10.299 millones de euros, pese a reducir el volumen de ventas un 4,1% hasta los 3,18 millones de toneladas. En los últimos tiempos, la carne española se ha abierto a nuevos mercados. En octubre, el país recibió la autorización para exportar vacuno y piezas de casquería a Tailandia tras cinco años de negociaciones. Más recientemente, en febrero China levantó el veto a la carne de vacuno española impuesto en 2001 con motivo de la crisis de las vacas locas. El sector confía en que estos movimientos permitan mantener el crecimiento de las ventas al exterior y contribuir así a la expansión de la industria agroalimentaria.

Redactora '20minutos'

Graduada en Periodismo y Ciencia Política por la Universidad Rey Juan Carlos. En 20minutos desde 2022, primero en la sección de Última Hora y actualmente en Nacional. Escribo sobre todo de economía, aunque también he cubierto la actualidad política.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento