Qué es el calor negro y cómo puede ayudarte a ahorrar en invierno

Imagen de un brasero
Imagen de un brasero eléctrico
M.G.

Ante el aumento de los precios de la energía, cuyo impacto ya se nota considerablemente en las facturas de luz y gas, los consumidores tratan de buscar alternativas para calentar la casa de cara al invierno y evitar así un gasto extra, sobre todo ante el alza inflacionista. 

Muchos hogares no disponen de sistemas de calefacción instalados en su vivienda y, hoy día, el brasero sigue siendo una alternativa a otros sistemas, ya que calienta el espacio de la vivienda de forma rápida y es económico. Aunque, dependiendo del tipo de brasero, conlleva unos riesgos. 

Cómo funciona el brasero eléctrico

Según un informe reciente de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), una vivienda gastará de media unos 750 euros anuales en calefacción, aunque este coste puede variar dependiendo del tipo del tamaño, de la ubicación del aislamiento y, sobre todo, del sistema de climatización.

Como explican en el departamento de Hogar de Seguros Mapfre, los braseros eléctricos han ido desplazando a los de combustión y gas, que pueden ser realmente peligrosos, puesto que pueden causar intoxicaciones por acumulación de monóxido de carbono en incendios.

Así, los eléctricos "conservan una estructura similar a los tradicionales, pero para calentar utilizan una resistencia eléctrica blindada de acero". El funcionamiento de estos aparatos es sencillo y son más seguros, ya que "no usan gases, carbón u otros combustibles sólidos generadores de monóxido de carbono".

En qué consiste el calor negro

Dentro de este tipo de braseros, algunos incorporan otros sistemas de seguridad y existen diferentes modelos. El brasero de calor negro se encarga de productor calor a baja potencia, aproximadamente a unos 250 W, "lo que reduce el riesgo de sobrecalentamientos y el consiguiente ahorro energético", indican. 

Es muy frecuente utilizar este tipo de braseros para las tradicionales mesas camilla. Las resistencias con los aparatos de calor negro no se ponen incandescentes, evitando así posibles quemaduras en los tejidos de las mantas. El consumo es muy reducido y la potencia puede ser de hasta 900 W.

Por su parte, la OCU subraya que los sistemas más eficientes actualmente son los que funcionan con bomba de calor o con una estufa de pellets, mientras que los radiadores y acumuladores eléctricos son los que supondrán un gasto más elevado este año.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento